martes, 7 de julio de 2020

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 17



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 17:1  Atravesando Anfípolis y Apolonia,  Pablo y Silas llegaron a Tesalónica,  donde había una sinagoga de los judíos.
Pablo y Silas continúan su viaje misionero y los primeros lugares que visitaban eran las sinagogas judías.
Act 17:2  Como era su costumbre,  Pablo entró en la sinagoga y tres sábados seguidos discutió con ellos.  Basándose en las Escrituras,
Act 17:3  les explicaba y demostraba que era necesario que el Mesías padeciera y resucitara.  Les decía:  "Este Jesús que les anuncio es el Mesías."
Pablo había convertido el ir a las sinagogas judías en una costumbre durante el día de reposo para discutir y convencer a los judíos para que comprendieran que según las escrituras el Mesías debía padecer, sufrir, morir y resucitar, para con ello presentar a Jesús como el mesías en su contexto completo. Es muy probable que Pablo aun considerara importante mantener la costumbre judía de guardar el día de reposo.
Act 17:4  Algunos de los judíos se convencieron y se unieron a Pablo y a Silas,  como también lo hicieron un buen número de mujeres prominentes y muchos griegos que adoraban a Dios.
Su costumbre trajo mucho fruto pues durante esas visitas a las sinagogas siempre podía convencer a algunos judíos y griegos, hombre y mujeres para que se unieran a ellos.
Act 17:5  Pero los judíos,  llenos de envidia,  reclutaron a unos maleantes callejeros,  con los que armaron una turba y empezaron a alborotar la ciudad.  Asaltaron la casa de Jasón en busca de Pablo y Silas,  con el fin de procesarlos públicamente.
Es triste la condición de aquellos que no reciben la verdad, pues su corazón se endurece contra esta y termina aun por cometer los mas ruines actos en su contra. Los judíos llenos de envidia, una expresión que se atribuía al hecho de que aunque tuvieron la oportunidad de creer, se llenaron de si mismos al punto de envidiar a aquellos que poseían la verdad, de modo que terminaron por ir contra la palabra del Señor (Miqueas 6:8), armaron una turba y persiguieron a Pablo y a Silas para enjuiciarles públicamente.
Act 17:6  Pero como no los encontraron,  arrastraron a Jasón y a algunos otros hermanos ante las autoridades de la ciudad,  gritando:  "¡Estos que han trastornado el mundo entero han venido también acá,

Act 17:7  y Jasón los ha recibido en su casa!  Todos ellos actúan en contra de los decretos del emperador,  afirmando que hay otro rey,  uno que se llama Jesús."
Al no encontrar a Pablo y Silas, tomaron al que pudieron y le acusaron sin justificación de ser un colaborador con los que trastornan el mundo.  Es interesante esta acusación pues, aunque solo estaban trastornando su congregación, su implicación era mas amplia pues estaba avanzando en todos los círculos de la sociedad de aquella época. Además, según ellos estaban en contra del emperador afirmando que había otro rey llamado Jesús, este argumento fue muy utilizado por el imperio romano para consentir la persecución y muerte de los creyentes, además de acusarlos de ser aquellos que se oponían a sus dioses y por los cuales estos los castigaban con hambrunas, enfermedades o catástrofes naturales.
Act 17:8  Al oír esto,  la multitud y las autoridades de la ciudad se alborotaron;
Act 17:9  entonces éstas exigieron fianza a Jasón y a los demás para dejarlos en libertad.
Aunque parecía que no se había trastornado sino solo a los judíos, ahora toda la población había sido alborotada, haciendo que todos se preguntaran el porque de aquella situación. Jason termina necesitando una fianza para ser liberado, junto con los suyos y todo por albergar a Pablo y a Silas. Muchas veces servir al evangelio va a ser causa de persecución e injusticia, pero el creyente debe saber esperar en Cristo que a su tiempo obrara con justicia.
Act 17:10  Tan pronto como se hizo de noche,  los hermanos enviaron a Pablo y a Silas a Berea,  quienes al llegar se dirigieron a la sinagoga de los judíos.
Aprovechando la llegada de la oscuridad la comunidad que se formó allí, envía a Pablo y a Silas a Berea. Berea (gr. Béroia, “pesado” o “bien regado”). Ciudad de Macedonia situada a unos 80 km al sudoeste de Tesalónica y a unos 38,5 km del mar, en el borde sur de la planicie de Vardar. Durante el s I d.C. fue una ciudad populosa de Macedonia, aunque Tesalónica y Filipos la superaban en importancia comercial y polí­tica; su nombre moderno es Verria. Luego estos procuraron ir a la sinagoga judía para continuar alcanzando nuevos creyentes.
Act 17:11  Éstos eran de sentimientos más nobles que los de Tesalónica,  de modo que recibieron el mensaje con toda avidez y todos los días examinaban las Escrituras para ver si era verdad lo que se les anunciaba.
El escritor procura darnos a entender que los Bereanos fueron mas nobles en su interés por conocer la verdad, así que recibieron el mensaje y todo lo examinaban conforme a las escrituras del A.T. La nobleza de la fe jamás deja de lado el sano escrutinio de las escrituras. Su estudio no era solo de un día, sino que todos los días examinaban las escrituras, que sano ejemplo en tiempos como estos.
Act 17:12  Muchos de los judíos creyeron,  y también un buen número de griegos,  incluso mujeres distinguidas y no pocos hombres.
Esta es la segunda vez en la que encontramos a mujeres distinguidas dentro de la congregación, probablemente prosélitas del judaísmo quienes al recibir la palabra la absorbían con fe. Aquí podemos ver que un gran número de los judíos llegaron a creer junto con griegos.
Act 17:13  Cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea estaba Pablo predicando la palabra de Dios,  fueron allá para agitar y alborotar a las multitudes.
Quien no recibe la verdad no puede quedarse solo con rechazarla, sino que procurara perseguirla porque la verdad implica la muerte de su preciado sistema. De allí, que los judíos persiguieran a Pablo hasta Berea. Ante la falta de argumentos siempre procurarán el alboroto o la agitación, pues no podrán contender ante la razón.
Act 17:14  En seguida los hermanos enviaron a Pablo hasta la costa,  pero Silas y Timoteo se quedaron en Berea.
Act 17:15  Los que acompañaban a Pablo lo llevaron hasta Atenas.  Luego regresaron con instrucciones de que Silas y Timoteo se reunieran con él tan pronto como les fuera posible.
Pablo es protegido por la iglesia quienes procuran sacarle de aquel lugar mientras Silas y Timoteo se quedaron en Berea procurando enseñar a la iglesia lo que mas pudieron.
Act 17:16  Mientras Pablo los esperaba en Atenas,  le dolió en el alma ver que la ciudad estaba llena de ídolos.
Se nos describe la reacción de Pablo quien se siente dolido en su alma, una reacción no menor que nos permite entender que el alma particularmente nos permite sentir más allá de la percepción corporal. Su alma se sintió al ver la idolatría que había Atenas una ciudad cosmopolita de gran tamaño para la época y centro de la filosofía mundial.
Act 17:17  Así que discutía en la sinagoga con los judíos y con los griegos que adoraban a Dios,  y a diario hablaba en la plaza con los que se encontraban por allí.
Su dolor ante la idolatría le movió a discutir con judíos y griegos sobre Dios en los lugares que ellos frecuentaban.
Act 17:18  Algunos filósofos epicúreos y estoicos entablaron conversación con él.  Unos decían:  "¿Qué querrá decir este charlatán?"  Otros comentaban:  "Parece que es predicador de dioses extranjeros."  Decían esto porque Pablo les anunciaba las buenas nuevas de Jesús y de la resurrección.
He aquí el primer encuentro entre la verdad y la filosofía. Este ocurre en Atenas centro de la filosofía mundial, en donde se encontró con dos corrientes helenísticas, los epicúreos eran materialistas, y aunque creían en la existencia de Dios creían que no se involucraba en asuntos humanos, los estoicos se caracterizaban por su enseñanza centrada en el dominio de sí mismo. Estos contemplaron a Pablo como un charlatán, un predicador de dioses extraños a los griegos, un neófito en cuestiones filosóficas, pues Pablo como era su costumbre ya se encontraba predicando el evangelio.
Act 17:19  Entonces se lo llevaron a una reunión del Areópago.  --¿Se puede saber qué nueva enseñanza es esta que usted presenta?  --le preguntaron--.
Al contemplar su predicación decidieron llevarlo al lugar en donde se reunían los griegos para juzgar a los hombres, aunque esta vez lo hacían para escuchar la enseñanza de Pablo.
Act 17:20  Porque nos viene usted con ideas que nos suenan extrañas,  y queremos saber qué significan.
Su interés real no era la verdad, sino el conocimiento, su brillantez por conocerlo todo y dar una opinión sobre ello desmerita poder a la verdad.
Act 17:21  Es que todos los atenienses y los extranjeros que vivían allí se pasaban el tiempo sin hacer otra cosa más que escuchar y comentar las últimas novedades.
La cultura promueve la distracción de la mente para que esta no se centre en lo importante y en el mundo antiguo las ideas que sonaban diferentes eran motivo de novedad por lo que siempre estaban procurando escuchar y comentar los últimos acontecimientos y enseñanzas, este parece ser el único interés de quienes participaban de la cultura Ateniense.
Act 17:22  Pablo se puso en medio del Areópago y tomó la palabra:  --¡Ciudadanos atenienses!  Observo que ustedes son sumamente religiosos en todo lo que hacen.
Pablo aprovecho la oportunidad para predicar el evangelio y apelo a su cultura altamente religiosa.
Act 17:23  Al pasar y fijarme en sus lugares sagrados,  encontré incluso un altar con esta inscripción:  A UN DIOS DESCONOCIDO.  Pues bien,  eso que ustedes adoran como algo desconocido es lo que yo les anuncio.
También aprovecho la oportunidad al darse cuenta que ellos habían hecho un altar al DIOS desconocido, y se valió de esta apreciación de los griegos para presentar el evangelio.
Act 17:24  "El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra.  No vive en templos construidos por hombres,
Luego de aprovechar su cultura y religiosidad para entregar el mensaje, presenta a Dios como el creador de todas las cosas tanto terrenales como espirituales, y además le describe como un Dios que no vive en templos construidos por hombre, sino que habita en el corazón del hombre que cree. Diferenciándolo así de los dioses paganos a los que servían los griegos. Y también contradecía algunas de las teorías filosóficas que pululaban en aquella época.
Act 17:25  ni se deja servir por manos humanas,  como si necesitara de algo.  Por el contrario,  él es quien da a todos la vida,  el aliento y todas las cosas.
El Dios en el que creemos no procura la honra o el servicio de manos humanas como en cambio si procuraban los dioses griegos quienes tenían a sus propios sacerdotes y sacerdotisas que eran los encargados de honrar su nombre y con ello dar sentido a su existencia. Dios no necesita honra humana para existir y ser, él es. Nuestro Dios no vive de la honra humana, sino que existe desde siempre y no necesita nada de nosotros. Mas bien es por él que todos los seres vivos tienen vida, aliento o respiración, y es por el que recibimos todas las cosas.
Act 17:26  De un solo hombre hizo todas las naciones para que habitaran toda la tierra;  y determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios.
En otra versión encontramos que dice: “de una sangre” o de un “un solo hombre” haciendo referencia al hecho de que todos provenimos de un padre en común tanto para griegos como judíos, esto atacaba con el nacionalismo griego que les hacia creer que eran mejores que los otros pueblos. Pero también nos da a entender que el apóstol entendía lo que la humanidad hace poco pudo comprender a través del hecho del estudio del genoma humano que provenimos de una pareja que todos tenemos en común. Además, también les dio a conocer que Dios determinaba los periodos de la historia del hombre y las fronteras de los territorios, algo que también destrozaba el orgullo griego y el de toda nación que se cree autosuficiente. Dios es soberano y nada se escapa de su justo juicio y raciocinio.
Act 17:27  Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y,  aunque sea a tientas,  lo encuentren.  En verdad,  él no está lejos de ninguno de nosotros,
Act 17:28  'puesto que en él vivimos,  nos movemos y existimos.' Como algunos de sus propios poetas griegos han dicho:  'De él somos descendientes.'
Dios se ha revelado al hombre por medio de su creación de modo que todos puedan buscarle, aunque sea con dificultad le encuentres. Si Dios se revela de esta forma porque creemos que solo puede revelarse de una forma particular, cuando entendemos que su gracia es multiforme. Además, Pablo complementa diciendo que Dios no está lejos de ningún hombre pues es en él que vivimos, nos movemos y existimos. Si Dios es en el que vivimos, nos movemos y existimos Dios es quien da sentido a todo. Pablo aun toma una frase propia de los poetas griegos quienes creían que eran descendientes de Dios y se vale de ella para dar a conocer que Dios es la fuente de la humanidad, sin hacernos iguales a él.
Act 17:29  "Por tanto,  siendo descendientes de Dios,  no debemos pensar que la divinidad sea como el oro,  la plata o la piedra:  escultura hecha como resultado del ingenio y de la destreza del ser humano.
Y con esta aclaración nos dice que al ser descendientes suyos no podemos pretender que la divinidad sea como algo que podemos poseer, ni algo que pueda surgir de nuestro ingenio o destreza, sino que él existe por si mismos por la eternidad.
Act 17:30  Pues bien,  Dios pasó por alto aquellos tiempos de tal ignorancia,  pero ahora manda a todos,  en todas partes,  que se arrepientan.
A pesar de que ha estado cercano a la humanidad y esta no ha buscado conocerle, a decidido pasar por alto tal grado de ignorancia y ahora ha enviado a sus siervos para que entreguen su mensaje de arrepentimiento, de modo que todos se vuelvan a él.
Act 17:31   Él ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia,  por medio del hombre que ha designado.  De ello ha dado pruebas a todos al levantarlo de entre los muertos.
Y por último les da a comprender que habrá un juicio en el que se juzgara con justicia las obras del hombre por medio de alguien que fue como nosotros, Jesucristo.
Act 17:32  Cuando oyeron de la resurrección,  unos se burlaron;  pero otros le dijeron:  --Queremos que usted nos hable en otra ocasión sobre este tema.
En toda su disertación ante los griegos uso sus costumbres, su religión, su cultura y la confronto con la verdad para que aquellos que fueran llamados respondieran como justamente termino sucediendo, pues, aunque algunos de burlaron de sus ideas, otros en cambio quedaron impactados ante su predicación. Fue así como le pidieron que les hablara en otra ocasión. También Pablo uso su conocimiento de Dios y de la revelación de las escrituras para darles a conocer al creador y su mensaje de salvación.
Act 17:33  En ese momento Pablo salió de la reunión.
Act 17:34  Algunas personas se unieron a Pablo y creyeron.  Entre ellos estaba Dionisio,  miembro del Areópago,  también una mujer llamada Dámaris,  y otros más.
Es interesante ver como aquella disertación dio fruto pues hubo quienes creyeron a su mensaje y se le unieron allí, entre los cuales se encontraban Dionisio, Damaris y otros más. El resultado de la conversión no depende de nosotros, sino de Dios. Nosotros, así como Pablo debemos entregar el mensaje lo mas claro y entendible posible para que los que han sido llamados respondan y se conviertan a Dios.



martes, 2 de junio de 2020

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 16



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad  de la Fe

Act 16:1  Después llegó a Derbe y a Listra;  y he aquí,  había allí cierto discípulo llamado Timoteo,  hijo de una mujer judía creyente,  pero de padre griego;
Aparece Timoteo hijo de madre judía y padre griego o gentil quien es reconocido por la iglesia como un joven de gran estima, que vivía en esta provincia de Galacia, en donde seguramente Vivian algunos judíos como la madre de Timoteo.
Act 16:2  y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio.
Parece ser que Timoteo mostraba un buen testimonio ante los hermanos de aquella congregación, por eso al llegar Pablo todos le hicieron hincapié en este joven prodigio.
Act 16:3  Quiso Pablo que éste fuese con él;  y tomándole,  le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares;  porque todos sabían que su padre era griego.
Pablo toma a Timoteo para llevarle de compañía en su viaje, pero como sabía que habría de ir a muchos lugares en donde los judíos no le tolerarían decidió circuncidarle. Ya habíamos visto como en el capitulo anterior se había decidido por unanimidad que la circuncisión no era necesaria para la salvación y para recibir el Espíritu Santo, contradictoriamente Pablo circuncida a Timoteo ante la presión de los judíos seguramente para evitar inconvenientes innecesarios para predicar el evangelio. Mostrándonos que lo que importa no es la ley en sí, sino el propósito de la misma.
Act 16:4  Y al pasar por las ciudades,  les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén,  para que las guardasen.
Pablo sirvió de mensajero del ultimo concilio llevado a cabo en Jerusalén, por lo que fue confirmando a cada iglesia lo que se había acordado como ordenanza para los fieles.
Act 16:5  Así que las iglesias eran confirmadas en la fe,  y aumentaban en número cada día.
Por medio de la revisión hecha por Pablo a las creencias de las nuevas congregaciones se evitaba que estas cayeran en el error o recibieran a falsos maestros, era así como eran confirmados en la fe y seguían creciendo por la gracia divina.
Act 16:6  Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia,  les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;
La comunión con el Espíritu Santo que tenia Pablo era evidenciada por la clara certeza de su guía para saber a donde ir y a donde no. Lo cual también aplica para los creyentes quienes deben aprender a ser guiados por el Espíritu Santo en toda decisión y camino a emprender. Pablo claramente confiaba en la guía de Dios, quien le conducía por donde mejor le convenía a su propósito.
Act 16:7  y cuando llegaron a Misia,  intentaron ir a Bitinia,  pero el Espíritu no se lo permitió.
De nuevo vemos al Espíritu Santo interviniendo de manera notoria en el ministerio de Pablo, que aunque había hecho planes para ir a un lugar, el Espíritu Santo no se lo permitió, seguramente bajo la fuerte convicción de que no era la voluntad de Dios para ese momento.
Act 16:8  Y pasando junto a Misia,  descendieron a Troas.
Act 16:9  Y se le mostró a Pablo una visión de noche:  un varón macedonio estaba en pie,  rogándole y diciendo:  Pasa a Macedonia y ayúdanos.
Aquí descubrimos una de las formas en la que el Espíritu Santo guiaba el camino de Pablo, era por medio de visiones. En donde se le revelaba con claridad la voluntad divina de forma que el pudiera entenderla.
Act 16:10  Cuando vio la visión,  en seguida procuramos partir para Macedonia,  dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.
En obediencia a la visión procura partir a este lugar para continuar con su propósito de anunciar el evangelio. Macedonia hace parte del territorio griego así que con esta decisión se empezaba a predicar el evangelio en la Europa antigua.
Act 16:11  Zarpando,  pues,  de Troas,  vinimos con rumbo directo a Samotracia,  y el día siguiente a Neápolis;
Act 16:12  y de allí a Filipos,  que es la primera ciudad de la provincia de Macedonia,  y una colonia;  y estuvimos en aquella ciudad algunos días.
Samotracia es una isla en el mar Egeo entre Grecia y Asia por donde era necesario pasar para llegar a Filipos cruzando Neápolis.
Act 16:13  Y un día de reposo salimos fuera de la puerta,  junto al río,  donde solía hacerse la oración;  y sentándonos,  hablamos a las mujeres que se habían reunido.
Para hacer su experiencia mas entendible a los que leyeran el escritor describe los lugares por donde Pablo pasa y hace referencia a los días de reposo. Y en un día de estos mientras se encontraban junto al rio donde solían orar, predicaron el evangelio a las mujeres que se habían reunido. Aquí encontramos una buena referencia a un grupo de mujeres judías que se congregaban y compartían la palabra ante la escasez de hombres judíos que pudieran hacerlo.
Act 16:14  Entonces una mujer llamada Lidia,  vendedora de púrpura,  de la ciudad de Tiatira,  que adoraba a Dios,  estaba oyendo;  y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.
Luego nos comenta que una mujer que se encontraba adorando a Dios oyó la predicación de Pablo y se ilustra como Dios abrió su corazón para que escuchara lo que Pablo decía.
Act 16:15  Y cuando fue bautizada,  y su familia,  nos rogó diciendo:  Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor,  entrad en mi casa,  y posad.  Y nos obligó a quedarnos.
Lidia fue una mujer convencida por Dios para creer y seguir a Pablo, fue tal su certeza y convicción que pidió que se quedaran en su casa.
Act 16:16 Aconteció que mientras íbamos a la oración,  nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación,  la cual daba gran ganancia a sus amos,  adivinando.
Sucedió entonces que mientras iban a la oración se encontraron a una mujer a la que se describe como poseedora de un espíritu de adivinación o como dice en el origina “espíritu de pitón” expresión que se había originado en la mitología griega según la cual era el nombre de la serpiente o dragón pitiano, que moraba en pytho, al pie del monte Parnaso, guardando el oráculo de Delfos, y que fue muerta por Apolo. Más tarde esta palabra se aplicó a los adivinos o magos, considerados como inspirados por Apolo.
Act 16:17  Esta,  siguiendo a Pablo y a nosotros,  daba voces,  diciendo:  Estos hombres son siervos del Dios Altísimo,  quienes os anuncian el camino de salvación.
Es interesante notar como esta mujer gentil quien poseía este espíritu de pitón (de origen demoniaco) empieza a dar voces nombrando a Pablo y su acompañante como servidores del Dios altísimo y además conoce su propósito de anunciar el camino de salvación. ¿Como un espíritu no angelical o divino puede tener tal conocimiento? La verdad no nos es posible saberlo, pero nos es dado a conocer para que no caigamos en el engaño, pues aunque parece sutilmente profecía, no lo es en absoluto.
Act 16:18  Y esto lo hacía por muchos días;  mas desagradando a Pablo,  éste se volvió y dijo al espíritu:  Te mando en el nombre de Jesucristo,  que salgas de ella.  Y salió en aquella misma hora.
Se nos describe que esto no paso una vez, sino por varios días, lo cual termino por desagradar al mismo Pablo, quien termina por ordenar al espíritu que salga de la mujer en el nombre de Jesucristo, y este termina por cumplir la ordenanza autoritativa de Pablo. Es probable que su intervención estuviera generando algunos problemas a la hora de evangelizar y llevar a cabo a la obra del evangelio, y aunque pareciera que ellos pudieran servirse de esta mujer para dar a conocer su propósito termina por ser confrontada con la esencia demoniaca de este espíritu del cual es liberada.
Act 16:19  Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia,  prendieron a Pablo y a Silas,  y los trajeron al foro,  ante las autoridades;
Aquí nos damos cuenta que la mujer era aprovechada vilmente por algunas personas para tomar ganancias de su labor, quienes al darse cuenta de lo sucedido con su adivina los prendieron y llevaron ante las autoridades. Cual debió ser su asombro, pero mas su desazón al no poder volver a contar con las ganancias mal habidas que sacan de sus servicios.
Act 16:20  y presentándolos a los magistrados,  dijeron:  Estos hombres,  siendo judíos,  alborotan nuestra ciudad,
Act 16:21  y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer,  pues somos romanos.
Como no podían acusarlos de echar fuera un espíritu de adivinación, les acusaron infamemente de ser judíos alborotadores que enseñaban costumbres ilícitas para los romanos. Todas ellas falsas con animo vengativo.
Act 16:22  Y se agolpó el pueblo contra ellos;  y los magistrados,  rasgándoles las ropas,  ordenaron azotarles con varas.
Parece que sus acusaciones y el alboroto del pueblo hizo que los magistrados tomaran la decisión de cobrar la afrenta al pueblo, por lo que fueron azotados con varas. La predicación del evangelio puede generar duras repercusiones, cárcel, golpes, malos tratos, infamias, acusaciones, de las cuales no debemos temer, sino que debemos ayudarnos a perseverar porque luchamos por la justicia.
Act 16:23  Después de haberles azotado mucho,  los echaron en la cárcel,  mandando al carcelero que los guardase con seguridad.
Tal seria la golpiza que nos menciona que se les azoto mucho, y terminaron en la cárcel por cargos falsos y sin un juicio justo.
Act 16:24  El cual,  recibido este mandato,  los metió en el calabozo de más adentro,  y les aseguró los pies en el cepo.
No basto con golpearles mucho, sino que además ya encarcelados se les aseguraron los pies al cepo, castigo por más doloroso e incomodo que hacia que el recluso no pudiera moverse con libertad y sufriera mayor dolor al generar calambres y molestias por la tensión de los pies.
Act 16:25  Pero a medianoche,  orando Pablo y Silas,  cantaban himnos a Dios;  y los presos los oían.
Pero sin importar el dolor de los golpes o las molestias por estar amarrados al cepo ellos cantaron himnos con tal volumen que todos los presos podían oírles. Este es un llamado a confiar en Dios sin importar las circunstancias, cuanta perseverancia en la fe muestra el apóstol junto a su compañero Silas en medio de tan difícil situación.
Act 16:26  Entonces sobrevino de repente un gran terremoto,  de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían;  y al instante se abrieron todas las puertas,  y las cadenas de todos se soltaron.
De repente aparece un evento natural que interviene por voluntad divina para hacer Pablo y Silas quedaran libres. Muchos aparentes desastres naturales son permitidos por Dios para que se cumpla su propósito. Además sirven como una oportunidad para que el evangelio pueda avanzar en algunos territorios.
Act 16:27  Despertando el carcelero,  y viendo abiertas las puertas de la cárcel,  sacó la espada y se iba a matar,  pensando que los presos habían huido.
El carcelero despierta ante el terremoto y se da cuenta que todas las puertas de su prisión están abiertas, ante tan aberrante evento para su labor, el cual podría hacer que se le diera muerte, él mismo decide acabar con su vida tomando su propia espada.
Act 16:28  Mas Pablo clamó a gran voz,  diciendo:  No te hagas ningún mal,  pues todos estamos aquí.
Cuando el hombre esta decidido a poner fin a su existencia Pablo interviene pidiéndole que no se haga daño, pues todos los presos se encuentran aun allí, nadie se había escapado seguramente estupefactos ante el evento natural y la sobrenaturalidad que lo conectaba con la oración y alabanza de estos desconocidos prisioneros.
Act 16:29  El entonces,  pidiendo luz,  se precipitó adentro,  y temblando,  se postró a los pies de Pablo y de Silas;
Act 16:30  y sacándolos,  les dijo:  Señores,  ¿qué debo hacer para ser salvo?
El evento no solo produjo la liberación de las cadenas y el cepo al que se encontraban aferrados Pablo y Silas, sino que también libero un alma del infierno, la del carcelero que al ver a Pablo y a Silas aun en la celda procede a postrarse a sus pies y luego de sacarles de allí les pregunta que debe hacer para ser salvo. Esta es la pregunta que ronda a aquellos a quienes Dios ha abierto su corazón por medio de su gracia y la predicación del evangelio.
Act 16:31  Ellos dijeron:  Cree en el Señor Jesucristo,  y serás salvo,  tú y tu casa.
He aquí la formula sencilla con la que el apóstol introduce al carcelero en la fe. Aunque sabemos que creer no es suficiente, pues los demonios también creen y tiemblan (Stg 2:19), la fe de la que se nos habla aquí es la que es don de Dios, quien por medio de su intervención convence el corazón humano para que este alcance la salvación que el mismo provee.
Act 16:32  Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.
Fue entonces que le compartieron el mensaje de la palabra a el y a todos en su casa para que tuvieran la fe que proviene del oír la palabra (Rom 10:17).
Act 16:33  Y él,  tomándolos en aquella misma hora de la noche,  les lavó las heridas;  y en seguida se bautizó él con todos los suyos.
Luego de su rápido arrepentimiento y comienzo en la fe les sirve lavando sus heridas y se bautiza junto con su familia. Aunque no encontramos referencia alguna a las edades de quienes se bautizaron tendemos a creer que lo hicieron todos aquellos en edad de madurez para recibir el testimonio de fe y verdad del evangelio. Decir que quienes se bautizaron también fueron bebes o niños pequeños es un argumento que no encuentra sustento en la palabra.
Act 16:34  Y llevándolos a su casa,  les puso la mesa;  y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.
El texto nos muestra que su fe permeo toda su casa al punto de que todos creyeron y se regocijaron de creer en Dios. Sin importar las consecuencias que podría traer el haber dejado su trabajo y liberar a estos desconocidos, ahora se regocijaban en la fe que profesaban por Jesús.
Act 16:35  Cuando fue de día,  los magistrados enviaron alguaciles a decir:  Suelta a aquellos hombres.
Act 16:36  Y el carcelero hizo saber estas palabras a Pablo:  Los magistrados han mandado a decir que se os suelte;  así que ahora salid,  y marchaos en paz.
Los magistrados seguramente al deliberar con mayor certeza sobre lo ocurrido terminaron por ordenar que fueran liberados Pablo y Silas, cuya orden luego fue llevada al carcelero, quien termina por soltarles y pedirles que marchen en paz.
Act 16:37  Pero Pablo les dijo:  Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial,  siendo ciudadanos romanos,  nos echaron en la cárcel,  ¿y ahora nos echan encubiertamente?  No,  por cierto,  sino vengan ellos mismos a sacarnos.
Es seguro que Pablo y Silas volvieron a la cárcel de donde los había sacado el carcelero para que compartieran con su familia, pero Pablo en un arrebato de valentía les echa en cara su insensatez e injusticia al encarcelarlos sin un juicio, a lo que le agrega que deberían los magistrados ir a sacarles.
Act 16:38  Y los alguaciles hicieron saber estas palabras a los magistrados,  los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos.
Act 16:39  Y viniendo,  les rogaron;  y sacándolos,  les pidieron que salieran de la ciudad.
Act 16:40  Entonces,  saliendo de la cárcel,  entraron en casa de Lidia,  y habiendo visto a los hermanos,  los consolaron,  y se fueron.
Fue así como entonces fueron liberados por los mismos magistrados que un día les condenaron injustamente y se sintieron temerosos de haber condenado a Pablo y Silas quienes tenían ciudadanía romana. Saliendo de la cárcel pasaron a ver a los hermanos, les consolaron mostrándoles lo que Dios había hecho con ellos allá y luego partieron. Conocer que Dios esta en control de cada situación en la vida del creyente trae descanso y consuelo al corazón.


martes, 5 de mayo de 2020

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 15



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 15:1  Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos:  Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés,  no podéis ser salvos.
Podemos ver como algunos hermanos trataban de judaizar a los nuevos creyentes, a pesar de no ser una enseñanza correcta vemos que no se le considero una herejía, sino que fue tomada en cuenta para debatir sobre este aspecto particular de la fe. Aquí encontramos algunas diferencias teológicas que empezaban desde aquel tiempo a desarrollarse en medio de la iglesia, pues se encontraban aquellos que creían que era necesario circuncidarse conforme a la ley judía, así que decían que esto era necesario para ser salvo.
Act 15:2  Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos,  se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén,  y algunos otros de ellos,  a los apóstoles y a los ancianos,  para tratar esta cuestión.
Fue tanto el alboroto que esta cuestión particular genero que tuvieron que reunirse los apóstoles y ancianos para discutir esto. Pues Pablo y Bernabé habían sido testigos de la salvación de los gentiles y la llenura del Espíritu Santo aún en aquellos que no estaban circuncidados. De allí que se les pidiera subir a Jerusalén para escuchar su testimonio.
Act 15:3  Ellos,  pues,  habiendo sido encaminados por la iglesia,  pasaron por Fenicia y Samaria,  contando la conversión de los gentiles;  y causaban gran gozo a todos los hermanos.
Act 15:4  Y llegados a Jerusalén,  fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos,  y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos.
Pablo y Bernabé contaron entonces a la iglesia el testimonio de la conversión de los gentiles a quienes predicaron el evangelio.
Act 15:5  Pero algunos de la secta de los fariseos,  que habían creído,  se levantaron diciendo:  Es necesario circuncidarlos,  y mandarles que guarden la ley de Moisés.
Dentro de la iglesia habían judíos que pertenecieron a los fariseos pero que habían creído en Cristo, estos fueron los que se levantaron y quisieron imponer la circuncisión y la ley judía a los gentiles, mostrando que aun creían que la ley operaba en la salvación.
Act 15:6  Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.
Act 15:7  Y después de mucha discusión,  Pedro se levantó y les dijo:  Varones hermanos,  vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.
Este capitulo nos muestra el primer concilio o congreso ecuménico (universal) de la iglesia en el cual se reunieron los principales lideres de la iglesia y pusieron en consideración general el tema de la circuncisión necesaria para la salvación. Fue entonces cuando Pedro tomo la palabra y comento su propia experiencia con los gentiles para con la iglesia.
Act 15:8  Y Dios,  que conoce los corazones,  les dio testimonio,  dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;
Act 15:9  y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos,  purificando por la fe sus corazones.
Pedro apela a Dios como el único que conoce el corazón del hombre y él mismo fue testigo de cómo ellos llegaron a creer y como recibieron al Espíritu Santo, sin hacer diferencia entre judíos o gentiles. Y nos muestra como la regeneración del hombre empieza luego de la fe que hay en el corazón del hombre.
Act 15:10  Ahora,  pues,  ¿por qué tentáis a Dios,  poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?
Ya habíamos visto el punto de querer intentar tentar a Dios cuando Jesús es tentado por el Diablo, pero aquí vemos de nuevo este dilema desde otra perspectiva, cuando aquellos que quieren servir a Dios tratan de poner sobre los discípulos un yugo que ninguno de ellos pudo llevar. Esto nos da una perspectiva mas completa sobre el tentar o probar a Dios.
Act 15:11  Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos,  de igual modo que ellos.
Pedro hace una clara referencia a la salvación por gracia que opera sobre gentiles y judíos para que crean en Jesucristo.
Act 15:12  Entonces toda la multitud calló,  y oyeron a Bernabé y a Pablo,  que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.
En medio de la discusión aparecen Pablo y Bernabé haciendo claridad sobre lo ocurrido en sus ministerios cuando vieron grandes señales y maravillas entre los gentiles, como prueba de que su salvación era verdadera.
Act 15:13  Y cuando ellos callaron,  Jacobo respondió diciendo:  Varones hermanos,  oídme.
Act 15:14  Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles,  para tomar de ellos pueblo para su nombre.
Act 15:15  Y con esto concuerdan las palabras de los profetas,  como está escrito:
Act 15:16  Después de esto volveré
 Y reedificaré el tabernáculo de David,  que está caído;
 Y repararé sus ruinas,
 Y lo volveré a levantar,
Act 15:17  Para que el resto de los hombres busque al Señor,
 Y todos los gentiles,  sobre los cuales es invocado mi nombre,
Act 15:18  Dice el Señor,  que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.
Act 15:19  Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios,
Act 15:20  sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos,  de fornicación,  de ahogado y de sangre.
Aunque no tenemos total certeza del Jacobo que aquí interviene, nos hace pensar en este Jacobo como un líder prominente mencionado luego como columna de la iglesia (Gal 2:9). Este empieza recopilando todo lo antes mencionado por Pedro y como esto concuerda con las escrituras que según el profeta Amos 9:11. Dentro de la iglesia el Antiguo Testamento era respetado y tomado en cuenta para las discusiones sobre temas específicos como este, pues en sus palabras se encontraban versículos reveladores como este que menciona Jacobo en donde habla de la restauración del tabernáculo de David y de cómo los gentiles vendrían a conocer de Dios, por lo que no debería inquietarse a los gentiles que se convierten a seguir todas las normas judías. Por último, Jacobo termina por dar algunas recomendaciones que según su juicio ayudaran a los nuevos creyentes para que no se contaminen, así que determina que deben apartarse de la idolatría, la fornicación, y de alimentos que contengan sangre o carne de animales que hayan sido ahogados. Como conclusión de este concilio podemos ver la resolución de un problema teológico basados en tres puntos esenciales, la experiencia o testimonio de dos o más hermanos en la fe, el testimonio revelado de la Palabra en este caso particular el Antiguo Testamento.
Act 15:21  Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas,  donde es leído cada día de reposo.
Los gentiles a diferencia de los Judíos conocían la palabra y los textos de la ley y los profetas eran predicados y enseñados en los templos judíos cada día de reposo, así que no se podía juzgar de la misma forma a los creyentes, en quien Dios obraba por fe y gracia.
Jacobo termina por reconocer la importancia del Antiguo Testamento y como este era sombra de lo que habría de venir (Heb 10:1).
Act 15:22  Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos,  con toda la iglesia,  elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé:  a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás,  y a Silas,  varones principales entre los hermanos;
Se puede notar que no había solo uno como principal entre los hermanos, sino que habían varios aceptados por toda la comunidad.
Act 15:23  y escribir por conducto de ellos:  Los apóstoles y los ancianos y los hermanos,  a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía,  en Siria y en Cilicia,  salud.
Fue entonces que por consenso general del concilio llevado a cabo en Jerusalén, prescriben a los hermanos las conclusiones del mismo.
Act 15:24  Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros,  a los cuales no dimos orden,  os han inquietado con palabras,  perturbando vuestras almas,  mandando circuncidaros y guardar la ley,
Act 15:25  nos ha parecido bien,  habiendo llegado a un acuerdo,  elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo,
Act 15:26  hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo.
Act 15:27  Así que enviamos a Judas y a Silas,  los cuales también de palabra os harán saber lo mismo.
Primero se explican las razones por las cuales se llevó a cabo este concilio pues muchos sin haber sido ordenados por la iglesia para hacerlo, llevaron inquietud y perturbación a la obra mandando a circuncidar a todo gentil y a querer imponerles que guardaran toda la ley. Así que ellos habiendo llegado a común acuerdo han decidido enviar a los hermanos Pablo y Bernabé junto con Judas y Silas para confirmar el testimonio de lo pactado en el concilio.
Act 15:28  Porque ha parecido bien al Espíritu Santo,  y a nosotros,  no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias:
Act 15:29  que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos,  de sangre,  de ahogado y de fornicación;  de las cuales cosas si os guardareis,  bien haréis.  Pasadlo bien.
Ese “ha parecido bien al Espíritu Santo” es maravilloso pues vemos como la iglesia por medio de la unidad, la conformidad con la palabra y el testimonio de los hermanos podía llegar a un común acuerdo con el cual también se consideraba que parecía bien al Espíritu Santo que así se hiciera. Fue entonces cuando se les pidió que se apartaran de todo aquello que podría contaminarles.
Act 15:30  Así,  pues,  los que fueron enviados descendieron a Antioquía,  y reuniendo a la congregación,  entregaron la carta;
Act 15:31  habiendo leído la cual,  se regocijaron por la consolación.
Fue así como llevando esta carta quienes la escucharon se alegraron y recibieron consolación al encontrar que no estaban fallando en seguir al Señor por no circuncidarse o seguir al pie de la letra la ley judía.
Act 15:32  Y Judas y Silas,  como ellos también eran profetas,  consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras.
También encontramos el ministerio profético en ejercicio, al cual pertenecían tanto Judas como Silas, quienes por medio de la profecía trajeron consuelo a la iglesia y confirmaron la obra de Dios por medio de sus palabras a la congregación.
Act 15:33  Y pasando algún tiempo allí,  fueron despedidos en paz por los hermanos,  para volver a aquellos que los habían enviado.
Act 15:34  Mas a Silas le pareció bien el quedarse allí.
Su obra no termino con el entregar la carta, sino que siguieron allí algún tiempo hasta que les pareció bien irse y a Silas quedarse. Cada obrero hacia lo que mejor le parecía siempre y cuando no contrariara a la iglesia.
Act 15:35  Y Pablo y Bernabé continuaron en Antioquía,  enseñando la palabra del Señor y anunciando el evangelio con otros muchos.
Mientras viajan Pablo y Bernabé enseñaban la palabra y anunciaban el mensaje de arrepentimiento y salvación por medio del evangelio.
Act 15:36  Después de algunos días,  Pablo dijo a Bernabé:  Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor,  para ver cómo están.
Era una cuestión normal el volver a donde se había compartido el evangelio para confirmar en la fe a los hermanos que allí estaban.
Act 15:37  Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan,  el que tenía por sobrenombre Marcos;
Act 15:38  pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia,  y no había ido con ellos a la obra.
Act 15:39  Y hubo tal desacuerdo entre ellos,  que se separaron el uno del otro;  Bernabé,  tomando a Marcos,  navegó a Chipre,
Act 15:40  y Pablo,  escogiendo a Silas,  salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor,
Act 15:41  y pasó por Siria y Cilicia,  confirmando a las iglesias.
Estos últimos versículos nos muestran como entre los apóstoles Bernabé y Pablo surgió una diferencia crucial que hizo que se separasen, todo por que a Pablo no le parecía bien llevar con ellos a alguien que antes los había abandonado en medio de la obra. Pero Bernabé con madurez afronto la situación retomando a Juan Marcos y llevándole consigo para restaurarle. Claro que en el ministerio pueden surgir diferencias en nuestros puntos de vista, capaces de separar a la congregación o sus líderes lo que parecería una división, pero esto no fue considerado como tal, ellos jamás se dividieron solo se agruparon de forma diferente para dar cabida a la restauración de Juan Marcos, pero ante toda diferencia siempre puede y debe resolverse con madurez, tal cual Bernabé lo hizo.