martes, 8 de octubre de 2019

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 7



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 7:1  --¿Son ciertas estas acusaciones?  --le preguntó el sumo sacerdote.
Esteban es presentado ante el sumo sacerdote para responder ante las acusaciones falsas que se presentan en su contra.
Act 7:2  Él contestó:  --Hermanos y padres,  ¡escúchenme!  El Dios de la gloria se apareció a nuestro padre Abraham cuando éste aún vivía en Mesopotamia,  antes de radicarse en Harán.
Act 7:3  'Deja tu tierra y a tus parientes --le dijo Dios--,  y vete a la tierra que te mostraré.'*
Act 7:4  "Entonces salió de la tierra de los caldeos y se estableció en Harán.  Desde allí,  después de la muerte de su padre,  Dios lo trasladó a esta tierra donde ustedes viven ahora.
Act 7:5  No le dio herencia alguna en ella,  ni siquiera dónde plantar el pie,  pero le prometió dársela en posesión a él y a su descendencia,  aunque Abraham no tenía ni un solo hijo todavía.
Act 7:6  Dios le dijo así:  'Tus descendientes serán forasteros en tierra ajena,  y allí los esclavizarán y maltratarán durante cuatrocientos años.
Act 7:7  Pero sea cual sea la nación que los esclavice,  yo la juzgaré,  y después de esto saldrán de esa tierra y me adorarán en este lugar.'*
Act 7:8  Hizo con Abraham el pacto que tenía por señal la circuncisión.  Así,  cuando Abraham tuvo a su hijo Isaac,  lo circuncidó a los ocho días de nacido,  e Isaac a Jacob,  y Jacob a los doce patriarcas.
Esteban empieza su disertación ante el sumo sacerdote y las autoridades religiosas hablando de Abraham quien guiado por Dios abandono la tierra de sus parientes y se vino a vivir donde ahora vive el pueblo de Israel, y aunque no tenía herencia alguna Dios prometió dársela a él y su descendencia, algo que se había cumplido según el designio de Dios, luego hace referencia a la esclavitud en Egipto durante 400 años, donde eran forasteros y que luego fue juzgado. De allí salieron al desierto hasta llegar a la tierra prometida en la cual le brindaron adoración. Luego hace referencia a la señal de la circuncisión por la cual el pueblo de Israel se consagraba a Dios. 
Act 7:9  "Por envidia los patriarcas vendieron a José como esclavo,  quien fue llevado a Egipto;  pero Dios estaba con él
Act 7:10  y lo libró de todas sus desgracias.  Le dio sabiduría para ganarse el favor del faraón,  rey de Egipto,  que lo nombró gobernador del país y del palacio real.
Act 7:11  "Hubo entonces un hambre que azotó a todo Egipto y a Canaán,  causando mucho sufrimiento,  y nuestros antepasados no encontraban alimentos.
Act 7:12  Al enterarse Jacob de que había comida en Egipto,  mandó allá a nuestros antepasados en una primera visita.
Act 7:13  En la segunda,  José se dio a conocer a sus hermanos,  y el faraón supo del origen de José.
Act 7:14  Después de esto,  José mandó llamar a su padre Jacob y a toda su familia,  setenta y cinco personas en total.
Act 7:15  Bajó entonces Jacob a Egipto,  y allí murieron él y nuestros antepasados.
Act 7:16  Sus restos fueron llevados a Siquem y puestos en el sepulcro que a buen precio Abraham había comprado a los hijos de Hamor en Siquem.
Act 7:17  "Cuando ya se acercaba el tiempo de que se cumpliera la promesa que Dios le había hecho a Abraham,  el pueblo crecía y se multiplicaba en Egipto.
Act 7:18  Por aquel entonces llegó al poder en Egipto otro rey que no sabía nada de José.
Act 7:19  Este rey usó de artimañas con nuestro pueblo y oprimió a nuestros antepasados,  obligándolos a dejar abandonados a sus hijos recién nacidos para que murieran.
Luego continúa recordándoles la historia de José quien vendido por sus hermanos y dado por muerto, termina siendo llevado a Egipto en donde le dio gran sabiduría y le libro de muchas desgracias, luego es puesto como segundo al mando después de faraón. Comenta también lo sucedido luego con sus hermanos y su padre durante la hambruna cuando se dio a conocer a ellos, y terminaron sus días allí. Y sigue con la opresión que siguió luego de muerte de José y su familia.
Act 7:20  "En aquel tiempo nació Moisés,  y fue agradable a los ojos de Dios.* Por tres meses se crió en la casa de su padre
Act 7:21  y,  al quedar abandonado,  la hija del faraón lo adoptó y lo crió como a su propio hijo.
Act 7:22  Así Moisés fue instruido en toda la sabiduría de los egipcios,  y era poderoso en palabra y en obra.
Act 7:23  "Cuando cumplió cuarenta años,  Moisés tuvo el deseo de allegarse a sus hermanos israelitas.
Act 7:24  Al ver que un egipcio maltrataba a uno de ellos,  acudió en su defensa y lo vengó matando al egipcio.
Act 7:25  Moisés suponía que sus hermanos reconocerían que Dios iba a liberarlos por medio de él,  pero ellos no lo comprendieron así.
Act 7:26  Al día siguiente,  Moisés sorprendió a dos israelitas que estaban peleando.  Trató de reconciliarlos,  diciéndoles:  'Señores,  ustedes son hermanos;  ¿por qué quieren hacerse daño?'
Act 7:27  "Pero el que estaba maltratando al otro empujó a Moisés y le dijo:  '¿Quién te nombró a ti gobernante y juez sobre nosotros?
Act 7:28  ¿Quieres acaso matarme a mí,  como mataste ayer al egipcio?'*
Act 7:29  Al oír esto,  Moisés huyó a Madián;  allí vivió como extranjero y tuvo dos hijos.
Act 7:30  "Pasados cuarenta años,  se le apareció un ángel en el desierto cercano al monte Sinaí,  en las llamas de una zarza que ardía.
Act 7:31  Moisés se asombró de lo que veía.  Al acercarse para observar,  oyó la voz del Señor:
Act 7:32  'Yo soy el Dios de tus antepasados,  el Dios de Abraham,  de Isaac y de Jacob'.* Moisés se puso a temblar de miedo,  y no se atrevía a mirar.
Act 7:33  "Le dijo el Señor:  'Quítate las sandalias,  porque el lugar donde estás es tierra santa.
Act 7:34  Ciertamente he visto la opresión de mi pueblo en Egipto.  He oído sus quejidos y he bajado para librarlos.  Ahora ven y te enviaré de vuelta a Egipto.'*
Act 7:35  "A este mismo Moisés,  a quien habían rechazado diciéndole:  '¿Quién te nombró gobernante y juez?',  Dios lo envió para ser gobernante y libertador,  mediante el poder del ángel que se le apareció en la zarza.
Act 7:36  Él los sacó de Egipto haciendo prodigios y señales milagrosas tanto en la tierra de Egipto como en el Mar Rojo,  y en el desierto durante cuarenta años.
Act 7:37  "Este Moisés les dijo a los israelitas:  'Dios hará surgir para ustedes,  de entre sus propios hermanos,  un profeta como yo.'*
Act 7:38  Este mismo Moisés estuvo en la asamblea en el desierto,  con el ángel que le habló en el monte Sinaí,  y con nuestros antepasados.  Fue también él quien recibió palabras de vida para comunicárnoslas a nosotros.
Act 7:39  "Nuestros antepasados no quisieron obedecerlo a él,  sino que lo rechazaron.  Lo que realmente deseaban era volver a Egipto,
Act 7:40  por lo cual le dijeron a Aarón:  'Haznos dioses que vayan delante de nosotros,  porque a este Moisés que nos sacó de Egipto,  ¡no sabemos qué le habrá sucedido!'*
Act 7:41  "Entonces se hicieron un ídolo en forma de becerro.  Le ofrecieron sacrificios y tuvieron fiesta en honor de la obra de sus manos.
Act 7:42  Pero Dios les volvió la espalda y los entregó a que rindieran culto a los astros.  Así está escrito en el libro de los profetas:  "'Casa de Israel,  ¿acaso me ofrecieron ustedes sacrificios y ofrendas durante los cuarenta años en el desierto?
Act 7:43  Por el contrario,  ustedes se hicieron cargo del tabernáculo de Moloc,  de la estrella del dios Refán,  y de las imágenes que hicieron para adorarlas.  Por lo tanto,  los mandaré al exilio'* más allá de Babilonia.
Adelanta su relato con la historia de Moisés desde su nacimiento hasta convertirse en el libertador de Israel y el profeta que guio al pueblo por medio del desierto, pero hace referencia específicamente a los eventos que se suscitaron cuando ellos mismos se procuraron dioses diferentes al Dios de sus antepasados. Y termina este versículo 42 con la pregunta que revela lo que el profeta amos decía sobre como en todo este tiempo no le ofrecieron ofrendas ni sacrificios, en cambio hicieron tabernáculo para la idolatría, por lo que los exiliaría (Amos 5:25-27). Revelando que, aunque tenían la guía y testimonio de sus antepasados, siempre se desviaron en la idolatría.
Act 7:44  "Nuestros antepasados tenían en el desierto el tabernáculo del testimonio,  hecho como Dios le había ordenado a Moisés,  según el modelo que éste había visto.
Act 7:45  Después de haber recibido el tabernáculo,  lo trajeron consigo bajo el mando de Josué,  cuando conquistaron la tierra de las naciones que Dios expulsó de la presencia de ellos.  Allí permaneció hasta el tiempo de David,
Act 7:46  quien disfrutó del favor de Dios y pidió que le permitiera proveer una morada para el Dios de Jacob.
Aquí se nombra a Josué quien recibió el tabernáculo que a Moisés le había sido revelado y sirvió fielmente a Dios disfrutando de su favor, hasta que por medio de la conquista de la tierra prometida busco proveer una morada para el Dios de Jacob.
Act 7:47  Pero fue Salomón quien construyó la casa.
Pero Dios no se lo permitió a ninguno de ellos, ni a David, sino hasta Salomón, quien fue el constructor del templo.
Act 7:48  "Sin embargo,  el Altísimo no habita en casas construidas por manos humanas.  Como dice el profeta:
Act 7:49  "Él cielo es mi trono,  y la tierra es el estrado de mis pies.  ¿Qué clase de casa me construirán?  --dice el Señor--.  ¿O qué lugar de descanso?
Act 7:50  ¿No es mi mano la que ha hecho todas estas cosas?'
Luego hace referencia a Isaías 66:1-2, en donde el profeta nos recuerda que Dios no habita en casas construidas por manos humanas, pues él es están grande y majestuoso que no cabría, además ¿no es él quien ha hecho todas las cosas?. Todo esto para que ellos pudieran reconocer que aunque tenían el templo, no tenían al Dios para el que lo habían construido. Vemos un gran conocimiento de la historia y los textos bíblicos con los cuales hace referencia a los patriarcas y da a conocer por medio de ellos, lo que pasa a revelar a continuación.
Act 7:51  "¡Tercos,  duros de corazón y torpes de oídos! Ustedes son iguales que sus antepasados:  ¡Siempre resisten al Espíritu Santo!
Aquí les da una palabra de conocimiento por medio de la cual revela el corazón y las intenciones de aquellos que le juzgaban. Duros de corazón y torpes de oídos, son las palabras que usa para descubrir su condición espiritual, una condición de sordera espiritual y dureza del corazón que revela su resistencia al Espíritu Santo. Todo lo mostrado hasta ahora por Esteban procuraba mostrar la condición del pueblo que a pesar de contar con hombres consagrados y profetas que hablaron de parte de Dios, no siguieron sus enseñanzas.
Act 7:52  ¿A cuál de los profetas no persiguieron sus antepasados?  Ellos mataron a los que de antemano anunciaron la venida del Justo,  y ahora a éste lo han traicionado y asesinado
Act 7:53  ustedes,  que recibieron la ley promulgada por medio de ángeles y no la han obedecido.
Y les exhorta con la verdad, diciéndoles que, aunque Dios les había hablado por medio de los profetas, ellos no los habían sino perseguido y dados por muertos, y aunque ellos anunciaron la venida del Cristo, ahora le habían traicionado. Encontramos una maravillosa referencia de esta ley siendo promulgada por los ángeles, de modo que ellos participaron activamente en este evento. Ni porque tenían la ley fueron capaces de obedecerla. De allí que sea mas importante obrar conforme a la fe, que solo decir que tenemos fe.
Act 7:54  Al oír esto,  rechinando los dientes montaron en cólera contra él.
No podía ser otra la reacción, fueron confrontados abiertamente con conocimiento y entendimiento de la verdad, no habían argumentos para refutarle, entonces la ira toma el control de todo, por lo cual montaron en cólera, pues no habían explicaciones para contestar a tal efectividad del conocimiento de la palabra. ¿No es esta misma la reacción de todo aquel a quien se le confronta con su pecado?
Act 7:55  Pero Esteban,  lleno del Espíritu Santo,  fijó la mirada en el cielo y vio la gloria de Dios,  y a Jesús de pie a la derecha de Dios.
Esto es grandioso, Esteban esta por ser liquidado ante sus captores y enjuiciadores, pero la escritura nos menciona que se encontraba lleno del Espíritu Santo, algo que necesita con urgencia todo creyente, estar lleno de su Espíritu. Es entonces que se nos muestra a Esteban confiado en Dios fijando su mirada en su Juez y Señor, a quien puede ver a la diestra de Dios, y la gloria del Padre. Una mirada clara a la divinidad de Cristo y su autoridad. Verlo de pie, es contrastante, pues se para para ver como uno de los suyos entrega su vida como testimonio de la verdad.
Act 7:56  --¡Veo el cielo abierto --exclamó--,  y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios!
Esta es su penúltima declaración antes de ser acribillado por aquellos que decían creer y proteger la ley de Dios. Vemos como el aun en vida ve el cielo espiritual, no el terrenal, (hacemos la aclaración) y menciona que ve al Hijo del hombre (referencia clara a Jesucristo) quien esta a la derecha de Dios, puesto en pie.
Act 7:57  Entonces ellos,  gritando a voz en cuello,  se taparon los oídos y todos a una se abalanzaron sobre él,
Act 7:58  lo sacaron a empellones fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo.  Los acusadores le encargaron sus mantos a un joven llamado Saulo.
No queriendo escuchar mas lo que para ellos era una blasfemia, se taparon sus oídos, lo cual también era una muestra de su condición espiritual y se abalanzaron como una turba enfurecida, le sacaron de aquel lugar y llevándole fuera le apedrean. Cuan duro es para nosotros como creyentes ver como uno de los nuestros es tratado con tal vileza. Pero su muerte no quedara sin fruto y su testimonio siempre habrá de fortalecernos. Aquí aparece quien habría de convertirse en un apóstol renombrado por su oficio, Saulo, quien posteriormente conoceremos como Pablo, quien, siendo joven, recibe los mantos de Esteban. Algo casi profético de lo que habría de suceder, pues más tarde este recibiría la misma presencia de Dios en su Espíritu para que proclamara como ningún otro el evangelio a todo el mundo conocido.
Act 7:59  Mientras lo apedreaban,  Esteban oraba.  --Señor Jesús --decía--,  recibe mi espíritu.
Act 7:60  Luego cayó de rodillas y gritó:  --¡Señor,  no les tomes en cuenta este pecado!  Cuando hubo dicho esto,  murió.
Aquí encontramos sus ultimas palabras que nos recuerdan las de Cristo en la cruz, pues a su semejanza pide que su espíritu sea recibido, y mientras es maltratado su cuerpo, también perdona a sus asesinos, y muere. Esteban es el primer mártir de la iglesia, un hombre valiente quien lleno del Espíritu Santo proclamo la verdad, saco el engaño a la luz y se sostuvo firme aun cuando todos sabemos lo que produce el proclamar la verdad, muerte. La iglesia ha perdido este tipo de valentía y nivel de consagración, pues se procura mas una vida cómoda que una muerte digna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario