jueves, 30 de mayo de 2019

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 4



ESTUDIO BÍBILICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 4:1  Mientras Pedro y Juan le hablaban a la gente,  se les presentaron los sacerdotes,  el capitán de la guardia del templo y los saduceos.
No solo Pedro predico, sino que Juan también compartió el evangelio con todos aquellos que querían escucharle, fue entonces que los sacerdotes, el capitán de la guardia del templo y los saduceos se les presentaron disgustados.
Act 4:2  Estaban muy disgustados porque los apóstoles enseñaban a la gente y proclamaban la resurrección,  que se había hecho evidente en el caso de Jesús.
Su disgusto tenia que ver claramente con que no compartían lo que enseñaban los apóstoles, y menos los saduceos quienes no creían en la resurrección de los muertos ni la vida futura. Claramente el mensaje de los apóstoles era sobre la resurrección de Jesucristo.
Act 4:3  Prendieron a Pedro y a Juan y,  como ya anochecía,  los metieron en la cárcel hasta el día siguiente.
En medio de aquel alboroto que se formo en el templo los apóstoles fueron prendidos y metidos a la cárcel por predicar sobre Cristo.
Act 4:4  Pero muchos de los que oyeron el mensaje creyeron,  y el número de éstos llegaba a unos cinco mil.
Pero este evento se presto para que llegaran a creer cinco mil personas, que ahora se agregaban a la iglesia en Jerusalén.
Act 4:5  Al día siguiente se reunieron en Jerusalén los gobernantes,  los ancianos y los maestros de la ley.
Act 4:6  Allí estaban el sumo sacerdote Anás,  Caifás,  Juan,  Alejandro y los otros miembros de la familia del sumo sacerdote.
Act 4:7  Hicieron que Pedro y Juan comparecieran ante ellos y comenzaron a interrogarlos:  --¿Con qué poder,  o en nombre de quién,  hicieron ustedes esto?
Luego de pasar la noche en la cárcel los apóstoles son llevados ante las autoridades políticas y religiosas para que comparecieran y respondieran a sus inquietudes.
Act 4:8  Pedro,  lleno del Espíritu Santo,  les respondió:  --Gobernantes del pueblo y ancianos:
Pedro habla por inspiración divina, de allí la expresión “lleno del Espíritu Santo” dirigiéndose a todo el público presente.
Act 4:9  Hoy se nos procesa por haber favorecido a un inválido,  ¡y se nos pregunta cómo fue sanado!
Pedro empieza por dar a conocer lo sucedido, pues fueron procesados por favorecer en sanidad a un invalido que se posaba en la puerta del templo, y fueron entonces indagados para saber como fue sanado.
Act 4:10  Sepan,  pues,  todos ustedes y todo el pueblo de Israel que este hombre está aquí delante de ustedes,  sano gracias al nombre de Jesucristo de Nazaret,  crucificado por ustedes pero resucitado por Dios.
Sigue entonces presentando su argumento, dando a conocer que el hombre fue sanado gracias al nombre de Jesucristo, y acusa a quienes están allí presentes de haberlo crucificado, y hace referencia al hecho de que Jesús resucito por Dios.
Act 4:11  Jesucristo es 'la piedra que desecharon ustedes los constructores,  y que ha llegado a ser piedra angular'.
Luego hace referencia al salmo 118:22 en donde hace referencia a que Jesús es la piedra de la que se habla en ese salmo, luego de su muerte y resurrección ahora se ha convertido en la piedra angular de la construcción de Dios que es la iglesia.
Act 4:12  De hecho,  en ningún otro hay salvación,  porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.
Entonces Pedro delante de los hombres mas importantes de la nación y delante de los culpables de la crucifixión de Cristo les dice que en ningún otro hay salud, libertad y salvación, pues no hay ningún otro nombre en el que podamos alcanzar sanidad, libertad y salvación. El énfasis de la palabra que se usa para salvación tiene que ver con la sanidad, aunque la palabra griega sotería también traduce sanidad, libertad y salvación.
Act 4:13  Los gobernantes,  al ver la osadía con que hablaban Pedro y Juan,  y al darse cuenta de que eran gente sin estudios ni preparación,  quedaron asombrados y reconocieron que habían estado con Jesús.
Nótese que para los gobernantes y religiosos lo que mas les generaba asombro era que no habían sido preparados o estudiados por sus propios líderes, pero aun así hablaban con audacia y sin temor delante de ellos, fue entonces que reconocieron que habían estado con Jesús. Nuestras palabras denotan de donde proviene nuestro conocimiento.
Act 4:14  Además,  como vieron que los acompañaba el hombre que había sido sanado,  no tenían nada que alegar.
Era tan evidente el milagro que nadie podía dar lugar a que se pensara lo contrario, pues contaban con la evidencia misma frente a ellos.
Act 4:15  Así que les mandaron que se retiraran del Consejo,  y se pusieron a deliberar entre sí:
Act 4:16  "¿Qué vamos a hacer con estos sujetos?  Es un hecho que por medio de ellos ha ocurrido un milagro evidente;  todos los que viven en Jerusalén lo saben,  y no podemos negarlo.
Act 4:17  Pero para evitar que este asunto siga divulgándose entre la gente,  vamos a amenazarlos para que no vuelvan a hablar de ese nombre a nadie."
Terminada la reunión del Consejo deliberaron sobre lo que deberían hacer ante tal acontecimiento, su preocupación no era por saber si ello provenía de Dios o si debían arrepentirse de haber matado a Jesús, sino que sabían que algo tan evidente se había dado a conocer a todos y como era tan evidente no podía negarse como lo habían hecho antes. La única forma que encontraron para seguir sus patrañas fue tratar de amenazar o amedrentar a los discípulos para que no volvieran a hablar de Jesús.
Act 4:18  Los llamaron y les ordenaron terminantemente que dejaran de hablar y enseñar acerca del nombre de Jesús.
Su orden fue clara: dejen de hablar y enseñar sobre Jesucristo.
Act 4:19  Pero Pedro y Juan replicaron:  --¿Es justo delante de Dios obedecerlos a ustedes en vez de obedecerlo a él?  ¡Júzguenlo ustedes mismos!
Pero Pedro y Juan ahora revestidos del poder del Espíritu Santo no habrían de callar jamás, por eso responden con tal coraje a sabiendas que pueden ser apresados y muertos por lo que dicen, pero su respuesta debe haber puesto a pensar a mas de un judío. También nos plantea como creyentes el punto de a quien debemos obedecer, claramente la obediencia a Dios esta por encima de la obediencia al hombre, este es el orden correcto.
Act 4:20  Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído.
Este se convertirá en el modelo a seguir de la iglesia al predicar el evangelio, siempre hablaremos de lo que hemos visto y oído, por medio de su palabra y de nuestra experiencia con Dios, haciendo claridad que nuestra experiencia jamás puede convertirse en doctrina. Los apóstoles dejaron por escrito todo lo que vieron y oyeron para que nosotros tuviésemos en la palabra una guía para todas nuestras experiencias y para que de este modo pudiéramos enseñar fielmente la doctrina de Cristo y no la propia.
Act 4:21  Después de nuevas amenazas,  los dejaron irse.  Por causa de la gente,  no hallaban manera de castigarlos:  todos alababan a Dios por lo que había sucedido,
Act 4:22  pues el hombre que había sido milagrosamente sanado tenía más de cuarenta años.
Los amenazaron pensando que con ello acabarían por finiquitar este movimiento cristiano que se levantaba ante sus propias narices. No pudieron mantenerlos cautivos pues la gente alababa a Dios por lo ocurrido, señal de que lo sucedido glorificaba a Dios, pues jamás apunto a los hombres, sino a Dios. La edad del hombre sanado era un punto importante a tocar pues llevaba muchos años junto a la puerta lo cual le había hecho reconocible por todo el pueblo y la milagrosa evidencia del poder de Dios hacia que todos le alabaran.
Act 4:23  Al quedar libres,  Pedro y Juan volvieron a los suyos y les relataron todo lo que les habían dicho los jefes de los sacerdotes y los ancianos.
No pudiendo mantenerles bajo custodia por temor al pueblo, les soltaron. Los apóstoles volvieron y contaron lo sucedido a los suyos como testimonio del poder de Dios obrando a través suyo por medio del nombre de Jesús.
Act 4:24  Cuando lo oyeron,  alzaron unánimes la voz en oración a Dios:  "Soberano Señor,  creador del cielo y de la tierra,  del mar y de todo lo que hay en ellos,
Act 4:25  tú,  por medio del Espíritu Santo,  dijiste en labios de nuestro padre David,  tu siervo:  "'¿Por qué se sublevan las naciones y en vano conspiran los pueblos?
Act 4:26  Los reyes de la tierra se rebelan y los gobernantes se confabulan contra el Señor y contra su Ungido.'*
Su respuesta no podía ser otra que buscar a Dios en oración y reconocerle como lo que es, el creador de todas las cosas, revelándonos que David hablo por medio del Espíritu Santo lo que habría de suceder con Cristo contra el cual se rebelaron y se rebelan los gobernantes de este mundo. El Salmo 2:1-2 contiene lo dicho por David sobre Jesucristo.
Act 4:27  En efecto,  en esta ciudad se reunieron Herodes y Poncio Pilato,  con los gentiles y con el pueblo* de Israel,  contra tu santo siervo Jesús,  a quien ungiste
Act 4:28  para hacer lo que de antemano tu poder y tu voluntad habían determinado que sucediera.
Así fue como se cumplió que los gobernantes de Israel tanto Judíos como Romanos, junto con el pueblo se levantaran en contra de Jesús el ungido del Señor por medio de quien se mostro el poder de Dios y la voluntad de Dios que había sido determinada para cumplirse en Jesús. Aunque vemos que Dios ya había determinado un final para Jesús, también vemos como Jesús tenia toda potestad de hacer su voluntad y no someterse a morir en la cruz, pero al final él mismo se somete a la voluntad del Padre en obediencia.
Act 4:29  Ahora,  Señor,  toma en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos el proclamar tu palabra sin temor alguno.
Sabiendo lo que tendrían que enfrentar: amenazas, injurias, calumnias, cárceles y toda contrariedad piden a Dios que tome en cuenta en su justicia el obrar contrario de sus adversarios y piden les sea concedido predicar el mensaje de salvación sin temor alguno.
Act 4:30  Por eso,  extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús."
Luego piden que su mensaje este acompañado por sanidades, señales y prodigios mediante el nombre de Jesús para que todos puedan reconocer de donde proviene todo este poder.
Act 4:31  Después de haber orado,  tembló el lugar en que estaban reunidos;  todos fueron llenos del Espíritu Santo,  y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno.
La llenura del Espíritu Santo es una experiencia que puede ser experimentada en varias ocasiones según las escrituras, no es algo que se da una sola vez y ya. Su oración sincera y comprometida con la verdad es acompañada de fenómenos naturales que evidencian el poder de Dios que les acompaña.
Act 4:32  Todos los creyentes eran de un solo sentir y pensar.  Nadie consideraba suya ninguna de sus posesiones,  sino que las compartían.
Cuando hay verdad y compromiso con esta, surge un solo sentir y pensar que corresponde a la unidad de la fe. Como evidencia de este único sentir y pensar todos dejaron de considerar como suyo lo que poseían, sino que todo lo compartían con amor y servicio. 
Act 4:33  Los apóstoles,  a su vez,  con gran poder seguían dando testimonio de la resurrección del Señor Jesús.  La gracia de Dios se derramaba abundantemente sobre todos ellos,
El poder de Dios se evidenciaba primeramente en corazones transformados y luego en maravillas, sanidades y señales, todo esto con el propósito de que se diera testimonio de la resurrección de Cristo. La última parte del versículo debe ser entendida en concordancia con el siguiente en donde se nos muestra como la gracia de Dios se derramaba en abundancia en la medida en que no había ningún necesitado en la comunidad, algo que parece que hemos olvidado. Necesitamos como iglesia volver a preocuparnos por la necesidad de cada hermano en la fe primeramente y luego preocuparnos por las necesidades de nuestro prójimo en necesidad, solo así encontraremos en Dios la gracia necesaria para dar a conocer con poder su mensaje, es por esto que creo que hemos perdido tanta gracia y poder como iglesia, pues casi en nada nos preocupamos por las necesidades del prójimo.
Act 4:34  pues no había ningún necesitado en la comunidad.  Quienes poseían casas o terrenos los vendían,  llevaban el dinero de las ventas
Act 4:35  y lo entregaban a los apóstoles para que se distribuyera a cada uno según su necesidad.
Todos entregaban lo que poseían para que no hubiese nadie dentro de la congregación que pasara necesidad, todo les era confiado a los apóstoles para que ellos con sabiduría distribuyeran según la necesidad que surgiera. Esto también pudo haber sido usado por sus detractores para tergiversar la obra del evangelio, pero a diferencia de hoy, las evidentes muestras del amor y la misericordia al no haber necesitados entre los creyentes hacían que todos glorificaran a Dios, ¿seriamos capaces como iglesia de llegar a lo mismo?, pues creo que cada vez se hace mas necesario volver a practicar los principios de la iglesia primitiva.
Act 4:36  José,  un levita natural de Chipre,  a quien los apóstoles llamaban Bernabé  (que significa:  Consolador),
Act 4:37  vendió un terreno que poseía,  llevó el dinero y lo puso a disposición de los apóstoles.
Aquí podemos ver como un judío que pertenecía a la tribu de Levi, por eso se le llama levita, cuyo nombre era José pero se le llamo Bernabé (o Consolador) vendió algo que poseía y el dinero se lo entrego confiadamente a los apóstoles. Vemos que la iglesia tenia todo en común, no solo la fe, sino que también compartían lo que tenían al punto de no haber necesitados entre ellos.


domingo, 14 de abril de 2019

PREDICA DOMINICAL - UNA INJUSTA INDIGNACION



UNA INJUSTA INDIGNACION


PASAJE:
Mar 14:3 En Betania, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Simón llamado el leproso, llegó una mujer con un frasco de alabastro lleno de un perfume muy costoso, hecho de nardo puro.  Rompió el frasco y derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús.
Mar 14:4 Algunos de los presentes comentaban indignados:  --¿Para qué este desperdicio de perfume?
Mar 14:5 Podía haberse vendido por muchísimo dinero* para darlo a los pobres.  Y la reprendían con severidad.
Mar 14:6 --Déjenla en paz --dijo Jesús--.  ¿Por qué la molestan?  Ella ha hecho una obra hermosa conmigo.
Mar 14:7   A los pobres siempre los tendrán con ustedes, y podrán ayudarlos cuando quieran; pero a mí no me van a tener siempre.
Mar 14:8   Ella hizo lo que pudo.  Ungió mi cuerpo de antemano, preparándolo para la sepultura.

INTRODUCCION

Es común ver dentro de la iglesia personas que se indignan por lo que hacen algunos predicadores, algunos con justa razón otros solo por contender. Es muy fácil criticar desde afuera un ministerio al que no se conoce, por algunas predicas, por algo que se dijo, por un error, o por equivocarse flagrantemente, lo más difícil es mirar hacia nosotros mismos y ver lo que no está bien en nosotros.

Tal parece que algunos ministerios y personas sacan mas gusto de salir a apedrear desde las redes sociales a ministerios que trabajan incansablemente para Dios. Conozco bellos ministerios que lo dan todo por Jesús, claro tienen algunos errores doctrinales por su falta de conocimiento teológico, pero su amor, entrega y pasión por hacer la voluntad de Dios para sus vidas es innegable, puedo entonces mandar esto a la basura solo porque no estoy de acuerdo con alguno de sus puntos doctrinales?, no lo creo así.

Me gustaría que si vamos a criticar algo lo hagamos luego de revisarnos a nosotros mismos, y luego de conocer mejor al ministro o ministerio al cual se critica, porque si conocer se pueden decir muchas cosas erradas.

Claro que estamos en contra de la teología de la prosperidad, pero muchos lideres fieles han caído en el engaño por ignorancia y no solo por mero interés, es así como podemos mejor hablar con el líder y hacerle caer en cuenta de su error, si es que Dios mismo no lo hace caer en cuenta como muchos de nosotros. Tener esto en cuenta nos hace pensar en ellos con misericordia tal cual como un día Dios tuvo de nosotros, y también nos hace obrar con prudencia y sabiduría.

DESARROLLO

Este pasaje nos da a conocer como algunas personas que rodeaban a Jesús realmente no estaban interesadas en él, sino en lo que él podía darles o hacer por ellos. De allí que en el momento en el que esta mujer guiada por Dios derrama el perfume sobre Jesús, estos solo se ocupan por criticarla y justificar su critica con algo que parece tener buena apariencia, que es el preocuparse por los pobres. Pero en realidad su actitud solo oculta sus verdaderos sentimientos de envidia, ignorancia y desconocimiento de la verdad.

Aunque alegaron algo que parecía ser cierto, Jesús les reprende al no comprender el sentido de su ungimiento, la preparación para su sepultura. Mientras Jesús ve las cosas como son, nosotros solo nos quedamos con las apariencias. Muchos creyentes critican los megatemplos de algunas congregaciones diciendo cuantos pobres pudieran ser alimentados, pero ellos no han sido capaces de hacer jamás algo por los pobres a quienes conocen y pueden ayudar. Otros critican la forma de evangelizar de algunos creyentes, pero ellos jamás o muy pocas veces salen a hacerlo.

Es fácil criticar a los que hacen, pues ellos están ocupados haciendo lo que Dios los envió a hacer, sea que sea de la forma correcta o no, eso solo le incumbe a Dios, claro que puede ayudar si lo hacemos de forma correcta, pero si hacemos algo, no quejándonos de lo mal que lo hacen. Se critica con mucha fuerza al movimiento pentecostal, carismático y neopentecostal, pero con todos sus errores a veces veo mas pasión, entrega y sacrificio en ellos que en creyentes que llevan años en el ministerio, y no avalo muchas de sus prácticas, pero admiro su pasión. Algunos solo necesitan ser encaminados a toda la verdad, pero nadie puede ufanarse de ser mejor que ellos.

Es común ver criticas a otros ministerios o ministros, algunas de ellas bien fundamentadas, otras solo demuestran el corazón de quienes critican, lleno de orgullo, vanidad, y engaño, se creen mejores solo por la doctrina, pero su corazón esta lejos del amor de Dios.

CONCLUSION

Que este pasaje nos haga reflexionar y nos exhorte a juzgar con justicia, a indignarnos con justa causa, no por envidia, no por apariencias, no cuando nosotros no somos capaces de hacer aquello que criticamos en otros.

Si voy a juzgar a quienes evangelizan, pues se mejor evangelista que ellos; si voy a criticar sus mensajes, pues predica mejor de lo que ellos lo hacen; si vas a criticar sus ministerios procura primero forjar el tuyo, si vas a juzgar revísate a ti mismo, no sea que tus criticas sean solo para otros y nada para ti.

Que fácil es creernos mejores que los demás, con que facilidad juzgamos lo que los demás hacen, pero poco nos volvemos para juzgarnos a nosotros mismos, por eso con frecuencia necesitamos la voz del evangelio que nos reprende para que no seamos orgullosos o vanagloriosos, para que no nos creamos mejores que los demás.

Indignémonos ante el hambre, pero hagamos algo en vez de criticar el porque los otros no hacen; indignémonos ante la mentira, pero abandonemos primero toda mentira nosotros; indignémonos ante los abusadores del evangelio, pero no abusemos nosotros; indignémonos ante la falta de misericordia, pero obremos con misericordia.

Oremos, Señor perdona nuestro orgullo, vanidad y vanagloria al creernos mejor que los demás, ayúdanos a juzgar primero lo que esta mal en nosotros para que luego podamos con prudencia y sabiduría ayudar a nuestros hermanos a que puedan encontrar sus errores, perdona la soberbia de tu iglesia que a veces parece ser infalible, pero que cae con mucha fuerza ante el error del hermano, ayúdanos a vernos con misericordia como tú nos ves, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe


jueves, 11 de abril de 2019

ESTUDIO BIBLICO HECHOS 3



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 3:1  Un día subían Pedro y Juan al templo a las tres de la tarde, que es la hora de la oración.
Como discípulos los apóstoles compartían juntos de casi todas las actividades de la congregación, por eso se les nota acompañándose en este pasaje. Ahora ya no vemos a unos discípulos temerosos escondidos, sino que salen con total confianza paseándose por el templo. Es notorio igualmente que se hace referencia a que asistían en el tiempo en el que se realizaba el sacrificio en el templo y se ofrecía el incienso, el mismo que siempre hace referencia a la oración. Se nos hace raro ver a dos nuevos creyentes empoderados por el Espíritu Santo que aun parecen guardar las tradiciones judías, lo cual no era tomado como religiosidad, sino como participación del culto a Dios, pues aunque ellos sabían que a Dios se le podía buscar en cualquier lugar, ir al templo siempre fue y aún debe ser considerado algo bueno y noble.
Act 3:2  Junto a la puerta llamada Hermosa había un hombre lisiado de nacimiento,  al que todos los días dejaban allí para que pidiera limosna a los que entraban en el templo.
Aquí encontramos a un hombre dejado como ya le era costumbre en la puerta de la entrada al atrio del templo llamada Hermosa. Era común en aquellos tiempos que se agolparan junto a la puerta exterior del templo muchos lisiados y enfermos a pedir limosna a quienes iban al templo, costumbre que nos revela que hay muchos que se han quedado estancados en sus problemas sin poder entrar al templo de Dios, que ahora no es un edificio sino nuestro interior. Muchas veces lo que vivimos, lo que nos ha pasado o la condición que tenemos nos impide tener comunión con Dios y esto ha quedado en las escrituras como evidencia para mostrárnoslo. 
Act 3:3  Cuando éste vio que Pedro y Juan estaban por entrar,  les pidió limosna.
El acto principal de este lisiado no era buscar su sanidad, sino buscar el sustento diario. Por lo que al ver que se acercaban estos hombres les pide limosna. Aquel hombre no sabía lo que habría de ocurrirle, pero su testimonio nos muestra la gran misericordia de Dios, que aunque este varón no buscaba ir al templo para buscar de Dios, sino para sacar su propio provecho, preciso tenia que encontrarse con estos siervos del Altísimo. La limosna estaba dentro de las actividades como cumplimiento de la ley, pero como pasa hoy en día, muchos se aprovechan de su condición, o la de otros para sacar provecho de la misericordia para su propio beneficio, no sabemos si este era el caso de este hombre, pero su afán siguiente por pedir, nos muestra que sus ojos hace mucho tiempo dejaron de buscar a Dios, para posarse en su desgracia y necesidad, tal cual muchos lo hacen hoy en día.
Act 3:4  Pedro,  con Juan,  mirándolo fijamente,  le dijo:  --¡Míranos!
Act 3:5  El hombre fijó en ellos la mirada,  esperando recibir algo.
Cuando vivimos en el mundo no es fácil poner nuestros ojos en algo con fija intención, pues vagamos sin rumbo siempre esperando recibir algo, consuelo, dinero, ayuda, apoyo, el cual siempre buscamos en el lugar equivocado. Nuestra desatención constante nos hace divagar en la vida sin un rumbo fijo, lo cual crea frustración y dolor. Este hombre es llamado por los apóstoles para que fijara sus ojos en ellos y abandonara toda distracción para recibir lo que ellos en nombre de Jesús podían darle.
Act 3:6  --No tengo plata ni oro --declaró Pedro--,  pero lo que tengo te doy.  En el nombre de Jesucristo de Nazaret,  ¡levántate y anda!
Pedro con total sinceridad reconoce que no tiene plata u oro para darle como limosna, pero el tiene algo que nadie mas puede otorgarle, sanidad. En frente de todos los que allí estaban y contando con la atención completa de este varón lisiado, en el nombre de Jesús le dice que se levante y ande. Recordemos que Dios nos llama a dar de lo que se nos ha dado, pero si no conocemos aquello que se nos ha encomendado y brindado por el poder del Espíritu Santo, no sabremos como obrar ante la necesidad de aquellos con quien Dios nos cruza en el camino. Muchos sentimos la necesidad de ayudar a los desvalidos, pero ni con todas nuestras posesiones podríamos lograr seguramente algo significativo, de allí que se nos llame a servir con lo que tenemos, lo que disponemos y lo que Dios nos da, es entonces que Dios puede obrar a través de un corazón dispuesto para servir.
Act 3:7  Y tomándolo por la mano derecha,  lo levantó.  Al instante los pies y los tobillos del hombre cobraron fuerza.
Act 3:8  De un salto se puso en pie y comenzó a caminar.  Luego entró con ellos en el templo con sus propios pies,  saltando y alabando a Dios.
Pedro sin dar lugar a cualquier tipo de duda o cuestionamiento le toma y le levanta, mientras le levanta el poder de Dios obra en sanidad sobre aquel desvalido fortaleciendo su cuerpo hasta colocarse en pie y acto seguido comenzó a caminar. Ahora sano en su cuerpo entra al tempo con jubilo y muestra de alegría, alabando a Dios. Vemos obrando este milagro por la fe del apóstol y no por medio de la fe del paralitico, mostrándonos una vez mas el poder de la fe. La respuesta a un milagro como este no es otra que la alabanza para Dios, reconociendo con alegría su poder y misericordia, recordándonos que basta con acercarse a la puerta del templo para recibir la misericordia de Dios.
Act 3:9  Cuando todo el pueblo lo vio caminar y alabar a Dios,
Act 3:10  lo reconocieron como el mismo hombre que acostumbraba pedir limosna sentado junto a la puerta llamada Hermosa,  y se llenaron de admiración y asombro por lo que le había ocurrido.
Todos se dieron cuenta de lo sucedido, muchos le reconocieron como el hombre lisiado que llevaba toda su vida al lado de la puerta, ahora tanto espiritual como físicamente tenia entrada al templo de Dios. Esto llenó de admiración y asombro a los que observaban pues jamás habían visto algo como esto y menos después de que Jesús había muerto.
Act 3:11  Mientras el hombre seguía aferrado a Pedro y a Juan,  toda la gente,  que no salía de su asombro,  corrió hacia ellos al lugar conocido como Pórtico de Salomón.
Lo sucedido había causado tal sorpresa en este hombre que continuaba aferrándose a los apóstoles, como quien no quiere perder su bendición, mientras los apóstoles se habían adentrado en el templo, vieron entonces como las personas que estaban en el templo corrían y se agolpaban hacia ellos.
Act 3:12  Al ver esto,  Pedro les dijo:  "Pueblo de Israel,  ¿por qué les sorprende lo que ha pasado?  ¿Por qué nos miran como si,  por nuestro propio poder o virtud,  hubiéramos hecho caminar a este hombre?
Pedro viendo lo sucedido procura que la gente no enfoque sus ojos ni en ellos, ni en el milagro, así que toma la palabra y les pregunta cuestionando su sorpresa ante lo sucedido, como si ellos buscaran tal atención. Allí mismo reconoce que no es por su propio poder o virtud que este hombre ha sido sanado, sino que esto proviene de Dios. Cuanta humildad en estos maravillosos hombres que en vez de auto exaltarse procuran glorificar a Dios. El énfasis del cristianismo jamás han sido los milagros, sino la exaltación y glorificación de Dios. Este alboroto a sorprendido a todos, quienes seguramente jamás habían visto que alguien entrara al templo con tal jolgorio, sacándoles de su rutina religiosa monótona y aburrida. También nos recuerda como el salmo 100:4 que debiéramos entrar al templo de Dios con acciones de gracias, alabanza y bendiciendo su nombre.
Act 3:13  El Dios de Abraham,  de Isaac y de Jacob,  el Dios de nuestros antepasados,  ha glorificado a su siervo Jesús.  Ustedes lo entregaron y lo rechazaron ante Pilato,  aunque éste había decidido soltarlo.
Pedro usa la alusión a los patriarcas para llamar la atención sobre el Dios judío, el Dios de sus antepasados, no cualquier otro dios, sino el Dios en el que ellos decían creer, quien había glorificado y exaltado a Jesús, quien es nombrado como su servidor. Pedro inmediatamente les acusa de entregar y rechazar a Jesús ante Pilato, a pesar de que este procuraba soltarle, termino cumpliendo la voluntad del pueblo.
Act 3:14  Rechazaron al Santo y Justo,  y pidieron que se indultara a un asesino.
Quienes estaban allí supuestamente procuraban buscar a Dios, pero Pedro les acusa de rechazar y entregar al único Santo y Justo, mientras pidieron que se indultara a alguien culpable. Allí se refleja el sentido de justicia del religioso que procura siempre su bienestar antes que la verdad.
Act 3:15  Mataron al autor de la vida,  pero Dios lo levantó de entre los muertos,  y de eso nosotros somos testigos.
Pedro les conduce a reconocer que son culpables de entregarle, rechazarle y darle muerte, pero a pesar de sus acciones Dios le exalto levantándolo de entre los muertos estando ellos como testigos oculares del evento. Este milagro condujo a los apóstoles para aprovechar la oportunidad para dar a conocer el testimonio del evangelio en la muerte y resurrección de Jesucristo. Pedro además usa un adjetivo para Jesús a quien llama el autor de vida, permitiéndonos entender que en Jesús habitaba el poder de Dios que le concedía la misma potestad junto con Dios el Padre de la autoría de vida tanto material como espiritual.
Act 3:16  Por la fe en el nombre de Jesús,  él ha restablecido a este hombre a quien ustedes ven y conocen.  Esta fe que viene por medio de Jesús lo ha sanado por completo,  como les consta a ustedes.
Su mensaje ahora se enfoca en la fe en Jesús, de quien proviene la sanidad que este hombre ha recibido. Y nos revela que es por medio de la fe en Jesús que podemos recibir sanidad.
Act 3:17  "Ahora bien,  hermanos,  yo sé que ustedes y sus dirigentes actuaron así por ignorancia.
Act 3:18  Pero de este modo Dios cumplió lo que de antemano había anunciado por medio de todos los profetas:  que su Mesías tenía que padecer.
Pedro entiende que la ignorancia a la verdad puede llevarnos a cometer los más grandes errores de nuestras vidas, de allí que reconoce que actuaran así por la falta de conocimiento. Además, nos revela que todos los libros proféticos hablan del mesías y su sufrimiento (Isaías 53). También nos permite comprender que el que no reconozcamos nuestra culpabilidad, no nos exime de nuestra responsabilidad.
Act 3:19  Por tanto,  para que sean borrados sus pecados,  arrepiéntanse y vuélvanse a Dios,
Aquí vemos como evangelizaban los apóstoles quienes declaraban al pueblo su pecado y luego daban a conocer a Jesucristo y su función como sacrificio para perdón de pecados por medio del arrepentimiento y el volverse a Dios.
Act 3:20  a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor,  enviándoles el Mesías que ya había sido preparado para ustedes,  el cual es Jesús.
Solo si existe un verdadero arrepentimiento que se evidencia con el volverse a Dios, vendrán tiempos de reposo de parte del Señor, por eso, no desfallezcamos al predicar el evangelio. Nuestra alma sin Dios vive constantemente agobiada por las circunstancias de la vida, de manera que vivir se constituye en un agotamiento constante a pesar de poder contar con todo lo que se quiere, la conciencia siempre esta presente para agobiar al pecador con su pecado y maldad.
Act 3:21  Es necesario que él permanezca en el cielo hasta que llegue el tiempo de la restauración de todas las cosas,  como Dios lo ha anunciado desde hace siglos por medio de sus santos profetas.
Seguramente todos se preguntarán porque este Jesús resucitado que les ha dado tal poder no está presente luego de su resurrección, así que Pedro responde a esa inquietud mostrándoles que Jesús necesariamente debe permanecer en el cielo hasta que llegue el tiempo de la restauración de todas las cosas tal cual los escritos proféticos lo revelaban. Aquí se nos revela el lugar en donde Cristo espera hasta la restauración de todas las cosas.
Act 3:22  Moisés dijo:  Él Señor su Dios hará surgir para ustedes,  de entre sus propios hermanos,  a un profeta como yo;  presten atención a todo lo que les diga.
Act 3:23  Porque quien no le haga caso será expulsado del pueblo.'
En efecto en el libro de Deuteronomio capitulo 18:15, 18, 19 encontramos lo escrito por Moisés en donde se nos recuerda el surgimiento de un profeta de entre su genealogía a quien debían prestar atención para no ser expulsados. Este profeta al que se refiere Moisés es Jesús quien vino como profeta y al que no le prestaron atención, por eso muchos fueron expulsados de la Israel espiritual en la cual ya no hay judío o gentil.
Act 3:24  "En efecto,  a partir de Samuel todos los profetas han anunciado estos días.
Como mencionamos anteriormente todos los libros proféticos anunciaron la venida del mesías, su vida, su ministerio, su muerte y resurrección.
Act 3:25  Ustedes,  pues,  son herederos de los profetas y del pacto que Dios estableció con nuestros antepasados al decirle a Abraham:  'Por medio de tu descendencia serán bendecidos todos los pueblos del mundo.'
También hace alusión a la herencia que como pueblo de Dios tenían por medio del pacto que Dios había establecido con Abraham, recordándoles las palabras de Genesis capitulo 22:18 en donde nos recuerda que el mesías vendría de la descendencia de Abraham, punto que Jesús cumplía.
Act 3:26  Cuando Dios resucitó a su siervo,  lo envió primero a ustedes para darles la bendición de que cada uno se convierta de sus maldades."
Y en cumplimiento con ese pacto Jesús resucito y fue enviado primeramente a los judíos para que se convirtieran de su pecado, arrepintiéndose y volviéndose a Dios.


lunes, 11 de marzo de 2019

PREDICA DOMINICAL - VISTAN DECOROSAMENTE



VISTAN DECOROSAMENTE

1Ti 2:9 En cuanto a las mujeres, quiero que ellas se vistan decorosamente, con modestia y recato, sin peinados ostentosos, ni oro, ni perlas ni vestidos costosos.

INTRODUCCION

No me gusta hablar de temas que solo atañen a las cosas exteriores, pero creo que es importante debido a que la misma escritura habla de ellas y sin lugar a dudas creo que ellas también son reflejo de las interiores. No vengo a decirles cómo deben vestir, pero si a decirles que su exterior es fiel reflejo de su interior.

La escritura debe ser predicada en todo su consejo, y como la escritura también habla de cómo vestir, es bueno que tomemos nota y que cuidemos nuestra forma de hacerlo. Este consejo en particular no es solo para las mujeres, sino también para los hombres.

Toda correcta forma de vestir surge en el interior, de nuestra intención al vestirnos. Todo surge con un propósito en nuestra mente, y puede que ese propósito no sea glorificar a Dios, sino que provenga de la vanidad.

Basta de usar este versículo para ultrajar a las mujeres o para manipularlas según nuestros prejuicios de lo que es o no correcto, revisémonos todos, y procuremos siempre obrar por los motivos correctos, no por manipulación, envidia u orgullo, cada quien se vista como mejor le parezca ante Dios, eso es algo que atañe a la conciencia de cada uno. No puede convertirse en una imposición para todos como la norma.

DESARROLLO

Vestir es algo que parece tan poco espiritual, banal y sin sentido, pero si lo miramos con detenimiento esto también tiene que ser discernido. Vestir es un reflejo de nuestro interior, conforme nos vestimos demostramos lo que sentimos, lo que vivimos o lo que pensamos. Un metalero o un rockero se visten de una forma particular, un profesional se viste de forma particular, un obrero se viste de cierta forma particular que nos hace reconocer desde lejos su oficio o gustos particulares. Así mismo el creyente debe hacerse notar ante la sociedad como alguien no sigue el modelo que el mundo, la moda, la vanidad o la belleza imponen, sino que viste decorosamente. Pero que significa vestir decorosamente? Algunas congregaciones imponen una forma de vestir particular, faldas para mujeres y pantalones para hombres y con ello creen cumplir a cabalidad con lo que enseñan. Pero la discusión no se define en la ropa que podemos o no podemos usar, sino en lo que significa vestir decorosamente y que surge en nuestro interior al hacerlo. Vestir decorosamente significa vestir de forma que se demuestre decencia y dignidad. Eso parece no representar ningún problema. Pero estamos seguros que estamos vistiendo decorosamente, con decencia y dignidad?, en ocasiones pienso que no.

Frecuentemente escucho aun a creyentes hablar de la ropa que usan, las cosas que visten y hasta lo que usan para hacer deporte, no pretendo con esto crear una norma o volverte legalista con respecto a lo que debes o no debes vestir. Pero debemos revisar que surge en nuestro interior al vestir. Que pensamientos surgen en tu cabeza al vestir o al comprar tu ropa?, lo haces para impresionar?, para llamar la atención de la gente?, para sentirte bien? Para que los demás te vean?, para que los demás te envidien?, porque los demás no pueden tener lo que tu si puedes?, es allí a donde debe apuntar este consejo de la escritura. Vestir decorosamente implica que en nuestro vestir no provenga de las razones o motivos equivocados.

Mientras estaba en las cosas del mundo solía vestirme con ropa costosa que no todos podían comprar, solía presumir de aquello que usaba y compraba, ropa de marca, perfumes de marca, zapatos de marca, con los cuales no solo pretendía sentirme superior a los demás, sino también mejor que ellos. Sentimientos que al revisarlos hoy los encuentro engreídos y llenos de vanidad. Algunas personas que conozco también hacían lo mismo, compraban ropa para alardear y para presumir, otras no solo presumían del valor o marca de sus prendas, sino también de su cuerpo y figura física. Si esto es lo que motiva tu vestir, seas hombre o mujer estas equivocado y debes seguir el consejo de la palabra.

CONCLUSION

El pueblo de Dios no se caracteriza por la ropa que usa, el cuerpo que tiene, ni por los lujos que se da, se reconoce por los frutos espirituales que evidencia, si bien la ropa no es lo más importante, lo que nos motiva a tenerla o usarla si es un tema importante a tratar y cuidar.

No importa la marca de ropa, el dinero que gastaste en lo que tienes lo que habla de tu vida espiritual, sino las motivaciones que surgen en ti para hacerlo. Si puedes comprar ropa costosa o barata eso no importa, lo que si importa y te insto a revisar es tu interior, que surge cuando te vistes o cuando compras tu ropa?

Si revisas y encuentras vanidad, orgullo, vanagloria o ego, busca por un tiempo tratar de no comprar la misma marca de ropa, de usar cosas más sencillas, solo como un ejercicio espiritual de abstenerte de cosas que no necesitas y de hacer un escrutinio de tus razones para vestir. No tienes que vestir como un monje, sino con tu ropa más sencilla. Te importa lo que piensan los demás? Allí hay vanidad. Te importa lo que surge en ti al usar prendas vistosas o costosas? Allí hay vanidad.

Al final recuerda este consejo: “Vístete como visten los demás, come lo que ellos comen, pero interiormente mantente separado de ellos”.

Oremos, Señor escudriña nuestros corazones y muéstranos la verdadera razón para usar joyas, la ropa que usamos y la forma en que nos vestimos, para que al hacerlo correctamente glorifiquemos tu nombre y todos puedan reconocerte a ti en nosotros, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe