martes, 3 de marzo de 2020

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 13



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 13:1  Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía,  profetas y maestros:  Bernabé,  Simón el que se llamaba Niger,  Lucio de Cirene,  Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca,  y Saulo.
Aquí vemos con claridad la evidencia de profetas y maestros en la iglesia como ministerios activos y edificantes. Este pequeño pasaje nos muestra la continuidad de los ministerios quienes participaban activamente en la iglesia y eran identificados con naturalidad.
Act 13:2  Ministrando éstos al Señor,  y ayunando,  dijo el Espíritu Santo:  Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.
También podemos ver el obrar del Espíritu Santo quien habla de forma que ellos puedan entender que Saulo y Bernabé han sido apartados para cumplir un propósito divino.
Act 13:3  Entonces,  habiendo ayunado y orado,  les impusieron las manos y los despidieron.
Vemos como el ayuno hacia parte activa de la oración y la ministración en la iglesia. Luego podemos ver en acción la imposición de manos con la cual se ordenaba a los creyentes para el ministerio o la obra que Dios le había encomendado.
Act 13:4  Ellos,  entonces,  enviados por el Espíritu Santo,  descendieron a Seleucia,  y de allí navegaron a Chipre.
Act 13:5  Y llegados a Salamina,  anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos.  Tenían también a Juan de ayudante.
El primer lugar al que llegaban a predicar eran las sinagogas de los judíos que vivían en aquellas tierras. Cumpliendo el propósito de llamar primeramente a judíos y luego a gentiles.
Act 13:6  Y habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos,  hallaron a cierto mago,  falso profeta,  judío,  llamado Barjesús,
Act 13:7  que estaba con el procónsul Sergio Paulo,  varón prudente.  Este,  llamando a Bernabé y a Saulo,  deseaba oír la palabra de Dios.
En estos versículos aparece el primer falso profeta a quien se le identifica como judío y mago, quien era cercano al gobernador de aquellas tierras, quien es nombrado por lucas como varón prudente seguramente ante sus palabras y decisiones. Este llama a Saulo (Pablo) y a Bernabé porque surgió en su corazón el anhelo de oír la palabra de Dios proclamada por estos hombres en sus tierras.
Act 13:8  Pero les resistía Elimas,  el mago  (pues así se traduce su nombre),  procurando apartar de la fe al procónsul.
Ahora el nombre de Barjesús (nombre judío) es cambiado por su nombre griego Elimas para que fuese más fácilmente reconocido como un falso profeta. Este como todo falso profeta esta bajo las ordenes del diablo quien le engaña con falsas profecías, sueños y visiones con las que procuran apartar a los ingenuos e ignorantes de la fe.
Act 13:9  Entonces Saulo,  que también es Pablo,  lleno del Espíritu Santo,  fijando en él los ojos,
Aquí aparece otra característica que se vuelve notoria y es la llenura del Espíritu Santo, como algo de lo que se participaba con frecuencia.
Act 13:10  dijo:  ¡Oh,  lleno de todo engaño y de toda maldad,  hijo del diablo,  enemigo de toda justicia!  ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?
Act 13:11  Ahora,  pues,  he aquí la mano del Señor está contra ti,  y serás ciego,  y no verás el sol por algún tiempo.  E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas;  y andando alrededor,  buscaba quien le condujese de la mano.
Cuanto poder vemos en la iglesia primitiva que ante el engaño de este falso profeta las palabras de Pablo retumban como trueno en la defensa de la fe, quien conociendo de antemano la voluntad de Dios por lo que le declara que el Señor esta contra él, y que será ciego, algo que se cumple inmediatamente ante los ojos del gobernador.
Act 13:12  Entonces el procónsul,  viendo lo que había sucedido,  creyó,  maravillado de la doctrina del Señor.
La doctrina o enseñanza fue acompañada de un acto del poder de Dios, con el que este falso profeta quedo en evidencia, seguramente no fue ciego permanentemente para que cuando volviera su vista este pudiera arrepentirse de su pecado. Fue entonces que el gobernador pudo creer y se maravillo ante la enseñanza que le presentaron Bernabé y Pablo.
Act 13:13  Habiendo zarpado de Pafos,  Pablo y sus compañeros arribaron a Perge de Panfilia;  pero Juan,  apartándose de ellos,  volvió a Jerusalén.
Aquí aparece Juan Marcos apartándose de ellos y volviendo a Jerusalén motivo por el cual Pablo luego no quiere llevarle a su siguiente viaje misionero porque había apostatado o apartado de la fe.
Act 13:14  Ellos,  pasando de Perge,  llegaron a Antioquía de Pisidia;  y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron.
Act 13:15  Y después de la lectura de la ley y de los profetas,  los principales de la sinagoga mandaron a decirles:  Varones hermanos,  si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo,  hablad.
Siendo sábado cuando llegaron a ese lugar procuraron entrar a la sinagoga mas cercana, escucharon la palabra y luego fueron invitados a participar de la exhortación para el pueblo.
Act 13:16  Entonces Pablo,  levantándose,  hecha señal de silencio con la mano,  dijo:  Varones israelitas,  y los que teméis a Dios,  oíd:
Act 13:17  El Dios de este pueblo de Israel escogió a nuestros padres,  y enalteció al pueblo,  siendo ellos extranjeros en tierra de Egipto,  y con brazo levantado los sacó de ella.
Pablo empieza su disertación hablando de la escogencia por parte de Dios del pueblo judío por medio de Abraham, Isaac y Jacob, cuya descendencia fue llevada a Egipto y posterior a su esclavitud fue sacada de allí por Moisés.
Act 13:18  Y por un tiempo como de cuarenta años los soportó en el desierto;
Aquí hace referencia a su salida de Egipto y su viaje por el desierto durante lo siguientes 40 años, siendo soportados por Dios ante su desobediencia.
Act 13:19  y habiendo destruido siete naciones en la tierra de Canaán,  les dio en herencia su territorio.
Encontramos luego la referencia a la entrada en la tierra prometida en donde tuvieron que enfrentar a siete naciones que les hicieron oposición y que ya ocupaban esos territorios pero que luego fueron destruidas con la ayuda de Dios, para que recibieran como herencia su territorio.
Act 13:20  Después,  como por cuatrocientos cincuenta años,  les dio jueces hasta el profeta Samuel.
Pasa entonces hasta los jueces y Samuel, como recordatorio de estos tiempos en los que Dios en contestación a sus ruegos les envió jueces para librarlos de sus enemigos.
Act 13:21  Luego pidieron rey,  y Dios les dio a Saúl hijo de Cis,  varón de la tribu de Benjamín,  por cuarenta años.
Llega hasta el tiempo en que el pueblo pidió un rey a Dios y se les cumplió con Saúl por 40 años.
Act 13:22  Quitado éste,  les levantó por rey a David,  de quien dio también testimonio diciendo:  He hallado a David hijo de Isaí,  varón conforme a mi corazón,  quien hará todo lo que yo quiero.
Luego va a David quien Dios levanto como rey y de quien Dios dio testimonio diciendo que era un varón conforme a su corazón.
Act 13:23  De la descendencia de éste,  y conforme a la promesa,  Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel.
Para terminar, llegando hasta Jesús a quien nombra como descendiente de David conforme a la promesa, y a quien llama salvador de Israel. Pablo hace una gran introducción para llegar a Cristo, todo con el animo de que el pueblo reconociera que la voluntad de Dios siempre se había cumplido conforme a sus designios y ahora también se había cumplido el tiempo de salvación por medio de Cristo.
Act 13:24  Antes de su venida,  predicó Juan el bautismo de arrepentimiento a todo el pueblo de Israel.
Si nos adentramos en la predicación de Pablo, el hace un resumen claro de la historia de Israel desde los patriarcas hasta su actualidad, llegando a Jesús, luego menciona a Juan bautista quien predico sobre arrepentimiento como preparación a la venida del salvador.
Act 13:25  Mas cuando Juan terminaba su carrera,  dijo:  ¿Quién pensáis que soy?  No soy yo él;  mas he aquí viene tras mí uno de quien no soy digno de desatar el calzado de los pies.
Terminando con el ultimo personaje de su disertación, habla sobre como este mismo hablo de alguien que venía detrás de él y del cual no era digno ni siquiera de desatar su calzado, todo esto para mostrar la importancia de Cristo.
Act 13:26  Varones hermanos,  hijos del linaje de Abraham,  y los que entre vosotros teméis a Dios,  a vosotros es enviada la palabra de esta salvación.
Pablo apela a los judíos como pueblo hijo del linaje de Abraham, y a aquellos temerosos de Dios, como aquellos escogidos para recibir esta palabra de salvación.
Act 13:27  Porque los habitantes de Jerusalén y sus gobernantes,  no conociendo a Jesús,  ni las palabras de los profetas que se leen todos los días de reposo,  las cumplieron al condenarle.
Ahora habla del cumplimiento de las profecías que se dieron del mesías sobre la condena que su mismo pueblo impondría sobre él.
Act 13:28  Y sin hallar en él causa digna de muerte,  pidieron a Pilato que se le matase.
Jesús seria muerto sin que fuese culpable de algo digno de tal condena, influyeron sobre Pilato el gobernante Romano.
Act 13:29  Y habiendo cumplido todas las cosas que de él estaban escritas,  quitándolo del madero,  lo pusieron en el sepulcro.
Y todo esto para cumplir lo que de él estaba escrito como testimonio fidedigno de quien decía ser y de aquel a quien Pablo esta presentando.
Act 13:30  Mas Dios le levantó de los muertos.
Esta parte de su discurso debió haber causado mucha impresión, sobretodo en aquellos que creían en la resurrección de los muertos.
Act 13:31  Y él se apareció durante muchos días a los que habían subido juntamente con él de Galilea a Jerusalén,  los cuales ahora son sus testigos ante el pueblo.
Primero hablo de la historia del pueblo judío, luego de la muerte de Cristo, luego de su resurrección y por último de su aparición ante los discípulos, quienes ahora se habían convertido en testigos. Todo esto en cumplimiento de las escrituras.
Act 13:32  Y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa hecha a nuestros padres,
Ahora ellos aunque no fueron parte de los discípulos, se encuentra anunciando este mensaje de salvación en cumplimiento a la promesa de salvación.
Act 13:33  la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos,  a nosotros,  resucitando a Jesús;  como está escrito también en el salmo segundo:  Mi hijo eres tú,  yo te he engendrado hoy.
Y esta promesa claramente encontraba su cumplimiento en Jesucristo y para certificar lo dicho les presenta el salmo 2:7, como una evidencia contundente de su testimonio ante ellos.
Act 13:34  Y en cuanto a que le levantó de los muertos para nunca más volver a corrupción,  lo dijo así:  Os daré las misericordias fieles de David.
Continua mostrando la evidencia escritural que demostraba la fidelidad de Dios para con Jesucristo quien pertenecía a la descendencia de David, por lo que incluye aquí la cita de Isaías 55:3.
Act 13:35  Por eso dice también en otro salmo:  No permitirás que tu Santo vea corrupción.
Nuevamente alude a otro salmo para dar claridad e importancia al mensaje que quiere compartirles, es el salmo 2:27.
Act 13:36  Porque a la verdad David,  habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios,  durmió,  y fue reunido con sus padres,  y vio corrupción.
Obviamente David había muerto luego de servir a su pueblo, así que el vio la corrupción que hacia referencia a la muerte, por lo tanto el no era de quien hablaba el salmo 2:27, tenia que ser de alguien más.
Act 13:37  Mas aquel a quien Dios levantó,  no vio corrupción.
De este ser es de quien Pablo esta hablando, pues Jesús aunque murió físicamente, también resucito al tercer día.
Act 13:38  Sabed,  pues,  esto,  varones hermanos:  que por medio de él se os anuncia perdón de pecados,
Y es por medio de Jesucristo de quien se anuncia perdón de pecados y un mensaje que era muy importante y claro para los judíos de aquel tiempo.
Act 13:39  y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados,  en él es justificado todo aquel que cree.
Ahora hace referencia a la imposibilidad de la ley para justificar a quien la práctica, pero les muestra una mejor forma de ser justificados de sus pecados por medio de la fe.
Act 13:40  Mirad,  pues,  que no venga sobre vosotros lo que está dicho en los profetas:
Act 13:41  Mirad,  oh menospreciadores,  y asombraos,  y desapareced;
 Porque yo hago una obra en vuestros días,
 Obra que no creeréis,  si alguien os la contare.
Nuevamente hace alusión a otra referencia profética (Habacuc 1:5) del mensaje que se les esta compartiendo el cual no todos creerían pues menospreciarían el sacrificio expiatorio de Cristo.
Act 13:42  Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos,  los gentiles les rogaron que el siguiente día de reposo les hablasen de estas cosas.
Estos gentiles que aparecen aquí es muy probable que se trate de prosélitos o seguidores del judaísmo, quienes pidieron que en la siguiente reunión sabatina les volviesen a hablar de Cristo.
Act 13:43  Y despedida la congregación,  muchos de los judíos y de los prosélitos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé,  quienes hablándoles,  les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios.
Después de salir una gran cantidad de judíos, no todos, junto con estos creyentes gentiles del judaísmo que se conocen como prosélitos siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes les persuadieron para que siguieran en la gracia y ya no bajo la ley.
Act 13:44  El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios.
Ahora podemos ver la convicción que surgió en aquella ciudad luego de la predicación del evangelio, donde muchos se acercaron para oír la palabra.
Act 13:45  Pero viendo los judíos la muchedumbre,  se llenaron de celos,  y rebatían lo que Pablo decía,  contradiciendo y blasfemando.
Era claro que el mensaje predicado por Pablo y Bernabé no iba a ser bien recibido por algunos judíos, quienes llenos de celo mal intencionado, trataron de rebatir blasfemando (el escritor no nos da claridad si solo blasfemaban contra ellos o contra Dios, pero se cree que solo blasfemaban contra ellos) y contradiciéndoles en todo lo que enseñaban. Quien no abre su corazón para recibir la verdad, se vuelve en su contra.
Act 13:46  Entonces Pablo y Bernabé,  hablando con denuedo,  dijeron:  A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios;  mas puesto que la desecháis,  y no os juzgáis dignos de la vida eterna,  he aquí,  nos volvemos a los gentiles. Hablaron con entendimiento y
Fue entonces que bajo la inspiración del Espíritu Santo Pablo y Bernabé les comentan que Dios ofreció su salvación primeramente a los judíos pero al estos rechazarla voluntariamente, ellos se volvieron a los gentiles quienes abrazaron la verdad sin tanto conflicto.
Act 13:47  Porque así nos ha mandado el Señor,  diciendo:
 Te he puesto para luz de los gentiles,
 A fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.
Y les recita el pasaje de Isaías 49:6 en donde claramente se evidencia que Dios llamaba al pueblo judío para que se convirtiera en luz para los gentiles, de modo que la salvación de Dios fuera predicada hasta el último rincón de la tierra.
Act 13:48  Los gentiles,  oyendo esto,  se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor,  y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.
Quienes escucharon lo que Dios había planeado de antemano ante el rechazo del evangelio por parte de los judíos se alegraron y daban gloria a Dios y creyeron todos los que de antemano Dios sabía que reconocerían a Cristo. El escritor nos hace claridad en cuanto al hecho de que creyeron todos los que habían sido elegidos para vida eterna, pero esto no es solo un acto de la soberanía de Dios, sino que también habla de su presciencia (1Ped 1:2), pues Dios ya sabía quiénes habrían de creer en Cristo, tal cual como la escritura nos menciona él ya conocía quienes habrían de elegirle (Efesios 1:4).
Act 13:49  Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia.
Y fue así como la palabra se difundió por toda aquella región, a través de aquellos que creyeron y se convirtieron en propagadores de la palabra que escucharon.
Act 13:50  Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas,  y a los principales de la ciudad,  y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé,  y los expulsaron de sus límites.
Los judíos eran personas poderosas con gran influencia, así que no tardaron en instigar contra ellos a las personas importante de la ciudad, quienes procuraron perseguir a Pablo y Bernabé, para terminar expulsándolos de su tierra.
Act 13:51  Ellos entonces,  sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies,  llegaron a Iconio.
Ellos recordaban la instrucción que el mismo Cristo había dado a sus discípulos en Marcos 6:11, en donde les pedía que donde no sean recibidos o escuchados se sacudieran el polvo de sus pies como testimonio en su contra.
Act 13:52  Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.
Pero mas allá del inconveniente suscitado por los judíos y las autoridades de aquel lugar, el evangelio ya se había propagado y el mensaje ya se había entregado, quienes creyeron ahora debían perseverar en la gracia, por lo que quienes se volvieron discípulos se llenaron de gozo y no solo de alegría sino también del Espíritu Santo.



martes, 4 de febrero de 2020

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 12



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 12:1  En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles.
El Herodes que se menciona aquí es nieto de Herodes el Grande, e hijo de Aristóbulo. En este tiempo reinó sobre todos los dominios de su padre. Algunos eruditos observan la exactitud del escritor de Hechos quien se cree fue Lucas como historiador pues menciona hechos claramente reconocibles por medio de la historia y la arqueología. Y este no es un hecho aislado sino que hacía treinta años para esta fecha no había rey en Jerusalén que ejerciera autoridad suprema sobre la Judea, ni lo hubo jamás después, salvo durante los últimos tres años de la vida de Herodes, época en la cual tuvieron lugar los eventos de este capítulo.
Act 12:2  Y mató a espada a Jacobo,  hermano de Juan.
Aquí aparece el segundo mártir de la iglesia luego de Esteban, Jacobo muere decapitado.
Act 12:3  Y viendo que esto había agradado a los judíos,  procedió a prender también a Pedro.  Eran entonces los días de los panes sin levadura.
El perseguir a la iglesia y dar muerte a Jacobo pareció congraciarle con los judíos, por lo que continuo la persecución hasta capturar a Pedro mientras se celebraba la fiesta de los panes sin levadura comienzo de la fiesta pascual.
Act 12:4  Y habiéndole tomado preso,  le puso en la cárcel,  entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno,  para que le custodiasen;  y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua.
Esto no es normal, Pedro fue confiscado bajo un fuerte grado de aseguramiento para que seguramente no se escabullera o fuera ayudado, queriendo darle muerte luego de concluida la pascua.
Act 12:5  Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel;  pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.
Es grandioso ver a la iglesia unida en oración por Pedro. La persecución y las dificultades siempre harán que los creyentes se vuelvan con más fervor y desesperación a Dios.
Act 12:6  Y cuando Herodes le iba a sacar,  aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados,  sujeto con dos cadenas,  y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel.
Lucas nos permite ver tal cual como se encontraba Pedro en la cárcel, con cadenas que le sujetaban y guardas que custodian la puerta de su celda.
Act 12:7  Y he aquí que se presentó un ángel del Señor,  y una luz resplandeció en la cárcel;  y tocando a Pedro en el costado,  le despertó,  diciendo:  Levántate pronto.  Y las cadenas se le cayeron de las manos.
Con todo detalle se nos comenta lo sucedido, un ángel del Señor aparece en la cárcel de forma resplandeciente y levanta a Pedro tocándole, luego le pide que se levante de allí mientras sus cadenas caen sobrenaturalmente de sus manos.
Act 12:8  Le dijo el ángel:  Cíñete,  y átate las sandalias.  Y lo hizo así.  Y le dijo:  Envuélvete en tu manto,  y sígueme.
Pedro sigue las instrucciones que el ángel le da, mientras le sigue.
Act 12:9  Y saliendo,  le seguía;  pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel,  sino que pensaba que veía una visión.
Es interesante que aunque Pedro claramente estaba experimentando todo lo que veía, creía que se trataba de una visión y no de la realidad. La experiencia espiritual es tan extraordinaria que parece sacada de la realidad.
Act 12:10  Habiendo pasado la primera y la segunda guardia,  llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad,  la cual se les abrió por sí misma;  y salidos,  pasaron una calle,  y luego el ángel se apartó de él.
De forma poderosa el ángel enviado por Dios obro sobrenaturalmente para liberar a Pedro, sacándole de la cárcel. Aquí vemos a Dios interviniendo sobre la humanidad de Pedro, mostrándole su cuidado y protección.
Act 12:11  Entonces Pedro,  volviendo en sí,  dijo:  Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel,  y me ha librado de la mano de Herodes,  y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba.
Pedro se encuentra en shock ante lo sucedido, cualquiera lo estaría, luego vuelve en si y reconoce que el Señor ha enviado su ángel para librarlo de la muerte.
Act 12:12  Y habiendo considerado esto,  llegó a casa de María la madre de Juan,  el que tenía por sobrenombre Marcos,  donde muchos estaban reunidos orando.
Pedro anonadado ante lo ocurrido lo pone en consideración y medita sobre ello y luego va a donde María tía de Bernabé quien es conocida como la Madre de Juan. Aparece aquí Marcos el escritor del segundo evangelio que aparece en el N.T.
Act 12:13  Cuando llamó Pedro a la puerta del patio,  salió a escuchar una muchacha llamada Rode,
Act 12:14  la cual,  cuando reconoció la voz de Pedro,  de gozo no abrió la puerta,  sino que corriendo adentro,  dio la nueva de que Pedro estaba a la puerta.
Pedro no se acerca por la puerta principal para no exponerse ante el público, por lo que busca entrar por la puerta del patio. Quien debe abrirle sale corriendo de la emoción a avisarle a todos quien está allí.
Act 12:15  Y ellos le dijeron:  Estás loca.  Pero ella aseguraba que así era.  Entonces ellos decían:  ¡Es su ángel!
Parece ser que nadie le creyó, pues sabían que se encontraba preso y que por mas que ellos quisieran y pidieran a Dios por su libertad, era improbable que Pedro estuviese allí, por lo que apelan a la palabra ángel, que significa mensajero, creyendo que quien estaba afuera había sido enviado por Pedro. Aunque algunos también creen que hace referencia a la superstición judía que creía que cada persona tenia su propio ángel y que en algunos casos podía tomar su apariencia.
Act 12:16  Mas Pedro persistía en llamar;  y cuando abrieron y le vieron,  se quedaron atónitos.
Pedro tuvo que insistir llamando a la puerta para que le abrieran y cuando le vieron cual seria la sorpresa de todos, de que allí mismo, en persona se hallaba el apóstol que había sido encarcelado.
Act 12:17  Pero él,  haciéndoles con la mano señal de que callasen,  les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel.  Y dijo:  Haced saber esto a Jacobo y a los hermanos.  Y salió,  y se fue a otro lugar.
Ante el asombro y el bullicio de su aparición milagrosa, tuvo que pedir que hicieran silencio, fue entonces que pudo contarles como el Señor le había sacado asombrosamente de aquel lugar. Allí mismo pidió que le fuera informado esto a Jacobo y al resto de los hermanos.
Act 12:18  Luego que fue de día,  hubo no poco alboroto entre los soldados sobre qué había sido de Pedro.
Cuanta algarabía debe haberse hecho ante la asombrosa desaparición de un preso, sobretodo uno reconocido como Pedro.
Act 12:19  Mas Herodes,  habiéndole buscado sin hallarle,  después de interrogar a los guardas,  ordenó llevarlos a la muerte.  Después descendió de Judea a Cesarea y se quedó allí.
El rey Herodes Agripa reino del 37-44 d.C. y fue nieto de Herodes el Grande, este busco a Pedro, pero no pudo hallarle, así que interrogo a los guardias sobre como Pedro pudo haberse escapado de allí, al encontrarse con tal cantidad de vigilancia, luego ordeno matarles y volvió a Cesarea.
Act 12:20  Y Herodes estaba enojado contra los de Tiro y de Sidón;  pero ellos vinieron de acuerdo ante él,  y sobornado Blasto,  que era camarero mayor del rey,  pedían paz,  porque su territorio era abastecido por el del rey.
Act 12:21  Y un día señalado,  Herodes,  vestido de ropas reales,  se sentó en el tribunal y les arengó.
Act 12:22  Y el pueblo aclamaba gritando:  ¡Voz de Dios,  y no de hombre!
Act 12:23  Al momento un ángel del Señor le hirió,  por cuanto no dio la gloria a Dios;  y expiró comido de gusanos.
Act 12:24  Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba.
Act 12:25  Y Bernabé y Saulo,  cumplido su servicio,  volvieron de Jerusalén,  llevando también consigo a Juan,  el que tenía por sobrenombre Marcos.
El capitulo termina con la fulminante muerte de Herodes Agripa, quien alega ante el pueblo, el cual pide vos de Dios y no de Hombre, y es herido por un ángel, cuya intervención sobrenatural termina con la muerte de un ser humano por voluntad divina a causa de no dar gloria a Dios. Quien trato de instigar a muerte al apóstol y perseguir a la iglesia, termina miserablemente su vida. Mientras la palabra del Señor crece y se multiplica en todas partes, Bernabé y Saulo cumplen su servicio en compañía de Marcos, quien en realidad se llamaba Juan, primo de Bernabé, escritor del evangelio según Marcos. 



jueves, 16 de enero de 2020

ESTUDIO BIBLICO HECHOS 8



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 8:1  Y Saulo estaba allí,  aprobando la muerte de Esteban.  Aquel día se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén,  y todos,  excepto los apóstoles,  se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.
Nuevamente aparece Saulo, y es descrito como alguien que aprueba la muerte de Esteban, mostrando su condición de dureza espiritual y celo por la Torá. Este evento fue aprovechado por los lideres religiosos para propagar una persecución sobre la iglesia en toda Jerusalén, lo que hizo que la iglesia se dispersara en las regiones aledañas, pero los apóstoles permanecieron firmes allí.
Act 8:2  Unos hombres piadosos sepultaron a Esteban e hicieron gran duelo por él.
Hombres piadosos, probablemente judíos, no cristianos, sepultaron a Esteban y se afligieron por su muerte. Es evidente que la escritura hace notorio la piedad en hombres judíos también.
Act 8:3  Saulo,  por su parte,  causaba estragos en la iglesia:  entrando de casa en casa,  arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.
Saulo se convierte entonces en perseguidor de la iglesia, siendo capaz de ingresar en los hogares para llevar a la cárcel a todos aquellos que contradicen su verdad.
Act 8:4  Los que se habían dispersado predicaban la palabra por dondequiera que iban.
La iglesia jamás permanece estática y el resultado de ser movida por la persecución, fue que el mensaje empezó a ser predicado por donde quiera que iban.
Act 8:5  Felipe bajó a una ciudad de Samaria y les anunciaba al Mesías.
Felipe el apóstol es otro de aquellos que empezó a anunciar las buenas nuevas del Mesías fuera de Jerusalén, lo que Cristo les había dicho de ser testigos en Jerusalén y Samaria se estaba cumpliendo.
Act 8:6  Al oír a Felipe y ver las señales milagrosas que realizaba,  mucha gente se reunía y todos prestaban atención a su mensaje.
Las señales milagrosas eran usadas por Dios para confirmar su mensaje, de modo que todos prestaran atención y escucharan el mensaje de salvación por medio de Cristo.
Act 8:7  De muchos endemoniados los espíritus malignos salían dando alaridos,  y un gran número de paralíticos y cojos quedaban sanos.
Estas señales incluían liberaciones, y sanidades que eran evidentes para quienes las experimentaban y para aquellos que eran espectadores.
Act 8:8  Y aquella ciudad se llenó de alegría.
Fue tanto el despliegue de Felipe al ser usado por Dios que toda la ciudad se lleno de alegría. La sola presencia de un Apóstol logro que toda una ciudad se gozara en Dios.
Act 8:9  Ya desde antes había en esa ciudad un hombre llamado Simón que,  jactándose de ser un gran personaje,  practicaba la hechicería y asombraba a la gente de Samaria.
El escritor de Hebreos luego pasa a comentarnos la aparición de un hombre llamado Simón quien alardeaba de ser una gran persona, por medio de la magia se ganaba la admiración de la gente. He aquí un hombre que se creía con gran fama y renombre por medio de la practica de la magia o hechicería como también puede ser traducida esta palabra.
Act 8:10  Todos,  desde el más pequeño hasta el más grande,  le prestaban atención y exclamaban:  "¡Este hombre es al que llaman el Gran Poder de Dios!"
Era tal su fama que le habían llamado el “gran poder de Dios”, así que podemos imaginar cuan asombrados debía tener a los samaritanos.
Act 8:11  Lo seguían porque por mucho tiempo los había tenido deslumbrados con sus artes mágicas.
Sus actos mágicos habían asombrado a muchos en aquella población, así que de seguro tenia una gran cantidad de seguidores.
Act 8:12  Pero cuando creyeron a Felipe,  que les anunciaba las buenas nuevas del reino de Dios y el nombre de Jesucristo,  tanto hombres como mujeres se bautizaron.
Pero muchos de sus seguidores le abandonaron al creer al apóstol Felipe y en obediencia a Dios se bautizaron abandonado toda obra de las tinieblas.
Act 8:13  Simón mismo creyó y,  después de bautizarse,  seguía a Felipe por todas partes,  asombrado de los grandes milagros y señales que veía.
Aun el mismo mago o hechicero creyó al mensaje de Felipe y se bautizó, y asombrado por lo que veía ocurrir por manos de Felipe le seguía a todas partes.
Act 8:14  Cuando los  apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de que los samaritanos habían aceptado la palabra de Dios,  les enviaron a Pedro y a Juan.
Los apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de la obra de Dios en Samaria, así que decidieron enviar a Pedro y a Juan para que confirmaran aquel testimonio de la iglesia.
Act 8:15  Éstos,  al llegar,  oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo,
La gente se arrepentía, creía y luego era bautizada para arrepentimiento en agua, pero al llegar los apóstoles Pedro y Juan empezaron a dar el Espíritu Santo por medio de la imposición de manos, lo que algunos consideran el bautismo por fuego o por el Espíritu Santo (Mat 3:11).
Act 8:16  porque el Espíritu aún no había descendido sobre ninguno de ellos;  solamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.
Aquí encontramos la primera referencia al bautismo de forma diferente a como fue establecido por Cristo mismo (Mat 28:19), por medio de la formula en el nombre de Jesús, algunos no están de acuerdo en esta fórmula, pues ponen por encima la establecida por Cristo mismo, formula que en gran parte ha practicado siempre la cristiandad. Pero eso no quiere decir que este mal, o que no sea bíblica, pues ambas se encuentran en las escrituras.
Act 8:17  Entonces Pedro y Juan les impusieron las manos,  y ellos recibieron el Espíritu Santo.
Como podemos ver, claramente el que recibieran el Espíritu Santo sucedía por medio de la imposición de manos. No por medio de la conversión, ni del bautismo, lo cual lo separa como un hecho notoriamente diferente y necesario para el creyente.
Act 8:18  Al ver Simón que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo,  les ofreció dinero
Simón el mago es un nuevo convertido, ha creído, pero su naturaleza aun no ha sido reformada, así que el hace uso de sus propias artimañas para hacerse al poder de estos hombres y les ofrece dinero.
Act 8:19  y les pidió:  --Denme también a mí ese poder,  para que todos a quienes yo les imponga las manos reciban el Espíritu Santo.
Pide que ese poder que ha visto obrar por medio de Felipe y ahora por medio de los apóstoles Pedro y Juan sea suyo, como si por medios terrenales este poder pudiera ser conseguido.
Act 8:20  --¡Que tu dinero perezca contigo --le contestó Pedro--,  porque intentaste comprar el don de Dios con dinero!
Claramente recibe una fuerte reprensión por parte de Pedro, quien le dice que su dinero perezca con él, pues el don gratuito de Dios no puede ser comprado con nada de esta tierra, menos con dinero.
Act 8:21  No tienes arte ni parte en este asunto,  porque no eres íntegro delante de Dios.
Ahora Pedro revela el corazón de este hombre quien a pesar de haber creído y bautizado no hay integridad en él.
Act 8:22  Por eso,  arrepiéntete de tu maldad y ruega al Señor.  Tal vez te perdone el haber tenido esa mala intención.
Es por eso, que le pide que se arrepienta de su falta de integridad y ruegue a Dios por misericordia, así tal vez pueda ser perdonado por tan mala intención en su corazón.
Act 8:23  Veo que vas camino a la amargura y a la esclavitud del pecado.
Su camino había sido minado por falta de integridad debido a su mala intención, esto según Pedro nos conduce a amargura y esclavitud del pecado. Vemos como un hombre que ha creído, luego pervierte el camino por su mala intención, lo cual pervierte su corazón y le conduce de nuevo a ser esclavo del pecado.
Act 8:24  --Rueguen al Señor por mí --respondió Simón--,  para que no me suceda nada de lo que han dicho.
Al parecer la dura exhortación de Pedro hizo que Simón el mago se arrepintiera, por lo que pidió que intercedieran en oración por él, pues las consecuencias de su pecado ahora se cernían sobre el y el temor de Dios se apodero de su corazón.
Act 8:25  Después de testificar y proclamar la palabra del Señor,  Pedro y Juan se pusieron en camino de vuelta a Jerusalén,  y de paso predicaron el evangelio en muchas poblaciones de los samaritanos.
Dios uso a estos apóstoles para dar testimonio de la verdad y la palabra en toda samaria y sus poblaciones cercanas, por lo que luego se dispusieron para ir a Jerusalén para contar todo lo sucedido.
Act 8:26  Un ángel del Señor le dijo a Felipe:  "Ponte en marcha hacia el sur,  por el camino del desierto que baja de Jerusalén a Gaza."
Un enviado del Señor, probablemente un Ángel, que se diferencia claramente de la referencia al Ángel del Señor del A.T. en la preposición “un”, que hace relación a uno de varios. Este ángel o enviado habla a Felipe, quien puede escucharlo y sigue su orden tal cual le fue confiada. Vemos como la intervención divina hace que un apóstol pueda cumplir un propósito por medio de uno de sus ángeles.
Act 8:27  Felipe emprendió el viaje,  y resulta que se encontró con un etíope eunuco,  alto funcionario encargado de todo el tesoro de la candace,  reina de los etíopes.  Éste había ido a Jerusalén para adorar
Act 8:28  y,  en el viaje de regreso a su país,  iba sentado en su carro,  leyendo el libro del profeta Isaías.
Felipe sin poner excusas inmediatamente emprendió el viaje y en este se encuentra a un eunuco (persona que ha sido castrada en su niñez para cuidar de mujeres de la realeza) etíope, quien era un alto funcionario del gobierno de la Candace (Este era el nombre de familia de las reinas del Egipto Superior, como el Faraón, el César, etc.), era el encargado de cuidar y proteger el tesoro de la reina y seguramente se había convertido al judaísmo de modo que había ido a celebrar la fiesta del pentecostés en Jerusalén. De regreso, se encontraba leyendo el libro de Isaías y se encuentra con Felipe.
Act 8:29  El Espíritu le dijo a Felipe:  "Acércate y júntate a ese carro."
Ahora Felipe escucha la voz clara del Espíritu Santo diciéndole un mensaje que le conduciría a acercarse al carro del funcionario etíope. Es claro que Felipe escucho hablar al Espíritu Santo, así como escucho claramente al Ángel, lo cual hace notoria tanto la intervención de los ángeles, como la del Espíritu Santo en la iglesia neotestamentaria.
Act 8:30  Felipe se acercó de prisa al carro y,  al oír que el hombre leía al profeta Isaías,  le preguntó:  --¿Acaso entiende usted lo que está leyendo?
Felipe escucha que este hombre lee seguramente en voz alta al profeta, se apresura a preguntarle si e comprende lo que esta leyendo.
Act 8:31  --¿Y cómo voy a entenderlo --contestó-- si nadie me lo explica?  Así que invitó a Felipe a subir y sentarse con él.
El etíope claramente no entendía lo que leía, así que invita a subir al carro para que le compartiera su conocimiento.
Act 8:32  El pasaje de la Escritura que estaba leyendo era el siguiente:  "Como oveja fue llevado al matadero;  y como cordero que permanece mudo ante su trasquilador,  no abrió la boca.
Act 8:33  Lo humillaron y no le hicieron justicia.  ¿Quién describirá su descendencia?  Porque su vida fue arrancada de la tierra."
Encontramos que el pasaje que leía era Isaías 53:7-8, en donde el profeta habla del Mesías.
Act 8:34   --Dígame usted,  por favor,  ¿de quién habla aquí el profeta,  de sí mismo o de algún otro?  --le preguntó el eunuco a Felipe
Aunque no comprendía de todo el pasaje, su pregunta revela la intención de conocer la verdad sobre lo que el profeta estaba hablando.
Act 8:35  Entonces Felipe,  comenzando con ese mismo pasaje de la Escritura,  le anunció las buenas nuevas acerca de Jesús.
Felipe aprovecho su hambre de conocimiento para saciarla por medio de la escritura y le anuncia que de quien hablan las escrituras en ese pasaje es sobre el Mesías, Jesucristo.
Act 8:36  Mientras iban por el camino,  llegaron a un lugar donde había agua,  y dijo el eunuco:  --Mire usted,  aquí hay agua.  ¿Qué impide que yo sea bautizado?
Mientras andaban en el carro del eunuco, llegaron a un lugar donde corría el agua, probablemente un riachuelo, nótese que Felipe seguramente ya le había explicado la palabra y con ella los fundamentos de la fe, para que este hombre pidiera ser bautizado, primero preguntando que le impedía hacerlo.
Act 8:37  Act 8:37  Felipe dijo:  Si crees de todo corazón,  bien puedes.  Y respondiendo,  dijo:  Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.
(Este versículo falta en los mejores manuscritos y en las versiones más venerables del Nuevo Testamento. Parece haber sido interpolado de los formularios que se adoptaron para el bautismo.)
Act 8:38  Entonces mandó parar el carro,  y ambos bajaron al agua,  y Felipe lo bautizó.
Luego de comprender la importancia del bautismo y con fe en Jesucristo lo siguiente fue obedecer el mandato divino, así que Felipe lo bautiza, y los discípulos de Cristo empiezan a esparcirse por el mundo.
Act 8:39  Cuando subieron del agua,  el Espíritu del Señor arrebató a Felipe;  y el eunuco no le vio más,  y siguió gozoso su camino.
Luego ocurre otro prodigio maravilloso del poder de Dios, muchos tratan de negar la desaparición milagrosa de Felipe, como si él se hubiera ido de aquel lugar, pero es clara la aseveración bíblica de que Felipe fue arrebatado sobrenaturalmente de aquel lugar.
Act 8:40  Pero Felipe se encontró en Azoto;  y pasando,  anunciaba el evangelio en todas las ciudades,  hasta que llegó a Cesarea.
Felipe aparece luego en Azoto, la antigua ciudad Asdod. Mostrándonos el avance del evangelio por medio de la gracia de Dios.