jueves, 16 de enero de 2020

ESTUDIO BIBLICO HECHOS 8



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 8:1  Y Saulo estaba allí,  aprobando la muerte de Esteban.  Aquel día se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén,  y todos,  excepto los apóstoles,  se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.
Nuevamente aparece Saulo, y es descrito como alguien que aprueba la muerte de Esteban, mostrando su condición de dureza espiritual y celo por la Torá. Este evento fue aprovechado por los lideres religiosos para propagar una persecución sobre la iglesia en toda Jerusalén, lo que hizo que la iglesia se dispersara en las regiones aledañas, pero los apóstoles permanecieron firmes allí.
Act 8:2  Unos hombres piadosos sepultaron a Esteban e hicieron gran duelo por él.
Hombres piadosos, probablemente judíos, no cristianos, sepultaron a Esteban y se afligieron por su muerte. Es evidente que la escritura hace notorio la piedad en hombres judíos también.
Act 8:3  Saulo,  por su parte,  causaba estragos en la iglesia:  entrando de casa en casa,  arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.
Saulo se convierte entonces en perseguidor de la iglesia, siendo capaz de ingresar en los hogares para llevar a la cárcel a todos aquellos que contradicen su verdad.
Act 8:4  Los que se habían dispersado predicaban la palabra por dondequiera que iban.
La iglesia jamás permanece estática y el resultado de ser movida por la persecución, fue que el mensaje empezó a ser predicado por donde quiera que iban.
Act 8:5  Felipe bajó a una ciudad de Samaria y les anunciaba al Mesías.
Felipe el apóstol es otro de aquellos que empezó a anunciar las buenas nuevas del Mesías fuera de Jerusalén, lo que Cristo les había dicho de ser testigos en Jerusalén y Samaria se estaba cumpliendo.
Act 8:6  Al oír a Felipe y ver las señales milagrosas que realizaba,  mucha gente se reunía y todos prestaban atención a su mensaje.
Las señales milagrosas eran usadas por Dios para confirmar su mensaje, de modo que todos prestaran atención y escucharan el mensaje de salvación por medio de Cristo.
Act 8:7  De muchos endemoniados los espíritus malignos salían dando alaridos,  y un gran número de paralíticos y cojos quedaban sanos.
Estas señales incluían liberaciones, y sanidades que eran evidentes para quienes las experimentaban y para aquellos que eran espectadores.
Act 8:8  Y aquella ciudad se llenó de alegría.
Fue tanto el despliegue de Felipe al ser usado por Dios que toda la ciudad se lleno de alegría. La sola presencia de un Apóstol logro que toda una ciudad se gozara en Dios.
Act 8:9  Ya desde antes había en esa ciudad un hombre llamado Simón que,  jactándose de ser un gran personaje,  practicaba la hechicería y asombraba a la gente de Samaria.
El escritor de Hebreos luego pasa a comentarnos la aparición de un hombre llamado Simón quien alardeaba de ser una gran persona, por medio de la magia se ganaba la admiración de la gente. He aquí un hombre que se creía con gran fama y renombre por medio de la practica de la magia o hechicería como también puede ser traducida esta palabra.
Act 8:10  Todos,  desde el más pequeño hasta el más grande,  le prestaban atención y exclamaban:  "¡Este hombre es al que llaman el Gran Poder de Dios!"
Era tal su fama que le habían llamado el “gran poder de Dios”, así que podemos imaginar cuan asombrados debía tener a los samaritanos.
Act 8:11  Lo seguían porque por mucho tiempo los había tenido deslumbrados con sus artes mágicas.
Sus actos mágicos habían asombrado a muchos en aquella población, así que de seguro tenia una gran cantidad de seguidores.
Act 8:12  Pero cuando creyeron a Felipe,  que les anunciaba las buenas nuevas del reino de Dios y el nombre de Jesucristo,  tanto hombres como mujeres se bautizaron.
Pero muchos de sus seguidores le abandonaron al creer al apóstol Felipe y en obediencia a Dios se bautizaron abandonado toda obra de las tinieblas.
Act 8:13  Simón mismo creyó y,  después de bautizarse,  seguía a Felipe por todas partes,  asombrado de los grandes milagros y señales que veía.
Aun el mismo mago o hechicero creyó al mensaje de Felipe y se bautizó, y asombrado por lo que veía ocurrir por manos de Felipe le seguía a todas partes.
Act 8:14  Cuando los  apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de que los samaritanos habían aceptado la palabra de Dios,  les enviaron a Pedro y a Juan.
Los apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de la obra de Dios en Samaria, así que decidieron enviar a Pedro y a Juan para que confirmaran aquel testimonio de la iglesia.
Act 8:15  Éstos,  al llegar,  oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo,
La gente se arrepentía, creía y luego era bautizada para arrepentimiento en agua, pero al llegar los apóstoles Pedro y Juan empezaron a dar el Espíritu Santo por medio de la imposición de manos, lo que algunos consideran el bautismo por fuego o por el Espíritu Santo (Mat 3:11).
Act 8:16  porque el Espíritu aún no había descendido sobre ninguno de ellos;  solamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.
Aquí encontramos la primera referencia al bautismo de forma diferente a como fue establecido por Cristo mismo (Mat 28:19), por medio de la formula en el nombre de Jesús, algunos no están de acuerdo en esta fórmula, pues ponen por encima la establecida por Cristo mismo, formula que en gran parte ha practicado siempre la cristiandad. Pero eso no quiere decir que este mal, o que no sea bíblica, pues ambas se encuentran en las escrituras.
Act 8:17  Entonces Pedro y Juan les impusieron las manos,  y ellos recibieron el Espíritu Santo.
Como podemos ver, claramente el que recibieran el Espíritu Santo sucedía por medio de la imposición de manos. No por medio de la conversión, ni del bautismo, lo cual lo separa como un hecho notoriamente diferente y necesario para el creyente.
Act 8:18  Al ver Simón que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo,  les ofreció dinero
Simón el mago es un nuevo convertido, ha creído, pero su naturaleza aun no ha sido reformada, así que el hace uso de sus propias artimañas para hacerse al poder de estos hombres y les ofrece dinero.
Act 8:19  y les pidió:  --Denme también a mí ese poder,  para que todos a quienes yo les imponga las manos reciban el Espíritu Santo.
Pide que ese poder que ha visto obrar por medio de Felipe y ahora por medio de los apóstoles Pedro y Juan sea suyo, como si por medios terrenales este poder pudiera ser conseguido.
Act 8:20  --¡Que tu dinero perezca contigo --le contestó Pedro--,  porque intentaste comprar el don de Dios con dinero!
Claramente recibe una fuerte reprensión por parte de Pedro, quien le dice que su dinero perezca con él, pues el don gratuito de Dios no puede ser comprado con nada de esta tierra, menos con dinero.
Act 8:21  No tienes arte ni parte en este asunto,  porque no eres íntegro delante de Dios.
Ahora Pedro revela el corazón de este hombre quien a pesar de haber creído y bautizado no hay integridad en él.
Act 8:22  Por eso,  arrepiéntete de tu maldad y ruega al Señor.  Tal vez te perdone el haber tenido esa mala intención.
Es por eso, que le pide que se arrepienta de su falta de integridad y ruegue a Dios por misericordia, así tal vez pueda ser perdonado por tan mala intención en su corazón.
Act 8:23  Veo que vas camino a la amargura y a la esclavitud del pecado.
Su camino había sido minado por falta de integridad debido a su mala intención, esto según Pedro nos conduce a amargura y esclavitud del pecado. Vemos como un hombre que ha creído, luego pervierte el camino por su mala intención, lo cual pervierte su corazón y le conduce de nuevo a ser esclavo del pecado.
Act 8:24  --Rueguen al Señor por mí --respondió Simón--,  para que no me suceda nada de lo que han dicho.
Al parecer la dura exhortación de Pedro hizo que Simón el mago se arrepintiera, por lo que pidió que intercedieran en oración por él, pues las consecuencias de su pecado ahora se cernían sobre el y el temor de Dios se apodero de su corazón.
Act 8:25  Después de testificar y proclamar la palabra del Señor,  Pedro y Juan se pusieron en camino de vuelta a Jerusalén,  y de paso predicaron el evangelio en muchas poblaciones de los samaritanos.
Dios uso a estos apóstoles para dar testimonio de la verdad y la palabra en toda samaria y sus poblaciones cercanas, por lo que luego se dispusieron para ir a Jerusalén para contar todo lo sucedido.
Act 8:26  Un ángel del Señor le dijo a Felipe:  "Ponte en marcha hacia el sur,  por el camino del desierto que baja de Jerusalén a Gaza."
Un enviado del Señor, probablemente un Ángel, que se diferencia claramente de la referencia al Ángel del Señor del A.T. en la preposición “un”, que hace relación a uno de varios. Este ángel o enviado habla a Felipe, quien puede escucharlo y sigue su orden tal cual le fue confiada. Vemos como la intervención divina hace que un apóstol pueda cumplir un propósito por medio de uno de sus ángeles.
Act 8:27  Felipe emprendió el viaje,  y resulta que se encontró con un etíope eunuco,  alto funcionario encargado de todo el tesoro de la candace,  reina de los etíopes.  Éste había ido a Jerusalén para adorar
Act 8:28  y,  en el viaje de regreso a su país,  iba sentado en su carro,  leyendo el libro del profeta Isaías.
Felipe sin poner excusas inmediatamente emprendió el viaje y en este se encuentra a un eunuco (persona que ha sido castrada en su niñez para cuidar de mujeres de la realeza) etíope, quien era un alto funcionario del gobierno de la Candace (Este era el nombre de familia de las reinas del Egipto Superior, como el Faraón, el César, etc.), era el encargado de cuidar y proteger el tesoro de la reina y seguramente se había convertido al judaísmo de modo que había ido a celebrar la fiesta del pentecostés en Jerusalén. De regreso, se encontraba leyendo el libro de Isaías y se encuentra con Felipe.
Act 8:29  El Espíritu le dijo a Felipe:  "Acércate y júntate a ese carro."
Ahora Felipe escucha la voz clara del Espíritu Santo diciéndole un mensaje que le conduciría a acercarse al carro del funcionario etíope. Es claro que Felipe escucho hablar al Espíritu Santo, así como escucho claramente al Ángel, lo cual hace notoria tanto la intervención de los ángeles, como la del Espíritu Santo en la iglesia neotestamentaria.
Act 8:30  Felipe se acercó de prisa al carro y,  al oír que el hombre leía al profeta Isaías,  le preguntó:  --¿Acaso entiende usted lo que está leyendo?
Felipe escucha que este hombre lee seguramente en voz alta al profeta, se apresura a preguntarle si e comprende lo que esta leyendo.
Act 8:31  --¿Y cómo voy a entenderlo --contestó-- si nadie me lo explica?  Así que invitó a Felipe a subir y sentarse con él.
El etíope claramente no entendía lo que leía, así que invita a subir al carro para que le compartiera su conocimiento.
Act 8:32  El pasaje de la Escritura que estaba leyendo era el siguiente:  "Como oveja fue llevado al matadero;  y como cordero que permanece mudo ante su trasquilador,  no abrió la boca.
Act 8:33  Lo humillaron y no le hicieron justicia.  ¿Quién describirá su descendencia?  Porque su vida fue arrancada de la tierra."
Encontramos que el pasaje que leía era Isaías 53:7-8, en donde el profeta habla del Mesías.
Act 8:34   --Dígame usted,  por favor,  ¿de quién habla aquí el profeta,  de sí mismo o de algún otro?  --le preguntó el eunuco a Felipe
Aunque no comprendía de todo el pasaje, su pregunta revela la intención de conocer la verdad sobre lo que el profeta estaba hablando.
Act 8:35  Entonces Felipe,  comenzando con ese mismo pasaje de la Escritura,  le anunció las buenas nuevas acerca de Jesús.
Felipe aprovecho su hambre de conocimiento para saciarla por medio de la escritura y le anuncia que de quien hablan las escrituras en ese pasaje es sobre el Mesías, Jesucristo.
Act 8:36  Mientras iban por el camino,  llegaron a un lugar donde había agua,  y dijo el eunuco:  --Mire usted,  aquí hay agua.  ¿Qué impide que yo sea bautizado?
Mientras andaban en el carro del eunuco, llegaron a un lugar donde corría el agua, probablemente un riachuelo, nótese que Felipe seguramente ya le había explicado la palabra y con ella los fundamentos de la fe, para que este hombre pidiera ser bautizado, primero preguntando que le impedía hacerlo.
Act 8:37  Act 8:37  Felipe dijo:  Si crees de todo corazón,  bien puedes.  Y respondiendo,  dijo:  Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.
(Este versículo falta en los mejores manuscritos y en las versiones más venerables del Nuevo Testamento. Parece haber sido interpolado de los formularios que se adoptaron para el bautismo.)
Act 8:38  Entonces mandó parar el carro,  y ambos bajaron al agua,  y Felipe lo bautizó.
Luego de comprender la importancia del bautismo y con fe en Jesucristo lo siguiente fue obedecer el mandato divino, así que Felipe lo bautiza, y los discípulos de Cristo empiezan a esparcirse por el mundo.
Act 8:39  Cuando subieron del agua,  el Espíritu del Señor arrebató a Felipe;  y el eunuco no le vio más,  y siguió gozoso su camino.
Luego ocurre otro prodigio maravilloso del poder de Dios, muchos tratan de negar la desaparición milagrosa de Felipe, como si él se hubiera ido de aquel lugar, pero es clara la aseveración bíblica de que Felipe fue arrebatado sobrenaturalmente de aquel lugar.
Act 8:40  Pero Felipe se encontró en Azoto;  y pasando,  anunciaba el evangelio en todas las ciudades,  hasta que llegó a Cesarea.
Felipe aparece luego en Azoto, la antigua ciudad Asdod. Mostrándonos el avance del evangelio por medio de la gracia de Dios.

lunes, 13 de enero de 2020

TIEMPO DE REFLEXIÓN



TIEMPO DE REFLEXION
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Una madre de familia en un colegio, se acercó a los profesores y con gran cortesía les preguntó en qué más podría colaborar para el bazar: Que si en dulces, emparedados, etc., que estaba a sus órdenes. La niña pequeña que la escuchaba, respondió: "Mamá, tú dijiste en la casa: "¡Esos profesores sí que piden!".


PALABRA

Act 20:35  Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados,  recordando las palabras del Señor Jesús: 'Hay más dicha en dar que en recibir.'  "

REFLEXIÓN

Muchas son las oportunidades que como creyentes tenemos para dar o compartir de lo que Dios nos ha dado el privilegio de disfrutar, pero también son muchas las ocasiones en las que no aprovechamos estas oportunidades y solo las vemos como una carga molesta con la que se debe cumplir como una obligación, lo cual es incorrecto, porque si no nace del corazón entonces no ha habido ningún cambio por la verdad. El evangelio también es compasión, amor, entrega, reivindicación, ayuda y servicio al necesitado. El versículo nos recuerda las palabras de Jesús en donde nos dice que debe haber mas dicha en nuestro interior por dar, que por recibir. No esperemos solo recibir, sino que siempre estemos atentos a las oportunidades de dar. Muchas veces pensamos que los necesitados son una obligación de nuestros gobiernos, de la iglesia, pero no nuestra, no será que mas bien queremos buscar culpables en otros lugares para evitar mirarnos a nosotros mismos y descubrirnos egoístas.

viernes, 10 de enero de 2020

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 11



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 11:1  Los apóstoles y los hermanos de toda Judea se enteraron de que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios.
Cuál sería la sorpresa de toda la iglesia al hacerse notorio que la salvación también había alcanzado a los gentiles y no solo a los judíos.
Act 11:2  Así que cuando Pedro subió a Jerusalén,  los defensores de la circuncisión lo criticaron
Act 11:3  diciendo:  --Entraste en casa de hombres incircuncisos y comiste con ellos.
Para los que creen que solo hoy la iglesia sufre de religiosidad o legalismo, se equivocan, desde el comienzo la iglesia tuvo que lidiar con ello. Aquí vemos que dentro de los nuevos creyentes judíos crecía la defensa de la circuncisión para los nuevos creyentes no judíos, quienes critican a Pedro por entrar a una casa de gentiles y comer con ellos, practica abominable entre judíos.
Act 11:4  Entonces Pedro comenzó a explicarles paso a paso lo que había sucedido:
Act 11:5  --Yo estaba orando en la ciudad de Jope y tuve en éxtasis una visión.  Vi que del cielo descendía algo parecido a una gran sábana que,  suspendida por las cuatro puntas,  bajaba hasta donde yo estaba.
Act 11:6  Me fijé en lo que había en ella,  y vi cuadrúpedos,  fieras,  reptiles y aves.
Act 11:7  Luego oí una voz que me decía:  'Levántate,  Pedro;  mata y come.'
Act 11:8  Repliqué:  '¡De ninguna manera,  Señor!  Jamás ha entrado en mi boca nada impuro o inmundo.'
Act 11:9  Por segunda vez insistió la voz del cielo:  'Lo que Dios ha purificado,  tú no lo llames impuro.'
Act 11:10  Esto sucedió tres veces,  y luego todo volvió a ser llevado al cielo.
Act 11:11  "En aquel momento se presentaron en la casa donde yo estaba tres hombres que desde Cesarea habían sido enviados a verme.
Act 11:12  El Espíritu me dijo que fuera con ellos sin dudar.  También fueron conmigo estos seis hermanos,  y entramos en la casa de aquel hombre.
Aquí se nos revelan cuantas personas acompañaron a Pedro donde Cornelio.
Act 11:13  Él nos contó cómo en su casa se le había aparecido un ángel que le dijo:  'Manda a alguien a Jope para hacer venir a Simón,  apodado Pedro.
Act 11:14  Él te traerá un mensaje mediante el cual serán salvos tú y toda tu familia.'
Act 11:15  "Cuando comencé a hablarles,  el Espíritu Santo descendió sobre ellos tal como al principio descendió sobre nosotros.
Pedro comenta con muchos detalles todo lo sucedido en Jope y en casa de Cornelio en Cesarea, y todo lo que Dios había provisto como visiones, revelación y mensajes para cada uno de ellos para que obraran conforme a su voluntad. Y asa sucedió para gloria de Dios, pro primera vez los gentiles tenían comunión con el Espíritu Santo.
Act 11:16  Entonces recordé lo que había dicho el Señor:  'Juan bautizó con agua,  pero ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.'
Pedro mismo recuerda lo que Jesús había dicho, así aparece en Hechos 1:5. Y nos recuerda que el bautismo del Espíritu Santo sucede cuando recibimos su presencia en nuestras vidas, lo cual puede ocurrir por imposición de manos o por la predicación del evangelio.
Act 11:17  Por tanto,  si Dios les ha dado a ellos el mismo don que a nosotros al creer en el Señor Jesucristo,  ¿quién soy yo para pretender estorbar a Dios?
Ahora Pedro reconoce por medio de esta experiencia sobrenatural y la confirmación de esta por el Espíritu Santo, que quien es él para estorbar a Dios, tal cual como pretendían los legalistas que le criticaban. Aquí es derribada la primera barrera para llevar el evangelio a los gentiles, la circuncisión.
Act 11:18  Al oír esto,  se apaciguaron y alabaron a Dios diciendo:  --¡Así que también a los gentiles les ha concedido Dios el arrepentimiento para vida!
Parece que los ánimos se habían caldeado por esta situación, pero luego de conocer la explicación de Pedro todo se calmo y alabaron a Dios, reconociendo que a todos sean judíos o gentiles Dios a concedido el arrepentimiento.
Act 11:19  Los que se habían dispersado a causa de la persecución que se desató por el caso de Esteban llegaron hasta Fenicia,  Chipre y Antioquía,  sin anunciar a nadie el mensaje excepto a los judíos.
Como se nos muestra en este pasaje la iglesia siempre procuraba llevar el mensaje a judíos, no a los gentiles.
Act 11:20  Sin embargo,  había entre ellos algunas personas de Chipre y de Cirene que,  al llegar a Antioquía,  comenzaron a hablarles también a los de habla griega,  anunciándoles las buenas nuevas acerca del Señor Jesús.
Act 11:21  El poder del Señor estaba con ellos,  y un gran número creyó y se convirtió al Señor.
Pero al parecer lo sucedido con Pedro hizo que la iglesia empezara a compartir el evangelio con gentiles en zonas como Chipre, Cirene, Antioquía, donde el número de judíos era menor, y se nos comenta que el poder de Dios estaba con ellos y un gran número de personas creyeron y se convirtieron al Señor.
Act 11:22  La noticia de estos sucesos llegó a oídos de la iglesia de Jerusalén,  y mandaron a Bernabé a Antioquía.
Las noticias siempre vuelan rápido, y el hecho de que se estuvieran convirtiendo personas gentiles a Dios, tenia que ser confirmado por alguien cercano a la iglesia. Así que enviaron a Bernabé como un hermano fiel y confiable para confirmar lo sucedido y seguramente para brindar apoyo.
Act 11:23  Cuando él llegó y vio las evidencias de la gracia de Dios,  se alegró y animó a todos a hacerse el firme propósito de permanecer fieles al Señor,
Lo que vio confirmo evidentemente la gracia de Dios obrando en aquellas personas, de modo que les anima a mantenerse firmes en el Señor.
Act 11:24  pues era un hombre bueno,  lleno del Espíritu Santo y de fe.  Un gran número de personas aceptó al Señor.
Dios tenía un propósito al enviar a Bernabé y es que este lleno del Espíritu Santo y fe, nótese que se hace diferencia entre los dos, uno como el que lo genera y el otro como el fruto de la presencia del otro. Seguramente logro al predicar el evangelio que muchas mas personas aceptaran al Señor.
Act 11:25  Después partió Bernabé para Tarso en busca de Saulo,
Act 11:26  y cuando lo encontró,  lo llevó a Antioquía.  Durante todo un año se reunieron los dos con la iglesia y enseñaron a mucha gente.  Fue en Antioquía donde a los discípulos se les llamó  "cristianos"  por primera vez.
Aquí vemos el momento en el que Bernabé se une a Pablo en Tarso, lo lleva a Antioquía y juntos forjan una congregación en donde enseñan. Fue allí donde por primera vez se llamo a los creyentes, “cristianos”, no era un termino bueno, sino que era algo despectivo, como pertenecientes al partido de Cristo. Era un escarnio publico para aquellos que se convertían a Cristo. Es bueno notar que este nombre no surgió desde dentro de los creyentes, sino desde afuera para ridiculizar y rebajarles.
Act 11:27  Por aquel tiempo unos profetas bajaron de Jerusalén a Antioquía.
Muchos buscan profetas después de Juan y no los encuentran, pero la escritura es fiel a su propósito y nos comenta la aparición de “unos profetas” que podrían ser dos o tres, los cuales habían bajado a Antioquía. Aquí podemos encontrar la primera referencia al ministerio profético en el nuevo testamento, ya no de parte de algún profeta reconocido, sino de unos creyentes que eran portadores del ministerio profético, por lo que son identificados como tal.
Act 11:28  Uno de ellos,  llamado Ágabo,  se puso de pie y predijo por medio del Espíritu que iba a haber una gran hambre en todo el mundo,  lo cual sucedió durante el reinado de Claudio.
Ahora se nos da a conocer el nombre de uno de estos profetas llamado Ágabo, quien poniéndose de pie en medio de la congregación predijo una gran hambruna mundial. E instantáneamente el escritor nos refiere al tiempo de cumplimiento de esta palabra, dándonos a entender que se trata de un verdadero profeta, ya que su profecía se cumplió tal cual fue predicha y nos conforma que la profecía también tiene que ver con predecir eventos futuros, aunque no siempre tenía solo este énfasis.
Act 11:29  Entonces decidieron que cada uno de los discípulos,  según los recursos de cada cual,  enviaría ayuda a los hermanos que vivían en Judea.
La profecía tenía un propósito claro, que la iglesia se preparara para ayudar a quienes estaban sufriendo escases. Por eso cada uno según su propia posibilidad procuro ayuda para los hermanos que vivían en tierras donde el hambre azotaba con mayor rigor.
Act 11:30  Así lo hicieron,  mandando su ofrenda a los ancianos por medio de Bernabé y de Saulo.
Y así dieron cumplimiento al aviso profético que permitió a cada discípulo ofrendar según sus posibilidades para brindar ayuda por medio de Saulo y Bernabé. Podemos hacer hincapié en el hecho de que aun a Saulo, no se le conoce como Pablo, por lo que el escritor aun le llama por su viejo nombre.


domingo, 8 de diciembre de 2019

PREDICA DOMINICAL - EL CAMINO A LA PERFECCIÓN



EL CAMINO A LA PERFECCION

Mateo 5:48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto.

INTRODUCCION

Hace algún tiempo les hable de que la perfección era posible, y lo sigo creyendo, el camino no ha sido fácil y al hablar con Dios sobre el tema, me ha conducido por difíciles pasadizos de la fe para encontrar las respuestas que he tratado de buscar para alcanzar la tan anhelada perfección.

He vivido mucha frustración al lidiar con mi propia naturaleza que siento me impide llegar a tan anhelado sueño, pero siempre puedo descansar en Cristo, mi roca, mi sustento y mi fortaleza en medio de la debilidad.

He visto como muchos comienzan con el anhelo de ser perfectos, pero terminan dándose por vencidos al fallar o al encontrarse con algún revés. No es nada fácil procurar ser perfecto, y quiero que quede claro no tiene tampoco mucho que ver con la falta de fallas, pues todos las tenemos con cierta frecuencia, hasta los más avanzados en la fe. Pero nuestra perfección solo puede ser por medio de Cristo.

DESARROLLO

Hay un dicho que reza así: “Comenzar es de muchos, perseverar es de pocos”, muchos comenzamos en la fe con expectativas y anhelos demasiado grandes que con el tiempo se convierten en una carga difícil de sobrellevar. La frustración puede hacer que nos volquemos al desánimo y la apatía, pero ese no es el camino. Se trata de perseverar en medio de las dificultades, de seguir adelante cuando quisiéramos botar la toalla, de dejarlo todo cuando nos sentimos frustrados, pero el creyente alcanza la perfección en medio de esas situaciones permaneciendo en la fe, perdonando cuando nadie se lo merece, dando cuando no recibe, y muriendo a si mismo cuando quisiera vivirlo todo.

La perfección no debe convertirse en un anhelo de vanidad, quien solo procura la perfección por vanidad y orgullo ha equivocado el camino. Quien evita el trato y la disciplina de Dios aun no comprende el propósito divino. La perfección está allí en medio de nuestra debilidad, está allí en medio de nuestras fallas, cuando nos volcamos a Dios y le pedimos perdón, cuando nos arrepentimos, cuando nos mantenemos cercanos a él a pesar de todo.

Yo veo una fe perfecta en aquellos que sufren pacientemente, en aquellos que aceptan la voluntad de Dios aunque no sea lo que ellos hubieran querido, en aquellos que se dan a sí mismos por su prójimo aunque les hallan herido, en aquellos que se levantan de sus caídas y en aquellos que no reniegan de su fe en las más difíciles circunstancias. Antes creía que una fe perfecta era la que lograba todo lo que se proponía, pero con el tiempo y los años comprendo mejor que no se trata de mí, se trata de él y que lo que yo pienso que podría glorificarle a él, no lo es y lo que pienso que no, lo hace en mayor medida.

CONCLUSION

Si realmente deseas ser perfecto, ejercítate en la piedad, procura siempre la virtud, déjate enseñar y nunca dejes de aprender, jamás dejes el consejo de las escrituras y deja que Dios te guie siempre a la verdad.

Tomar la cruz y seguirle implica el sometimiento de nuestra voluntad a él. Deja que Dios te discipline, te enseñe, te guie, te muestre y te encontraras perfeccionando tu fe, el amor y la gracia de Dios en todos aquellos que te rodean.

Con los años y a las duras he aprendido grandes lecciones de mi ignorancia he aprendido su sabiduría, de mi soberbia su humildad, de mi pecado su santidad y de mi debilidad su fortaleza, y sigo aquí procurando siempre que nos perfeccione en su gracia y amor siempre.
Recuerda que las escritura menciona que: “Pero gracias a él ustedes están unidos a Cristo Jesús, a quien Dios ha hecho nuestra sabiduría —es decir, nuestra justificación, santificación y redención”— (1 Corintios 1:30 NVI) Y si Cristo es nuestra sabiduría, nuestra justificación, nuestra santificación o perfección y también nuestra redención, entonces pongamos los ojos en Jesús, sigámosle y procuremos obedecer sus mandamientos.

Oremos, Señor procuramos tu perfección para ser más como tú, ayúdanos en medio de nuestra debilidad y permítenos avanzar en la fe, disciplínanos con amor, enséñanos con sabiduría y humíllanos para que jamás permitamos que el orgullo llene nuestros corazones, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe


martes, 3 de diciembre de 2019

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 10



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 10:1  Vivía en Cesarea un centurión llamado Cornelio,  del regimiento conocido como el Italiano.
El escritor de Hechos luego comenta los hechos subsiguientes a la llegada de Pedro a Jope, y aparece en escena un centurión romano, perteneciente a un regimiento romano particular llamado “el italiano” llamados así probablemente por su lugar de origen.
Act 10:2  Él y toda su familia eran devotos y temerosos de Dios.  Realizaba muchas obras de beneficencia para el pueblo de Israel y oraba a Dios constantemente.
Aquí aparecen en el escrito tanto él, como su familia, y son descritos como gentiles prosélitos incircuncisos, devotos o practicantes del judaísmo y temerosos de Dios, recordándonos que no solo los judíos vivían de esta forma para aquel tiempo, luego es descrito como alguien que hacia muchas obras de beneficencia o daba limosnas como aparece en otra traducción para con el pueblo de Israel, y además practicaba la oración al Dios judío con constancia. Obras que demostraban su fe y devoción a Dios.
Act 10:3  Un día,  como a las tres de la tarde, tuvo una visión.  Vio claramente a un ángel de Dios que se le acercaba y le decía:  --¡Cornelio!
He aquí un gentil teniendo visiones de parte de Dios, en la cual ve a un ángel que le habla. Una clara evidencia del cumplimiento profético de Joel 2:28. Las visiones siempre fueron y seguirán guiando al pueblo de Dios, siempre y cuando estas estén en conformidad con la palabra, nadie puede hacer de una visión una doctrina o caerá en el error.
Act 10:4  --¿Qué quieres,  Señor?  --le preguntó Cornelio,  mirándolo fijamente y con mucho miedo.  --Dios ha recibido tus oraciones y tus obras de beneficencia como una ofrenda --le contestó el ángel--.
Seguramente estupefacto y con temor ante lo sucedido, claramente una evidencia que no se trataba de su imaginación, ante lo que oía pregunta que quiere, quien en medio de la visión puede verle con total claridad, a lo que el ángel responde que Dios recibió de parte suya su oración y sus obras de beneficencia o limosnas, mostrándonos que Dios fue movido por su oración y obrar como una ofrenda. Si notamos, la ofrenda no fue solo dinero, sino también su oración, lo cual es maravilloso, pues vemos aquí como la oración se convierte en ofrenda a Dios y como Dios también se acuerda de lo que hacemos conforme a la fe que decimos tener, por eso no nos cansemos de hacer el bien. Hay varias evidencias de que lo que experimento Cornelio no fue parte de su imaginación, primero la emoción se exalto al punto del miedo al ver este imponente ser cerca suyo, a diferencia de muchos que dicen ver ángeles pero no perciben la misma percepción, luego podemos ver que lo que este ángel le dijo a Cornelio lo guio a recibir algo de parte de Dios y siempre en conformidad con su palabra.
Act 10:5  Envía de inmediato a algunos hombres a Jope para que hagan venir a un tal Simón,  apodado Pedro.
Act 10:6  Él se hospeda con Simón el curtidor,  que tiene su casa junto al mar.
Aquí se nos muestran los datos que recibió Cornelio de parte de Dios por medio del ángel, estos fueron tan exactos que son descritos por es escritor para darlos a conocer al público que lee de modo que pudieran también discernir cuando algo proviene de Dios y cuando no. Cornelio recibe una revelación clara de algo por hacer conforme a la voluntad de Dios que jamás estuvo en discordancia con la palabra.
Act 10:7  Después de que se fue el ángel que le había hablado,  Cornelio llamó a dos de sus siervos y a un soldado devoto de los que le servían regularmente.
Lo único que pudo hacer Cornelio fue seguir la orden que había recibido, así que hizo tal cual como le fue revelado. Mostrándonos que también dentro de sus filas se encontraba otro hombre devoto.
Act 10:8  Les explicó todo lo que había sucedido y los envió a Jope.
Debió ser algo totalmente extraño recibir una orden que provenía de una revelación divina de aquel que decía ser la persona al mando.
Act 10:9  Al día siguiente,  mientras ellos iban de camino y se acercaban a la ciudad,  Pedro subió a la azotea a orar.  Era casi el mediodía.
Luego se nos traslada a donde Pedro se encuentra orando a la hora sexta o mediodía. Allí esta Pedro sin saber lo que ha ocurrido, ni de aquellos que vienen por él.
Act 10:10  Tuvo hambre y quiso algo de comer.  Mientras se lo preparaban,  le sobrevino un éxtasis.
Fue entonces que luego de terminar su oración y cuando se disponía a comer, de repente le sobrevino un estado de éxtasis. Este éxtasis no algo producido o manipulado por alguien, es algo que ocurre sin premeditación o porque se quiere alcanzar. Esto es vital para tenerlo en cuenta conforme a nuestras experiencias y tener una guía para ellas.
Act 10:11  Vio el cielo abierto y algo parecido a una gran sábana que,  suspendida por las cuatro puntas,  descendía hacia la tierra.
Durante el éxtasis ve el cielo abierto, solo podemos inquirir la majestuosidad de aquel precioso momento, en donde aparece una sabana suspendida que desciende.
Act 10:12  En ella había toda clase de cuadrúpedos,  como también reptiles y aves.
En ella aparecen animales de cuatro paras, así como reptiles y aves. Ahora nos enteraremos de lo raro de aquel acontecimiento.
Act 10:13  --Levántate,  Pedro;  mata y come --le dijo una voz.
Luego una voz le habla pidiéndose que se prepare para matar y comer de lo que en aquel momento se le presento sobre la sabana.
Act 10:14  --¡De ninguna manera,  Señor!  --replicó Pedro--.  Jamás he comido nada impuro o inmundo.
Pedro reacciona de tal forma, pues él conocía la ley judía, la cual impedía comer de animales que fuesen considerados impuros (Como el camello, el cerdo, los reptiles) y los que había sobre la sabana eran animales de aquella consideración, por lo que Pedro criado bajo las costumbres judías, llama inmundos a aquellos animales que se le presentaron como constaba en levítico 11.
Act 10:15  Por segunda vez le insistió la voz:  --Lo que Dios ha purificado,  tú no lo llames impuro.
De nuevo la voz le insiste en que debe comer pues lo que Dios ha purificado el no debe llamarlo impuro. Es muy interesante esta acotación porque nos lleva a comprender que para Dios es mas importante lo que el hace, que las costumbres o la tradición y esto queda claro cuando judíos que guardaban fielmente la tradición, la abandonan al seguir a Jesucristo, como por ejemplo la circuncisión.
Act 10:16  Esto sucedió tres veces,  y en seguida la sábana fue recogida al cielo.
No solo paso una vez, seguramente tuvo que matar y comer de aquellos animales por tres veces como consta en la palabra, lo cual debió ser chocante y confrontante para Pedro según su tradición, pero con ello estaba afianzando el propósito que tenia para con su ministerio.
Act 10:17  Pedro no atinaba a explicarse cuál podría ser el significado de la visión.  Mientras tanto,  los hombres enviados por Cornelio,  que estaban preguntado por la casa de Simón,  se presentaron a la puerta.
Ahora entendemos que el éxtasis fue solo una visión, pero que visión, tuvo que ser bastante realista y poderosa para tocar el corazón de Pedro, quien se caracterizaba por defender aun la circuncisión judía. Fue entonces que llegaron estos hombres al lugar donde Pedro se estaba quedando.
Act 10:18  Llamando,  averiguaron si allí se hospedaba Simón,  apodado Pedro.
Dadas las especificaciones de su líder, ellos preguntan en conformidad con lo pedido por Cornelio.
Act 10:19  Mientras Pedro seguía reflexionando sobre el significado de la visión,  el Espíritu le dijo:  "Mira,  Simón,  tres hombres te buscan.
Act 10:20  Date prisa,  baja y no dudes en ir con ellos,  porque yo los he enviado."
La sobrenaturalidad en la que se movía la iglesia es impresionante, mientras Pedro reflexiona sobre la visión, el Espíritu Santo le revela lo que está sucediendo de antemano y lo que debe hacer.
Act 10:21  Pedro bajó y les dijo a los hombres:  --Aquí estoy;  yo soy el que ustedes buscan.  ¿Qué asunto los ha traído por acá?
Act 10:22  Ellos le contestaron:  --Venimos de parte del centurión Cornelio,  un hombre justo y temeroso de Dios,  respetado por todo el pueblo judío.  Un ángel de Dios le dio instrucciones de invitarlo a usted a su casa para escuchar lo que usted tiene que decirle.
Pedro aparece conociendo la situación y pregunta el por qué están allí, a lo que ellos responden contándole lo ocurrido con Cornelio.
Act 10:23  Entonces Pedro los invitó a pasar y los hospedó.  Al día siguiente,  Pedro se fue con ellos acompañado de algunos creyentes de Jope.
Terminan por ser invitados y dormitar allí para salir al día siguiente acompañado de otros hermanos. Lo que nos muestra que la iglesia se movía como una comunidad en donde todos participaban.
Act 10:24  Un día después llegó a Cesarea.  Cornelio estaba esperándolo con los parientes y amigos íntimos que había reunido.
El camino para llegar a Cesarea tomaba un día, pero Pedro sin importar eso, llega allí en donde se encontraba Cornelio junto a la familia que había reunido, mostrándonos la importancia de compartir el evangelio con la familia.
Act 10:25  Al llegar Pedro a la casa,  Cornelio salió a recibirlo y,  postrándose delante de él,  le rindió homenaje.
Act 10:26  Pero Pedro hizo que se levantara,  y le dijo:  --Ponte de pie,  que sólo soy un hombre como tú.
Cornelio le recibe como quien recibe a Cristo, pero este rechazo su acto y le pidió que se pusiera de pie, pues es un hombre como él y nos da a entender que ante el único que debemos y podemos arrodillarnos es ante nuestro Señor Jesucristo y el Padre. Nada parecido con aquellos que teniendo algún rol en la iglesia procuran la alabanza de los hombres.
Act 10:27  Pedro entró en la casa conversando con él,  y encontró a muchos reunidos.
Debió ser impactante para Pedro encontrarse rodeado de esa cantidad de gentiles, por lo que el escritor lo resalta.
Act 10:28  Entonces les habló así:  --Ustedes saben muy bien que nuestra ley prohíbe que un judío se junte con un extranjero o lo visite.  Pero Dios me ha hecho ver que a nadie debo llamar impuro o inmundo.
Ahora nos permite comprender lo que causaba la sorpresa de Pedro, quien reconoce que la ley que se le había enseñado prohibía a un hombre judío juntarse o visitarle en su casa, pero como tal esto no aparece en las escrituras, por lo que puede haber sido una tradición enseñada por rabinos judíos, quienes en procura de la santidad del pueblo les enseñaban como ley un mandato de hombres o una enseñanza sacada de contexto. Sus palabras debieron resonar fuerte entre aquellos que estaban allí, pues solo podemos imaginarnos que alguien a quien invitemos nos hable del rechazo que siente su pueblo por nosotros y el que se nos considere inmundos. Pero sin importar esto, Pedro reconoce lo que el Señor quiso decirle por medio de la visión y el éxtasis, y ahora comprende que no debe llamar a nadie inmundo o impuro.
Act 10:29  Por eso,  cuando mandaron por mí,  vine sin poner ninguna objeción.  Ahora permítanme preguntarles:  ¿para qué me hicieron venir?
Ahora que se encuentra allí conforme a lo que Dios había propuesto, Pedro dice que debido a esto fue sin objeción alguna, pero aun no entiende el por que esta allí.
Act 10:30  Cornelio contestó:  --Hace cuatro días a esta misma hora,  las tres de la tarde,  estaba yo en casa orando. De repente apareció delante de mí un hombre vestido con ropa brillante,
Act 10:31  y me dijo:  'Cornelio,  Dios ha oído tu oración y se ha acordado de tus obras de beneficencia.
Act 10:32  Por lo tanto,  envía a alguien a Jope para hacer venir a Simón,  apodado Pedro,  que se hospeda en casa de Simón el curtidor,  junto al mar.'
Act 10:33  Así que inmediatamente mandé a llamarte,  y tú has tenido la bondad de venir.  Ahora estamos todos aquí,  en la presencia de Dios,  para escuchar todo lo que el Señor te ha encomendado que nos digas.
Cornelio se apresuro a contar los pormenores de su experiencia para dar a conocer lo sucedido al apóstol Pedro.
Act 10:34  Pedro tomó la palabra,  y dijo:  --Ahora comprendo que en realidad para Dios no hay favoritismos,
Para Dios no hay acepción o distinción de personas, Dios no tiene favoritos, para él no hay unos menos y otros más, Dios es justo y el favoritismo sería injusto, de allí que no lo procure, ni lo tenga en cuenta. Todos tenemos las mismas posibilidades de volvernos a Dios o darle la espalda.
Act 10:35  sino que en toda nación él ve con agrado a los que le temen y actúan con justicia.
Pedro parece haberse encontrado con una contrariedad teológica para el judaísmo, Dios no solo procuraba la salvación de Israel, sino la de todos aquellos que le temen y obran con justicia. Y se agrada con complacencia en aquellos que obran así.
Act 10:36  Dios envió su mensaje al pueblo de Israel,  anunciando las buenas nuevas de la paz por medio de Jesucristo,  que es el Señor de todos.
Ahora Pedro aborda las buenas nuevas del evangelio anunciándoles a los gentiles la paz de Dios por medio de Jesucristo para reconciliación con los hombres, y luego llama a Dios Señor de todos, algo que es raro, pues el pueblo judío consideraba a Dios su Señor, no el Señor de todos, pero haber tenido aquella visión le ha cambiado su perspectiva de las cosas que creía para ahora comprenderlas mejor.
Act 10:37  Ustedes conocen este mensaje que se difundió por toda Judea,  comenzando desde Galilea,  después del bautismo que predicó Juan.
Parece ser que el mensaje ya era conocido por todos, y de igual manera este mensaje tenia nombre propio tal cual como nos lo da a conocer adelante.
Act 10:38  Me refiero a Jesús de Nazaret:  cómo lo ungió Dios con el Espíritu Santo y con poder,  y cómo anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo,  porque Dios estaba con él.
El mensaje es Jesús, el ungido de Jehová o Yahwé quien por medio del Espíritu Santo anduvo obrando el bien, en sanidades y milagros. Se nos recuerda que la sanidad también opera en la liberación de quienes son oprimidos por el diablo.
Act 10:39  Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén.  Lo mataron,  colgándolo de un madero,
Ahora el mismo se muestra como testigo visual y fiel de lo que hizo sobre la tierra, como fue muerto colgado de una cruz.
Act 10:40  pero Dios lo resucitó al tercer día y dispuso que se apareciera,
Y resucitado al tercer día, apareció a ellos.
Act 10:41  no a todo el pueblo,  sino a nosotros,  testigos previamente escogidos por Dios,  que comimos y bebimos con él después de su resurrección.
Cuan impresionante era escuchar a un testigo veraz del ministerio, muerte y resurrección de Cristo, la cual contaba con total seguridad de lo ocurrido, hasta el punto de compartir momentos de intimidad en donde les refiere que comieron y bebieron con él luego de su resurrección.
Act 10:42  Él nos mandó a predicar al pueblo y a dar solemne testimonio de que ha sido nombrado por Dios como juez de vivos y muertos.
Su testimonio continúa contándoles que les fue encargado predicar y dar testimonio de Jesucristo como juez de vivos y muertos.
Act 10:43  De él dan testimonio todos los profetas,  que todo el que cree en él recibe,  por medio de su nombre,  el perdón de los pecados.
Ahora expresa lo que también era importante para los judíos, que era de él de quien hablaban los profetas y por último, pero menos importante es que todo aquel que cree en Jesucristo recibe por medio de su nombre perdón de pecados. Que gran noticia, ya no deberían esperar por un sacrificio anual, ahora solo al creer en Jesús, sus pecados serian perdonados.
Act 10:44  Mientras Pedro estaba todavía hablando,  el Espíritu Santo descendió sobre todos los que escuchaban el mensaje.
No hubo necesidad de que se impusieran la manos para que ellos recibieran el Espíritu Santo, sino que por medio de la predicación del mensaje de salvación, ellos creyeron y recibieron la confirmación de su fe allí mismo.
Act 10:45  Los defensores de la circuncisión que habían llegado con Pedro se quedaron asombrados de que el don del Espíritu Santo se hubiera derramado también sobre los gentiles,
Dentro de los que iban con Pedro se encontraban algunas personas que defendían una doctrina que se estaba forjando dentro de los nuevos creyentes de raíz judía, en la que se pensaba que todo creyente en Jesucristo que no fuese judío se circuncidara como lo hacían ellos, cual seria su sorpresa al ver como el Espíritu Santo se derramo sobre ellos sin necesidad de la circuncisión. Esta experiencia de seguro debió empezar a cambiar su perspectiva teológica.
Act 10:46  pues los oían hablar en lenguas y alabar a Dios.  Entonces Pedro respondió:
Act 10:47  --¿Acaso puede alguien negar el agua para que sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo lo mismo que nosotros?
Act 10:48  Y mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo.  Entonces le pidieron que se quedara con ellos algunos días.
Por último, este evento sobrenatural termino con la evidencia clara de que el Espíritu Santo también sobrevendría sobre los gentiles a quienes Dios no consideraba impuros como los judíos creían, y que además ellos vieron claramente evidencias del recibir al Espíritu Santo como el hablar en lenguas y alabar a Dios. Posterior a esto se bautizaron como señal literal y espiritual de seguir a Jesucristo. Otro aspecto que resalta allí, es el hecho de que el escritor menciona el bautismo en el nombre de Jesucristo y no bajo la fórmula bautismal de Mateo 28, hay muchas discusiones al respecto sobre cuál es el modo correcto de bautizar, si en el nombre de Cristo o en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, muchos eruditos y para mí en particular creemos que la mejor forma de hacerlo es por la fórmula que Cristo enseño.