domingo, 10 de febrero de 2019

PREDICA DOMINICAL - PERDONANDO A DIOS



PERDONANDO A DIOS

Col_3:13 de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro.  Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.

INTRODUCCION

Antes de que puedas tacharme de hereje, anticristo o cualquier otro adjetivo denigrante, sé que estas aquí por algo. Puede que no comprender el título de mi predica, pero se enfoca en Dios el gran Señor y perdonador.
Pero hay muchos creyentes que por alguna situación contraria en sus vidas pueden haber creído que Dios los abandono, que los dejo, que no los cuido, que no respondió a esa oración, que no tuvo cuidado de él, ella, de nuestros padres, los hijos o aun aquellos fetos en formación que se pierden en un aborto (no inducido). Todos de alguna forma hemos culpado a Dios en algún momento de nuestras vidas por el sufrimiento, la traición, el dolor, o cualquier cosa que creyéramos que Dios estaba en control. No sé si te identificas conmigo, pero sé que muchos sí.
Siempre que pasa algo negativo en nuestras vidas buscamos un culpable, y como creyentes el primero a quien culpamos de nuestras desgracias es a Dios, diciéndole: Cómo pudiste, era lo que más amaba, no le pude decir que le amaba, no le pude tener en mis brazos, no le pude conocer, porque lo permitiste, y tantas frases que se nos ocurren en esos momentos.
¿Puede que pienses que es malo decirle eso a Dios, pero si lo pensamos bien, no fue eso lo que le paso a Job?, y aunque creo que su obrar no se parece en nada a nosotros, siempre encuentro consuelo en este relato bíblico, pues encuentro allí la soberanía de Dios sobre el hombre y su creación, pero también encuentro el amor y la paciencia con la que él nos entiende y procura siempre lo mejor para nosotros, aunque no lo comprendamos en el momento.
DESARROLLO
Se preguntaran entonces de que viene el título, no sé ustedes pero en algunos momentos siento que Dios me fallo, que me avergonzó, que me hizo todo aquello que me paso, y aunque entiendo que él puede hacerlo por quien es, no deja de doler, como aquel niño, joven o adulto que culpa a Dios por la pérdida de su ser querido, como la pareja que culpa a Dios de que su pareja le abandonara, como aquel servidor que se siente traicionado por Dios cuando le critican o le juzgan injustamente, aquel que lo perdió todo pensando que seguía la voz de Dios, aquel que se casó pensando que jamás se separaría, aquel que fue abusado y piensa porque Dios lo permitió y muchos casos más, en donde sentimos que Dios nos falló. Yo lo he sentido y probablemente tú también, así que quiero llevarte a reconocer que necesitas perdonar a Dios, PERDONAR A DIOS???, como es esto posible, pues puede que para Dios no sea necesario que le perdonemos o que nos pida perdón, pero lo más seguro es que si sea necesario para nuestro corazón perdonar, porque aunque no comprendemos los planes de Dios y estos sean más elevados que los nuestros, nosotros tendemos a pensar en lo terrenal mientras el piensa en lo eterno, puede que lo que nos hizo sufrir aquí sea una oportunidad de mayor gloria en la eternidad, pero eso no lo vemos ahora, ahora solo vemos el dolor, la tristeza, la depresión, la vergüenza y hasta el suicidio.
La escritura dice:
Luk_6:37   "No juzguen, y no se les juzgará.  No condenen, y no se les condenará.  Perdonen, y se les perdonará.
Así que siguiendo la ordenanza perdonemos aun a Dios, porque, aunque no comprendemos sus planes, él nos ama y nos lo demuestra siempre, aunque en el dolor difícilmente podemos verlo.
También recuerdo una escritura que me lleva a entender el sufrimiento:
2Co_1:6 Si sufrimos, es para que ustedes tengan consuelo y salvación; y si somos consolados, es para que ustedes tengan el consuelo que los ayude a soportar con paciencia los mismos sufrimientos que nosotros padecemos.
2Co 4:17 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.
2Co 4:18 Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.

Además, con ello estamos cumpliendo también con las escrituras que nos recomiendan perdonarnos si tenemos alguna queja contra el otro, que en este caso sería Dios, miremos:
Col_3:13 de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro.  Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.

 Acabo de pasar una de las más duras pruebas de mi vida, y a pesar del dolor, la tristeza y lea frustración que he llegado a sentir, no he podido reclamarle nada a Dios, aunque antes si lo hice, porque comprender su soberanía nos ayuda a aceptar y pasar por el dolor con mayor rapidez, en vez de quedarnos buscando las respuestas, pasamos a continuar nuestras vidas, haciendo de ellas la mejor muestra del amor y la compasión de Dios.
Es probable que tuviera motivos para renegar de Dios, para criticarle, para levantarme y decirle unas cuantas cosas, pero no puedo, porque sé que él es bueno, aunque en el dolor y la aceptación de mi duelo a veces me siento consternado, pero siempre encuentro en su amor un refugio a mi dolor.
Como humanos sufrimos constantemente, por eso solo puedo pedirte que trates a los demás como quisieras que te trataran a ti, si no quisieras ser molestado, entonces no molestes a quien sufre; si no quisieras palabras sin sentido, entonces no las digas; si quisieras solo un abrazo, entonces dalo. No todos expresamos nuestro dolor, algunos solo lo esconden pretendiendo que no está, pero se engañan, hay que expresarlo.
Cuando oraba en medio de mi dolor sentía que el Señor respondía a mi oración diciéndome: Me culpas de lo sucedido y te cuesta perdonarme aun cuando lo que hago es por tu bien y no lo entiendes, cuantas veces me has fallado tú, no te imaginas el peso que eso me quito de encima, pues reconocí que definitivamente Dios no me ha fallado nunca y que él me perdono, aunque no lo merecía. Estoy seguro que es más lo que Dios tiene que perdonarnos a nosotros, que nosotros a él, pero es un buen ejercicio de sanidad para nuestro adolorido corazón, probablemente luego entenderemos el propósito del sufrimiento y si no lo entendemos aquí, lo entenderemos en la eternidad.

CONCLUSION

No sé porque estés pasando ahora, pero puede que estés culpando a Dios por ello, y aunque entendemos por la palabra que definitivamente lo permitió, eso no lo convierte en el culpable de nuestra infelicidad pues debemos comprender que en este mundo sufriremos por una o varias razones, pero el sufrimiento debe ser una oportunidad para enseñarnos, a despegarnos de aquellos que decimos amar, o para aprender a amarlos, o para reconocer la soberanía de Dios, o para aprender a aceptar la voluntad de Dios. Ahora cuando sufro me pregunto, que quieres enseñarme Señor, son las mejores y más grandes lecciones, y de donde he sacado mis mejores sermones, miss más lindas canciones, o de donde pueden surgir lo mejor o lo peor de nosotros, pero eso solo depende de nosotros. Tú decides que quieres.
Yo te invito a observar tu sufrimiento, a volver a su palabra en donde de seguro hallaras una respuesta a tu sufrimiento y a su iglesia que no siempre es un edificio, sino a aquellas personas que son la iglesia viva que ayuda al que sufre y le conforta con un abrazo, porque un simple abrazo puede ayudar a curar el corazón.
También quiero que entiendas que más allá del sufrimiento hay un lugar de gracia, perdón y libertad en el que podemos aprender a confiar en Dios y entregarnos confiadamente con fe, esperanza y amor.

Oremos, Señor te perdonamos cuando quieres transformarnos, porque aunque sabemos que duele siempre será para nuestro bien, te perdonamos cuando nos sentimos abandonados, derrotados o caídos porque aunque creímos que fuiste el culpable, todo esto nos ha enseñado a depender más de ti y a aceptar tu voluntad, y aunque sabemos que no necesitas eso, nuestros corazones necesitan por medio del perdón liberar la carga que llevan, ayúdanos a ver en tus ojos nuestro sufrimiento para comprender que tienes algo mejor para nuestra vida eterna contigo, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe


jueves, 7 de febrero de 2019

ESTUDIO BIBLICO HECHOS 1



ESTUDIO BIBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 1:1  Estimado Teófilo,  en mi primer libro me referí a todo lo que Jesús comenzó a hacer y enseñar
Aunque el escritor del libro de Hechos no está muy claro, este libro siempre le ha sido conferido en autoría a Lucas, quien escribe a Teófilo para continuar seguramente con lo ya estipulado en el evangelio que anteriormente escribió.
Act 1:2  hasta el día en que fue llevado al cielo,  luego de darles instrucciones por medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido.
Efectivamente el evangelio de Lucas contiene la información que aquí se describe, pues contienen todo lo que Jesús enseño e hizo de forma muy completa, o más completa que los otros evangelios, y termina con la ascensión de Cristo.
Act 1:3  Después de padecer la muerte,  se les presentó dándoles muchas pruebas convincentes de que estaba vivo.  Durante cuarenta días se les apareció y les habló acerca del reino de Dios.
El escritor de Hechos nos recuerda que la muerte fue un evento importante, y que lo padeció, confirmando lo que los evangelios mencionan. Esto acaba con las teorías conspirativas sobre lo que algunos creen que Cristo no murió en la cruz. Luego referencia su evidente aparición posterior a su muerte, para lo cual tuvo que darles pruebas ante la incredulidad de algunos y la necesidad de otros. Además, nos recuerda que durante 40 días se aparecía y les enseñaba sobre el reino de Dios. El reino de Dios siempre fue el tema central del evangelio, luego del arrepentimiento.
Act 1:4  Una vez,  mientras comía con ellos,  les ordenó:  --No se alejen de Jerusalén,  sino esperen la promesa del Padre,  de la cual les he hablado:
Este pasaje nos revela que Jesús en su resurrección podía disfrutar de comer con ellos, así que un cuerpo resucitado puede disfrutar del comer. Jesús les da una orden que ellos deben cumplir para recibir la promesa del Padre, la cual incluye no alearse de Jerusalén pues habría de ser esta ciudad en donde la promesa de recibir el Espíritu Santo ocurriría.
Act 1:5  Juan bautizó con agua,  pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.
Ya ellos habían seguramente probado el bautismo en agua en imitación a Cristo, algunos lo recibieron por Juan Bautista y otros por Jesucristo. Pero Jesús les habla de un nuevo y diferente bautismo, un bautismo que ha creado muchas diferencias en la cristiandad, que durante años se mantuvo al margen, pero del que las escrituras hablan con total claridad.
Act 1:6  Entonces los que estaban reunidos con él le preguntaron:  --Señor,  ¿es ahora cuando vas a restablecer el reino a Israel?
Aunque habían recibido las enseñanzas de Jesús, y Jesús les había predicado sobre el reino de Dios, ellos aun insistían como judíos en restablecer el reino a Israel. Ellos esperaban como los judíos de hoy que el mesías viniera para restaurar el reino a Israel, lo cual mostraba que aún les costaba comprender el mensaje que les era predicado debido a su trasfondo religioso judío.
Act 1:7  --No les toca a ustedes conocer la hora ni el momento determinados por la autoridad misma del Padre --les contestó Jesús--.
Jesús detiene su animosidad por sus mentes inquietas. Jesús nos recuerda que hay cosas que no serán reveladas a los hombres, como el conocer la hora o el momento en el que el reino de Dios se establecerá en su totalidad.
Act 1:8  Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes,  recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria,  y hasta los confines de la tierra.
Aunque el Espíritu Santo ya se había posado sobre los hombres en el A.T., pero ahora Jesús les dice que el Espíritu Santo ahora vendrá a habitar en nosotros posándose sobre nosotros en señal de autoridad y traerá consigo dos cosas: primero tendremos acceso al poder de Dios y segundo seremos capacitados para ser testigos de Cristo. Algunos argumentan que esta promesa solo fue dispuesta para los apóstoles, pero creemos que bajo la cobertura apostólica de ellos quienes creemos en la palabra viva de Dios también recibimos la misma aprobación.
Act 1:9  Habiendo dicho esto,  mientras ellos lo miraban,  fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista.
Luego de darles las ultimas ordenanzas en frente de sus ojos, fue llevado, alzado, enaltecido en las alturas hasta que desapareció entre las nubes, para lo cual debió haber alcanzado una gran altura. El ministerio de Jesús en la tierra siempre estuvo rodeado de circunstancias sobrenaturales, y su ascensión no deja de sorprendernos.
Act 1:10  Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se alejaba.  De repente,  se les acercaron dos hombres vestidos de blanco,  que les dijeron:
Act 1:11  --Galileos,  ¿qué hacen aquí mirando al cielo?  Este mismo Jesús,  que ha sido llevado de entre ustedes al cielo,  vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse.
Todos sorprendidos ante lo que veían seguían como estupefactos, por lo que dos seres con apariencia de hombre que parecen ser ángeles les sacan de su pasmosidad recordándoles que aquel a quien vieron ser llevado al cielo vendría de nuevo de la misma manera en que le vieron irse. Este pasaje nos habla de cómo aparecerá Jesús entre las nubes en su segunda venida.
Act 1:12  Entonces regresaron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos,  situado aproximadamente a un kilómetro de la ciudad.
Aquí se nos muestra el lugar en donde la ascensión de Cristo tuvo lugar, el monte de los olivos que quedaba a un kilómetro aproximadamente o como otra versión menciona “camino de un día de reposo”.
Act 1:13  Cuando llegaron,  subieron al lugar donde se alojaban.  Estaban allí Pedro,  Juan,  Jacobo,  Andrés,  Felipe,  Tomás,  Bartolomé,  Mateo,  Jacobo hijo de Alfeo,  Simón el Zelote y Judas hijo de Jacobo.
El lugar en donde se alojaban es conocido como el aposento alto, un lugar elevado posiblemente un segundo piso o la parte alta de una casa. En donde son mencionados los 11 apóstoles que quedaron luego de que Judas Iscariote los traicionara.
Act 1:14  Todos,  en un mismo espíritu,  se dedicaban a la oración,  junto con las mujeres y con los hermanos de Jesús y su madre María.
En conjunto se habían unido para orar a Dios, perseverando en esta tal cual como había recibido la orden de Jesús, luego se menciona además a las mujeres que acompañaban el ministerio terrenal de Jesús, los hermanos de Jesús de quienes se hace una particular mención y María la madre. Orar en un mismo espíritu quiere decir que hay un motivo común y una comunión entre quienes perseveran en la oración, no es lo mismo orar en conjunto que orar en un mismo espíritu, pues en la primera todos oran y aunque sea por lo mismo no hay comunión; mientras en la segunda e adentra en una comunión profunda en la que los espíritus de los hombres parecen uno solo.
Act 1:15  Por aquellos días Pedro se puso de pie en medio de los creyentes, que eran un grupo como de ciento veinte personas,
Pedro es guiado dentro de los discípulos que para ese momento ya eran como 120 personas, para levantarse y revelar lo que Dios estaba revelando a su corazón. Aquí Pedro no tiene ningún tipo de preeminencia, sino que es quien es el portador de la revelación (entendimiento sobrenatural desvelado) divina sobre lo sucedido con Judas.
Act 1:16  y les dijo:  "Hermanos y hermanas,  tenía que cumplirse la Escritura que,  por boca de David,  había predicho el Espíritu Santo en cuanto a Judas,  el que sirvió de guía a los que arrestaron a Jesús.
Es probable que mientras estudiaba las escrituras se encontrara con el pasaje que revela a continuación y recibiera el entendimiento de que ese pasaje tenía que ver con lo acontecido con Judas Iscariote.
Act 1:17  Judas se contaba entre los nuestros y participaba en nuestro ministerio.
Judas fue un discípulo de Cristo y aunque participo del ministerio y se contaba dentro de los de Jesús, no pertenecía a ellos. Lo cual sucedía como cumplimiento profético de lo que Dios ya había mostrado que habría de pasar.
Act 1:18  (Con el dinero que obtuvo por su crimen,  Judas compró un terreno;  allí cayó de cabeza,  se reventó,  y se le salieron las vísceras.
El escritor nos hace referencia a lo que ya era conocido por todos, que Judas con el dinero que obtuvo al entregar a Jesús (las 30 monedas de plata) compro un terreno en donde se ahorco, y le sucedió lo demás. El triste final de Judas Iscariote siempre nos recordara que muchos pueden tener apariencia de discípulos, andar con los discípulos, pero no ser de los discípulos.
Act 1:19  Todos en Jerusalén se enteraron de ello,  así que aquel terreno fue llamado Acéldama,  que en su propio idioma quiere decir 'Campo de Sangre'.)
El terreno comprado por Judas adquirió un nombre que describía lo que había hecho Judas, entregar la sangre de un inocente, de allí el que se llamara “Campo de Sangre”.
Act 1:20  "Porque en el libro de los Salmos --continuó Pedro-- está escrito:  "'Que su lugar quede desierto,  y que nadie lo habite'.  "'Que otro ocupe su cargo.'
Estos dos pasajes pertenecen a libro de los Salmos, el primero Salmos 69:25 y el segundo a Salmos 109:8, que se revelaban como el complimiento de lo que el profeta había declarado en tiempos pasados y ahora se había concertado.
Act 1:21  Por tanto,  es preciso que se una a nosotros un testigo de la resurrección,  uno de los que nos acompañaban todo el tiempo que el Señor Jesús vivió entre nosotros,  desde que Juan bautizaba hasta el día en que Jesús fue llevado de entre nosotros."
Aquí se nos revela que era necesario que alguien ocupara el lugar de Judas Iscariote, alguien que fuese testigo desde que Jesús vivió, luego de su resurrección y por último de su ascensión, seguramente pocos cumplirían con tal efectividad los requisitos. Aunque algunos estudiosos hacen referencia a estos puntos como los aspectos primordiales para ser un apóstol de Jesucristo, la escritura no nos da a entender esto, sino que esto ocurrió solo para la elección de Matías.
Act 1:22  comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba,  uno sea hecho testigo con nosotros,  de su resurrección. (RV60)
Aquí hemos puesto el versículo tal como aparece en la versión RV60, para no dejar el versículo como aparece en la versión NVI que está contenido en el versículo anterior.
Act 1:23  Así que propusieron a dos:  a José,  llamado Barsabás,  apodado el Justo,  y a Matías.
De entre los que pasaban los difíciles requisitos antes expuestos al parecer solo se encontraron a dos de ellos, conocidos como Barsabás y Matías. Mostrándonos como aquellos que perseveran en la verdad son tenidos en cuenta para participar de Dios.
Act 1:24  Y oraron así:  "Señor,  tú que conoces el corazón de todos,  muéstranos a cuál de estos dos has elegido
La oración que se hizo no es una oración superficial, pues pidieron que aquel que fuera a ocupar el lugar dejado por Judas, fuese conocido en su corazón por Dios, pues Dios es quien examina las intenciones de los hombres.
Act 1:25  para que se haga cargo del servicio apostólico que Judas dejó para irse al lugar que le correspondía."
Judas cumplió su propósito y ocupo el lugar que le correspondía, la deshonra. Cuando había podido participar del servicio o ministerio apostólico que le había sido entregado.
Act 1:26  Luego echaron suertes y la elección recayó en Matías;  así que él fue reconocido junto con los once apóstoles.
Esta parece la más insólita de las maneras para elegir a un discípulo, pero está allí y no puede ser ignorada; la cristiandad no cree en la suerte, sino en la soberanía de Dios, entonces ¿cómo correlacionar la suerte con la soberanía de Dios?, pues no es difícil. Si creemos que Dios es soberano sobre todo, aunque no nos parezca el mejor método para decidir algo, siempre podemos confiar en que Dios tiene el control de todo, aun de lo que el mundo conoce como suerte. Y fue Matías quien siguió el ministerio apostólico dejado por Judas, no se conoce mucho sobre la vida de Matías, solo algunos detalles descritos por algunos creyentes posteriores, existen algunas tradiciones, muy variadas, a veces contradictorias, acerca de su vida. Nicéforo Calixto (Hist. Ecl., 11,40: PG 145,865) refiere lo siguiente: «Matías, que rellenó la docena, atracó en Etiopía primeramente, y después... de haber llevado las multitudes a Cristo, con ánimo valeroso, recibió la corona del martirio» (cfr. Clemente de Alejandría, Stromata, IV,9.71: PG 8,1281). Otras leyendas se encuentran en los Hechos de Andrés y Matías. Matías seguramente siguió su llamado y compartió el evangelio, y tal como la gran mayoría de los apóstoles es muy probable que haya enfrentado el martirio.


domingo, 6 de enero de 2019

PREDICA DOMINICAL - EL REINO DE DIOS CONSISTE EN PODER



EL REINO DE DIOS CONSISTE EN PODER

1Co 4:20 Porque el reino de Dios no es cuestión de palabras sino de poder.


INTRODUCCION

Muchos hablan del poder de Dios, para impresionarnos, para captar nuestra atención o la atención de los incrédulos, pero ¿que dicen las escrituras sobre este poder de Dios?
Muchos dicen que el poder de Dios se hace visible a través de señales y milagros, y se ufanan de tener o poseer el poder o la unción para obrar en el poder de Dios, pero ¿en realidad esa es la utilidad del poder de Dios?

Durante años, quise ese poder, anhelaba los milagros, las sanidades y todas estas cosas maravillosas que parecían el poder de Dios obrando en la tierra, hasta que las mismas escrituras se abrieron para darme a entender que el poder de Dios no solo obra en estas cosas que parecen extraordinariamente sobrenaturales, sino en algo que aunque parece sencillo, en realidad es la mayor obra de su poder sobre el ser humano.

DESARROLLO

Si eres de los que escucho que el reino de Dios se demuestra con poder y no con palabras, y además nos fue enseñado que el poder se nota en los milagros y sanidades, no te han contado toda la verdad, y puede que hayas sido vilmente engañado.

El verdadero poder de Dios, primeramente obra para transformar el corazón pecador del hombre, en un corazón arrepentido que le busca. Para corroborar esto vayamos a las escrituras, miremos:
Rom 1:16 A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos, primeramente, pero también de los gentiles.
Pablo escribiéndoles a los creyentes romanos, les explica que el poder de Dios obra para salvación de todos los que creen, por eso no deben sentirse avergonzados del evangelio que predican y que creen, pues este es el poder de Dios para salvación. ¿Lo entendiste?, en el evangelio se esconde el poder de Dios, así que el reino no consiste en palabras, sino en sus palabras, el evangelio, es este mensaje el que contiene poder de Dios para tocar el corazón endurecido del hombre por el pecado y volverlo humilde y sencillo, capaz de reconocer su pecado y necesidad de perdón.
Ahora veo con mayor eficiencia y eficacia el poder de Dios obrando, lo veo cuando veo a un pecador arrepentido, cuando veo a alguien creyendo en Dios, cuando veo a alguien que pone por obra lo que las escrituras ordenan, cuando veo a alguien que ama las escrituras y las practica, allí veo el poder de Dios, los milagros y cosas sobrenaturales, son secundarias, y peligrosas, porque podemos creer que porque las tenemos hemos sido aprobados por Dios cuando en realidad, Dios puede estarnos usando para su propósito, sin necesidad de haber sido aprobados por el.
Recordemos las palabras de advertencia de Jesús:
Mat 7:21 "No todo el que me dice: 'Señor, Señor', entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Mat 7:22 Muchos me dirán en aquel día: 'Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?'
Mat 7:23 Entonces les diré claramente: 'Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!'

Parece que estas personas a quien Jesús se refiere aparentemente le conocen como Señor, pero aunque se lo dicen, en realidad no le conocen, y aunque han profetizado en su nombre, expulsaron demonios, e hicieron milagros, ninguno de ellos realmente tuvo intimidad con Cristo y tampoco le obedecieron.

Que triste será aquel día en el que nos encontremos ante Jesús y que muchos que se profesaron creyentes, y hubiesen hecho todas estas cosas que menciona Jesús, sean reconocidas por Jesús como falsos creyentes, y sean alejados de el por la eternidad.

De allí, que hace mucho deje tener mi enfoque en los milagros, las sanidades, los dones y las experiencias espirituales, prefiero que aquello que entiendo de las escrituras, lo pongo por obra, y lo que Dios me pide que haga, lo hago, sin mediar razones.

CONCLUSION

 No podemos permitir que el poder de Dios se siga manipulando como sucede hoy en día, más bien procuremos obedecer los mandatos de Jesús y poner por obra sus ordenanzas, todas ellas descritas en este evangelio que tú y yo tenemos disponible para leer, meditar y practicar.

No te dejes engañar por aquellos que solo hacen énfasis en los milagros y sanidades, en las experiencias espirituales, confróntalo todo con las escrituras, pues ellas nos fueron encomendadas como el poder de Dios que trae salvación al hombre, no son las muchas o las bellas palabras las que tocas y transforman el corazón del hombre, no son las canciones, ni los libros, es y seguirá siendo el evangelio, el que está lleno del poder de Dios y del cual no debemos avergonzarnos porque es poder de Dios para salvación y es allí, en la salvación de los perdidos en donde podemos ver el poder de Dios.

La salvación del hombre no se mira en los números de tu congregación, tampoco te dejes engañar por ello, eso se ve en la transformación de las vidas de aquellos a quienes predicas el evangelio, si ellos abandonan su pecado, si cambian sus vidas, si ponen en práctica la verdad, si dan a los necesitados, si ayudan al prójimo, si lo tratan como ellos quisieran ser tratados y con todas sus fuerzas se esfuerzan por abandonar su pecado, entonces allí puedes ver el poder de Dios en acción.

Oremos, Señor queremos ver tu poder obrando en el corazón de nuestras parejas, hijos, familia, y nuestras ciudades y naciones, nos volvemos a tu palabra, tu evangelio, ese que tiene tu poder y que no dejaremos abandonado por falsas expectativas, te necesitamos, pues si tu no estas allí, en medio de aquellos que predican tu palabra, esta jamás tendrá tu poder, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

domingo, 30 de diciembre de 2018

PREDICA DOMINICAL - YO TAMPOCO TE CONDENO


YO TAMPOCO TE CONDENO

—Nadie, Señor. —Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar.

INTRODUCCION

No sé si verdaderamente hemos estudiado a fondo la misericordia y el amor con el que Cristo, Dios encarnado ve a la humanidad, a diferencia de como los religiosos parecen ver el evangelio.

todo parece cambiar según la perspectiva del evangelio que nos haya sido presentada o en la que hayamos decidió creer, habrá mayor misericordia, perdón, amor y paciencia para con el pecador.

Quien creció en una iglesia legalista, vera al pecador como a alguien inferior e indigno de su favor, quien creció en una iglesia sana vera al pecador como lo que es, una oportunidad para mostrar la gracia de Dios a alguien que seguramente la necesita, tal cual como un día la necesitamos nosotros.

DESARROLLO

Este pasaje es difícil de entender, sobre todo si se mira desde una perspectiva teológica o religiosa cerrada, porque se puede mirar solo aquello que nos interesa, y perdernos todo el cuadro completo. Pues es una historia que no siempre se predica, ante la imposibilidad de demostrar lógicamente la salvación operando en una adultera que ha recibido la gracia de Dios.

¿Cómo puede Cristo tener tal actitud contra una flagrante pecadora?, pareciera entonces que su juicio en nada se parece al de algunas congregaciones, en donde la gracia parece haber abandonado el lugar y la ley se ha tomado la forma de pensar en aquel lugar. Parece que hemos olvidado la misericordia que Dios tuvo para con nosotros.

Pues la actitud de Cristo debería permear la nuestra, así como el trato a los pecadores de igual forma deberíamos tratarlos a ellos nosotros, con amor, paciencia, sin condenación, sin prejuicios, sino dejando de la gracia opere como un día opero en nuestras pecadoras vidas. Parece que ahora en Cristo tenemos un estándar moral más alto para los que deben y pueden ser considerados creyentes, pero que pensaría Cristo de ello. 

Veo con dolor, como el criterio de algunos no se parece en nada al criterio de Cristo mostrado en el evangelio, parece que su estándar de alta moralidad les impide compartir con los pecadores, con los rechazados, con los enajenados, con los exiliados, con los que sufren, los que lloran, los pobres y necesitados. Si no vemos el evangelio desde la perspectiva correcta podemos encontrarnos un día siendo iguales a los fariseos a los que Cristo mismos trato de víboras (Mat 12:34), y por quien nos pidió que nos alejáramos de sus enseñanzas o su levadura (Mat 16:6).

CONCLUSION

Si solo condenamos a aquellos que Dios procura salvar, no iremos a ningún lado con el evangelio, apreciado hermano recapacita, Dios te vio con misericordia, porque te cuesta tanto ver a los demás igual. ¿Acaso eres mejor que ellos?, si no fuera por la gracia de Dios andaríamos igual a ellos, así que no tenemos nada de que gloriarnos como si fuera por nuestro esfuerzo que somos mejores que ellos, nada de eso.

Si Cristo no condeno a la adultera, quien soy yo para condenar a aquellos marginados, a los gais y lesbianas, a los adúlteros, a los ladrones, a los mentirosos, a los orgullosos. No soy nadie para hacerlo, pero eso tampoco tiene que impedirme predicar todo el evangelio, ni negarles la oportunidad a cada pecador de que pueda conocer a un Cristo que no le condena y que procura su salvación, en amor y gracia. Sin olvidar que le dijo que no pecara más.

Siempre me sorprende como la gracia está por encima de los dogmas, muchos religiosos de nuestra época tildarían a Jesús de ser un inmoral, pecador, endemoniado, tal cual lo hicieron los religiosos de la época, porque Jesús se preocupa más del corazón que de las obras o el conocimiento.

Oremos, Señor permítenos obrar en misericordia para con aquellos que te necesitan, permítenos obrar con amor llevando el evangelio de la forma correcta, sin condenación, sino con amor, paciencia y verdad, que podamos mostrar ese mismo amor para con aquellos que como nosotros necesitan de la gracia de Dios para abandonar y morir a su vieja naturaleza, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe


lunes, 24 de diciembre de 2018

PREDICA DOMINICAL - LA ESPERANZA HA NACIDO



LA ESPERANZA HA NACIDO

Psa_142:5 Clamé a ti, oh Jehová;
 Dije: Tú eres mi esperanza,
 Y mi porción en la tierra de los vivientes.

INTRODUCCION

Mientras el hombre fuera de Dios pone su confianza en sí mismo o en los demás, el creyente tiene puesta su esperanza en Dios, pues espera con paciencia la resurrección de los muertos y el cumplimiento de todas las promesas que están en la escritura.

Pero tenemos una esperanza que ya no tenemos por qué esperar, y es a Cristo quien se encarnó como hombre para mostrarnos su gracia, bondad y perdón. Así que ya no esperamos por él, más bien por estas fechas conmemoramos su nacimiento, esa encarnación que trajo vida al mundo.

Rom_8:24 Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?
La escritura menciona que ya fuimos salvos por medio del cumplimiento de la esperanza, de modo que aquel a quien esperábamos ya vino, y sigue vivo a la diestra del Padre.

DESARROLLO

Dios es nuestra esperanza y Cristo el cumplimiento de nuestra espera. Ahora debemos confiar y esperar pacientemente en él, mientras vemos el cumplimiento de los tiempos.

Nuestra confianza en Dios se ve reflejada en la búsqueda constante por hacer su voluntad, por el amor al prójimo y por el amor que tenemos por Dios, el cual se ve en la obediencia con la que asumimos cada circunstancia.

El creyente aún tiene cosas porque esperar, pero la salvación no es algo que debamos esperar, sino vivir en la medida en que ponemos por obra la enseñanza de Cristo en amor.

Esta es una época en que muchos esperan regalos, comida, compañía, placer y muchas cosas más, pero pocos reconocen que lo que más necesitaba su corazón ya vino para saciar el hambre y sed de justicia que pululan en este mundo.

CONCLUSION

Son épocas para descansar, disfrutar de la familia, para comer deliciosos manjares, pero no se nos olvide que la vida de este ser que nació por estas épocas (según algunos historiadores, aunque no hay consenso) nos fue dada como el mayor regalo y la mayor riqueza que como creyentes podemos disfrutar.

Comparta en familia, disfrute, pero jamás se olvide de su prójimo, del necesitado, del amor y de la compasión que muchos necesitan en esta época.

Felices fiestas y que Jesús siga siendo el centro de nuestras vidas.

Recordemos que ya no esperamos cosas materiales o lo que los demás puedan darnos, ahora nosotros procuramos dar y llevar el cumplimiento del propósito divino a cada ser.

Oremos, Señor que este tiempo sea un tiempo de reconciliación, paz y amor, no porque el mundo pueda ofrecérnoslo, sino porque nosotros tus hijos procuramos hacerlo una realidad, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe



domingo, 16 de diciembre de 2018

PREDICA DOMINICAL - LA APOSTASIA



LA APOSTASIA

Jer 8:5 ¿Por qué entonces este pueblo se ha desviado?
 ¿Por qué persiste Jerusalén en su apostasía?
 Se aferran al engaño,
 y no quieren volver a mí.

INTRODUCCION

Vivimos tiempos peligrosos, en donde la verdad es cada vez mas confundida y tergiversada aun dentro de la misma cristiandad. Esto es conocido como apostasía, la desviación de la verdad del evangelio de Jesucristo.
Pero ¿qué es una apostasía y que no lo es? Es lo que trataremos de dar a conocer, mas en tiempos en donde creemos que se ha adentrado este fenómeno dentro de las mismas iglesias cristianas.

Y hoy al igual que siempre la apostasía esta a las puertas de cada congregación, y con el advenimiento de las nuevas tecnologías cada vez nos exponemos a mas enseñanzas y doctrina que aparece en internet, pero el hecho de que aparezca allí, no quiere decir que esta sea sana doctrina. Muchas enseñanzas son camufladas de sana doctrina para que sean aceptadas por el pueblo de Dios. Por lo que se hace sano y necesario que comprendamos lo que significa la apostasía.

La iglesia ha convivido en medio del frecuente y constante ataque de movimientos y predicadores apostatas que tergiversaron la verdad del evangelio y que hoy suman adeptos a sus filas. De allí el peligro que suscita el que una iglesia no predique el evangelio.

DESARROLLO

La apostasía es una categoría teológica que describe a aquella persona o movimiento que ha abandonado voluntaria y conscientemente su fe en Dios y concretamente en Jesucristo. Dentro de estos movimientos encontramos tempranamente aquellos que negaban la divinidad de Cristo, que fueron confrontados por medio del evangelio de Juan, también están los movimientos judaizantes en los cuales cayo también Pedro quien luego fue exhortado por Pablo, luego otros que alegaban que el evangelio era un apura invención humana (Gal 1:11), todos los evangelios nos piden estar atentos contra los falsos maestros y sus falsas enseñanzas, que tuercen la verdad del evangelio.

La palabra nos recuerda que vendrán tiempos en donde la apostasía crecerá, leamos: 2Th 2:3 “Nadie os engañe en ninguna manera;  porque no vendrá sin que antes venga la apostasía,  y se manifieste el hombre de pecado,  el hijo de perdición”.
Judas el hermanastro de Jesus nos reconviene sobre este asunto en su única carta, veamos:
Jud 1:3-4 “Queridos hermanos,  he deseado intensamente escribirles acerca de la salvación que tenemos en común,  y ahora siento la necesidad de hacerlo para rogarles que sigan luchando vigorosamente por la fe encomendada una vez por todas a los santos. El problema es que se han infiltrado entre ustedes ciertos individuos que desde hace mucho tiempo han estado señalados* para condenación.  Son impíos que cambian en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Jesucristo,  nuestro único Soberano y Señor. NVI

Jud 1:8  De la misma manera estos individuos,  llevados por sus delirios,  contaminan su cuerpo,  desprecian la autoridad y maldicen a los seres celestiales. NVI
Jud 1:11-13 ¡Pobre gente! Se portan como Caín. Y por el afán de ganar dinero, cometen el mismo error que cometió Balaam. Son tan rebeldes que morirán como murió Coré. Es una vergüenza que esas personas vayan a sus fiestas de amor, pues comen y beben sin ningún respeto. Son líderes que sólo se preocupan de ellos mismos. Son como nubes sin agua, que el viento lleva de un lado a otro. Se parecen a los árboles que no dan fruto, pues han sido arrancados de raíz y están totalmente muertos. Son gente violenta. Todos pueden ver lo malo que hacen, pues sus maldades son como la espuma de las violentas olas del mar. Son como estrellas perdidas, condenadas a viajar siempre en la más terrible oscuridad. BLA

Esta carta nos brinda luz sobre lo que desde temprano ya tenia que enfrentar la iglesia, falsas enseñanzas atacando el Señorío de Jesús, predicadores amadores del dinero y de las cosas de este mundo, hombres que despreciaban la autoridad de Dios, seres rebeldes y faltos de amor y temor de Dios, infieles llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, que por supuesto no dan fruto.

Hoy luchamos contra las mismas falacias disfrazadas de nuevos nombres, movimientos como los mormones, los testigos de Jehová, los adventistas y muchos nuevos más, sutilmente parecen ser cristianos, pero cuando se conoce su doctrina, nos damos cuenta que sus enseñanzas no tienen ningún soporte bíblico. Movimientos como el MIRA en mi país han corrompido la profecía y han tergiversado su uso, el cual parece mas un circo de adivinación que un acto profético, donde quedo el orden establecido por la palabra, donde están los que juzgan la palabra? Pues no, no están, precisamente porque no aval bíblico para tal tipo de práctica. Otros movimientos que empezaron con sana doctrina hoy han sido corrompidos por el dinero y cobran absolutamente por todo, algunos mas esta vendiendo aguas y menjurjes para sanar. Otros en su afán de sanidades y milagros también apostatan la verdad del evangelio.
Todos los movimientos cristianos serios en algún momento han sufrido apostasía por alguno de sus líderes, predicadores o por quienes participan de la congregación, por eso debemos estar atentos para no caer.

CONCLUSION

¿Quién entonces es un apostata o que movimiento es un apostata? Un apóstata es alguien que ha oído las grandes verdades de la fe cristiana, se ha convencido intelectualmente de que Jesús es el Cristo, e incluso ha hecho profesión de cristianismo y luego se ha vuelto atrás. Después de haber gustado las buenas cosas del cristianismo, renuncia totalmente a ellas y repudia al Señor Jesucristo. En Hebreos 6 aprendemos que este pecado es conducente a muerte. Los que cometen este pecado no tienen vía de escape, por cuanto han actuado “crucificando de nuevo para sí mismos al hijo de Dios y exponiéndole a la pública ignominia” (He. 6:6).”

La apostasía entra sutilmente, encubiertamente, inicialmente no parece grave, pero poco a poco menoscaba la vida espiritual de la grey de Dios y les aparta del camino. Muchos la han recibido sin discernir por medio de la palabra lo que se enseña. Quien no enseña la verdad de Jesucristo, ni se somete a su autoridad, quien tergiversa la fe y saca provecho de ella, todos estos son apostatas. Puede que muchos apostaten porque eso fue lo que aprendieron, pero al ser advertidos del error seguramente se volverán con humildad, pero quien sigue en el error y en las obras de la carne no probara fielmente su servicio.

Oremos, Señor líbranos de la apostasía, permítenos volvernos si hemos caído en ella y reconocer el fiel testimonio de tu palabra que nos conduce a toda verdad, que procuremos siempre buscar con tu amor la guía de tu Espíritu Santo y procuremos siempre la verdad, amen.

Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe