martes, 3 de diciembre de 2019

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 10



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 10:1  Vivía en Cesarea un centurión llamado Cornelio,  del regimiento conocido como el Italiano.
El escritor de Hechos luego comenta los hechos subsiguientes a la llegada de Pedro a Jope, y aparece en escena un centurión romano, perteneciente a un regimiento romano particular llamado “el italiano” llamados así probablemente por su lugar de origen.
Act 10:2  Él y toda su familia eran devotos y temerosos de Dios.  Realizaba muchas obras de beneficencia para el pueblo de Israel y oraba a Dios constantemente.
Aquí aparecen en el escrito tanto él, como su familia, y son descritos como gentiles prosélitos incircuncisos, devotos o practicantes del judaísmo y temerosos de Dios, recordándonos que no solo los judíos vivían de esta forma para aquel tiempo, luego es descrito como alguien que hacia muchas obras de beneficencia o daba limosnas como aparece en otra traducción para con el pueblo de Israel, y además practicaba la oración al Dios judío con constancia. Obras que demostraban su fe y devoción a Dios.
Act 10:3  Un día,  como a las tres de la tarde, tuvo una visión.  Vio claramente a un ángel de Dios que se le acercaba y le decía:  --¡Cornelio!
He aquí un gentil teniendo visiones de parte de Dios, en la cual ve a un ángel que le habla. Una clara evidencia del cumplimiento profético de Joel 2:28. Las visiones siempre fueron y seguirán guiando al pueblo de Dios, siempre y cuando estas estén en conformidad con la palabra, nadie puede hacer de una visión una doctrina o caerá en el error.
Act 10:4  --¿Qué quieres,  Señor?  --le preguntó Cornelio,  mirándolo fijamente y con mucho miedo.  --Dios ha recibido tus oraciones y tus obras de beneficencia como una ofrenda --le contestó el ángel--.
Seguramente estupefacto y con temor ante lo sucedido, claramente una evidencia que no se trataba de su imaginación, ante lo que oía pregunta que quiere, quien en medio de la visión puede verle con total claridad, a lo que el ángel responde que Dios recibió de parte suya su oración y sus obras de beneficencia o limosnas, mostrándonos que Dios fue movido por su oración y obrar como una ofrenda. Si notamos, la ofrenda no fue solo dinero, sino también su oración, lo cual es maravilloso, pues vemos aquí como la oración se convierte en ofrenda a Dios y como Dios también se acuerda de lo que hacemos conforme a la fe que decimos tener, por eso no nos cansemos de hacer el bien. Hay varias evidencias de que lo que experimento Cornelio no fue parte de su imaginación, primero la emoción se exalto al punto del miedo al ver este imponente ser cerca suyo, a diferencia de muchos que dicen ver ángeles pero no perciben la misma percepción, luego podemos ver que lo que este ángel le dijo a Cornelio lo guio a recibir algo de parte de Dios y siempre en conformidad con su palabra.
Act 10:5  Envía de inmediato a algunos hombres a Jope para que hagan venir a un tal Simón,  apodado Pedro.
Act 10:6  Él se hospeda con Simón el curtidor,  que tiene su casa junto al mar.
Aquí se nos muestran los datos que recibió Cornelio de parte de Dios por medio del ángel, estos fueron tan exactos que son descritos por es escritor para darlos a conocer al público que lee de modo que pudieran también discernir cuando algo proviene de Dios y cuando no. Cornelio recibe una revelación clara de algo por hacer conforme a la voluntad de Dios que jamás estuvo en discordancia con la palabra.
Act 10:7  Después de que se fue el ángel que le había hablado,  Cornelio llamó a dos de sus siervos y a un soldado devoto de los que le servían regularmente.
Lo único que pudo hacer Cornelio fue seguir la orden que había recibido, así que hizo tal cual como le fue revelado. Mostrándonos que también dentro de sus filas se encontraba otro hombre devoto.
Act 10:8  Les explicó todo lo que había sucedido y los envió a Jope.
Debió ser algo totalmente extraño recibir una orden que provenía de una revelación divina de aquel que decía ser la persona al mando.
Act 10:9  Al día siguiente,  mientras ellos iban de camino y se acercaban a la ciudad,  Pedro subió a la azotea a orar.  Era casi el mediodía.
Luego se nos traslada a donde Pedro se encuentra orando a la hora sexta o mediodía. Allí esta Pedro sin saber lo que ha ocurrido, ni de aquellos que vienen por él.
Act 10:10  Tuvo hambre y quiso algo de comer.  Mientras se lo preparaban,  le sobrevino un éxtasis.
Fue entonces que luego de terminar su oración y cuando se disponía a comer, de repente le sobrevino un estado de éxtasis. Este éxtasis no algo producido o manipulado por alguien, es algo que ocurre sin premeditación o porque se quiere alcanzar. Esto es vital para tenerlo en cuenta conforme a nuestras experiencias y tener una guía para ellas.
Act 10:11  Vio el cielo abierto y algo parecido a una gran sábana que,  suspendida por las cuatro puntas,  descendía hacia la tierra.
Durante el éxtasis ve el cielo abierto, solo podemos inquirir la majestuosidad de aquel precioso momento, en donde aparece una sabana suspendida que desciende.
Act 10:12  En ella había toda clase de cuadrúpedos,  como también reptiles y aves.
En ella aparecen animales de cuatro paras, así como reptiles y aves. Ahora nos enteraremos de lo raro de aquel acontecimiento.
Act 10:13  --Levántate,  Pedro;  mata y come --le dijo una voz.
Luego una voz le habla pidiéndose que se prepare para matar y comer de lo que en aquel momento se le presento sobre la sabana.
Act 10:14  --¡De ninguna manera,  Señor!  --replicó Pedro--.  Jamás he comido nada impuro o inmundo.
Pedro reacciona de tal forma, pues él conocía la ley judía, la cual impedía comer de animales que fuesen considerados impuros (Como el camello, el cerdo, los reptiles) y los que había sobre la sabana eran animales de aquella consideración, por lo que Pedro criado bajo las costumbres judías, llama inmundos a aquellos animales que se le presentaron como constaba en levítico 11.
Act 10:15  Por segunda vez le insistió la voz:  --Lo que Dios ha purificado,  tú no lo llames impuro.
De nuevo la voz le insiste en que debe comer pues lo que Dios ha purificado el no debe llamarlo impuro. Es muy interesante esta acotación porque nos lleva a comprender que para Dios es mas importante lo que el hace, que las costumbres o la tradición y esto queda claro cuando judíos que guardaban fielmente la tradición, la abandonan al seguir a Jesucristo, como por ejemplo la circuncisión.
Act 10:16  Esto sucedió tres veces,  y en seguida la sábana fue recogida al cielo.
No solo paso una vez, seguramente tuvo que matar y comer de aquellos animales por tres veces como consta en la palabra, lo cual debió ser chocante y confrontante para Pedro según su tradición, pero con ello estaba afianzando el propósito que tenia para con su ministerio.
Act 10:17  Pedro no atinaba a explicarse cuál podría ser el significado de la visión.  Mientras tanto,  los hombres enviados por Cornelio,  que estaban preguntado por la casa de Simón,  se presentaron a la puerta.
Ahora entendemos que el éxtasis fue solo una visión, pero que visión, tuvo que ser bastante realista y poderosa para tocar el corazón de Pedro, quien se caracterizaba por defender aun la circuncisión judía. Fue entonces que llegaron estos hombres al lugar donde Pedro se estaba quedando.
Act 10:18  Llamando,  averiguaron si allí se hospedaba Simón,  apodado Pedro.
Dadas las especificaciones de su líder, ellos preguntan en conformidad con lo pedido por Cornelio.
Act 10:19  Mientras Pedro seguía reflexionando sobre el significado de la visión,  el Espíritu le dijo:  "Mira,  Simón,  tres hombres te buscan.
Act 10:20  Date prisa,  baja y no dudes en ir con ellos,  porque yo los he enviado."
La sobrenaturalidad en la que se movía la iglesia es impresionante, mientras Pedro reflexiona sobre la visión, el Espíritu Santo le revela lo que está sucediendo de antemano y lo que debe hacer.
Act 10:21  Pedro bajó y les dijo a los hombres:  --Aquí estoy;  yo soy el que ustedes buscan.  ¿Qué asunto los ha traído por acá?
Act 10:22  Ellos le contestaron:  --Venimos de parte del centurión Cornelio,  un hombre justo y temeroso de Dios,  respetado por todo el pueblo judío.  Un ángel de Dios le dio instrucciones de invitarlo a usted a su casa para escuchar lo que usted tiene que decirle.
Pedro aparece conociendo la situación y pregunta el por qué están allí, a lo que ellos responden contándole lo ocurrido con Cornelio.
Act 10:23  Entonces Pedro los invitó a pasar y los hospedó.  Al día siguiente,  Pedro se fue con ellos acompañado de algunos creyentes de Jope.
Terminan por ser invitados y dormitar allí para salir al día siguiente acompañado de otros hermanos. Lo que nos muestra que la iglesia se movía como una comunidad en donde todos participaban.
Act 10:24  Un día después llegó a Cesarea.  Cornelio estaba esperándolo con los parientes y amigos íntimos que había reunido.
El camino para llegar a Cesarea tomaba un día, pero Pedro sin importar eso, llega allí en donde se encontraba Cornelio junto a la familia que había reunido, mostrándonos la importancia de compartir el evangelio con la familia.
Act 10:25  Al llegar Pedro a la casa,  Cornelio salió a recibirlo y,  postrándose delante de él,  le rindió homenaje.
Act 10:26  Pero Pedro hizo que se levantara,  y le dijo:  --Ponte de pie,  que sólo soy un hombre como tú.
Cornelio le recibe como quien recibe a Cristo, pero este rechazo su acto y le pidió que se pusiera de pie, pues es un hombre como él y nos da a entender que ante el único que debemos y podemos arrodillarnos es ante nuestro Señor Jesucristo y el Padre. Nada parecido con aquellos que teniendo algún rol en la iglesia procuran la alabanza de los hombres.
Act 10:27  Pedro entró en la casa conversando con él,  y encontró a muchos reunidos.
Debió ser impactante para Pedro encontrarse rodeado de esa cantidad de gentiles, por lo que el escritor lo resalta.
Act 10:28  Entonces les habló así:  --Ustedes saben muy bien que nuestra ley prohíbe que un judío se junte con un extranjero o lo visite.  Pero Dios me ha hecho ver que a nadie debo llamar impuro o inmundo.
Ahora nos permite comprender lo que causaba la sorpresa de Pedro, quien reconoce que la ley que se le había enseñado prohibía a un hombre judío juntarse o visitarle en su casa, pero como tal esto no aparece en las escrituras, por lo que puede haber sido una tradición enseñada por rabinos judíos, quienes en procura de la santidad del pueblo les enseñaban como ley un mandato de hombres o una enseñanza sacada de contexto. Sus palabras debieron resonar fuerte entre aquellos que estaban allí, pues solo podemos imaginarnos que alguien a quien invitemos nos hable del rechazo que siente su pueblo por nosotros y el que se nos considere inmundos. Pero sin importar esto, Pedro reconoce lo que el Señor quiso decirle por medio de la visión y el éxtasis, y ahora comprende que no debe llamar a nadie inmundo o impuro.
Act 10:29  Por eso,  cuando mandaron por mí,  vine sin poner ninguna objeción.  Ahora permítanme preguntarles:  ¿para qué me hicieron venir?
Ahora que se encuentra allí conforme a lo que Dios había propuesto, Pedro dice que debido a esto fue sin objeción alguna, pero aun no entiende el por que esta allí.
Act 10:30  Cornelio contestó:  --Hace cuatro días a esta misma hora,  las tres de la tarde,  estaba yo en casa orando. De repente apareció delante de mí un hombre vestido con ropa brillante,
Act 10:31  y me dijo:  'Cornelio,  Dios ha oído tu oración y se ha acordado de tus obras de beneficencia.
Act 10:32  Por lo tanto,  envía a alguien a Jope para hacer venir a Simón,  apodado Pedro,  que se hospeda en casa de Simón el curtidor,  junto al mar.'
Act 10:33  Así que inmediatamente mandé a llamarte,  y tú has tenido la bondad de venir.  Ahora estamos todos aquí,  en la presencia de Dios,  para escuchar todo lo que el Señor te ha encomendado que nos digas.
Cornelio se apresuro a contar los pormenores de su experiencia para dar a conocer lo sucedido al apóstol Pedro.
Act 10:34  Pedro tomó la palabra,  y dijo:  --Ahora comprendo que en realidad para Dios no hay favoritismos,
Para Dios no hay acepción o distinción de personas, Dios no tiene favoritos, para él no hay unos menos y otros más, Dios es justo y el favoritismo sería injusto, de allí que no lo procure, ni lo tenga en cuenta. Todos tenemos las mismas posibilidades de volvernos a Dios o darle la espalda.
Act 10:35  sino que en toda nación él ve con agrado a los que le temen y actúan con justicia.
Pedro parece haberse encontrado con una contrariedad teológica para el judaísmo, Dios no solo procuraba la salvación de Israel, sino la de todos aquellos que le temen y obran con justicia. Y se agrada con complacencia en aquellos que obran así.
Act 10:36  Dios envió su mensaje al pueblo de Israel,  anunciando las buenas nuevas de la paz por medio de Jesucristo,  que es el Señor de todos.
Ahora Pedro aborda las buenas nuevas del evangelio anunciándoles a los gentiles la paz de Dios por medio de Jesucristo para reconciliación con los hombres, y luego llama a Dios Señor de todos, algo que es raro, pues el pueblo judío consideraba a Dios su Señor, no el Señor de todos, pero haber tenido aquella visión le ha cambiado su perspectiva de las cosas que creía para ahora comprenderlas mejor.
Act 10:37  Ustedes conocen este mensaje que se difundió por toda Judea,  comenzando desde Galilea,  después del bautismo que predicó Juan.
Parece ser que el mensaje ya era conocido por todos, y de igual manera este mensaje tenia nombre propio tal cual como nos lo da a conocer adelante.
Act 10:38  Me refiero a Jesús de Nazaret:  cómo lo ungió Dios con el Espíritu Santo y con poder,  y cómo anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo,  porque Dios estaba con él.
El mensaje es Jesús, el ungido de Jehová o Yahwé quien por medio del Espíritu Santo anduvo obrando el bien, en sanidades y milagros. Se nos recuerda que la sanidad también opera en la liberación de quienes son oprimidos por el diablo.
Act 10:39  Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén.  Lo mataron,  colgándolo de un madero,
Ahora el mismo se muestra como testigo visual y fiel de lo que hizo sobre la tierra, como fue muerto colgado de una cruz.
Act 10:40  pero Dios lo resucitó al tercer día y dispuso que se apareciera,
Y resucitado al tercer día, apareció a ellos.
Act 10:41  no a todo el pueblo,  sino a nosotros,  testigos previamente escogidos por Dios,  que comimos y bebimos con él después de su resurrección.
Cuan impresionante era escuchar a un testigo veraz del ministerio, muerte y resurrección de Cristo, la cual contaba con total seguridad de lo ocurrido, hasta el punto de compartir momentos de intimidad en donde les refiere que comieron y bebieron con él luego de su resurrección.
Act 10:42  Él nos mandó a predicar al pueblo y a dar solemne testimonio de que ha sido nombrado por Dios como juez de vivos y muertos.
Su testimonio continúa contándoles que les fue encargado predicar y dar testimonio de Jesucristo como juez de vivos y muertos.
Act 10:43  De él dan testimonio todos los profetas,  que todo el que cree en él recibe,  por medio de su nombre,  el perdón de los pecados.
Ahora expresa lo que también era importante para los judíos, que era de él de quien hablaban los profetas y por último, pero menos importante es que todo aquel que cree en Jesucristo recibe por medio de su nombre perdón de pecados. Que gran noticia, ya no deberían esperar por un sacrificio anual, ahora solo al creer en Jesús, sus pecados serian perdonados.
Act 10:44  Mientras Pedro estaba todavía hablando,  el Espíritu Santo descendió sobre todos los que escuchaban el mensaje.
No hubo necesidad de que se impusieran la manos para que ellos recibieran el Espíritu Santo, sino que por medio de la predicación del mensaje de salvación, ellos creyeron y recibieron la confirmación de su fe allí mismo.
Act 10:45  Los defensores de la circuncisión que habían llegado con Pedro se quedaron asombrados de que el don del Espíritu Santo se hubiera derramado también sobre los gentiles,
Dentro de los que iban con Pedro se encontraban algunas personas que defendían una doctrina que se estaba forjando dentro de los nuevos creyentes de raíz judía, en la que se pensaba que todo creyente en Jesucristo que no fuese judío se circuncidara como lo hacían ellos, cual seria su sorpresa al ver como el Espíritu Santo se derramo sobre ellos sin necesidad de la circuncisión. Esta experiencia de seguro debió empezar a cambiar su perspectiva teológica.
Act 10:46  pues los oían hablar en lenguas y alabar a Dios.  Entonces Pedro respondió:
Act 10:47  --¿Acaso puede alguien negar el agua para que sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo lo mismo que nosotros?
Act 10:48  Y mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo.  Entonces le pidieron que se quedara con ellos algunos días.
Por último, este evento sobrenatural termino con la evidencia clara de que el Espíritu Santo también sobrevendría sobre los gentiles a quienes Dios no consideraba impuros como los judíos creían, y que además ellos vieron claramente evidencias del recibir al Espíritu Santo como el hablar en lenguas y alabar a Dios. Posterior a esto se bautizaron como señal literal y espiritual de seguir a Jesucristo. Otro aspecto que resalta allí, es el hecho de que el escritor menciona el bautismo en el nombre de Jesucristo y no bajo la fórmula bautismal de Mateo 28, hay muchas discusiones al respecto sobre cuál es el modo correcto de bautizar, si en el nombre de Cristo o en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, muchos eruditos y para mí en particular creemos que la mejor forma de hacerlo es por la fórmula que Cristo enseño.

martes, 12 de noviembre de 2019

ESTUDIO BÍBLICO HECHOS 9



ESTUDIO BÍBLICO
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe

Act 9:1  Mientras tanto,  Saulo,  respirando aún amenazas de muerte contra los discípulos del Señor,  se presentó al sumo sacerdote
Act 9:2  y le pidió cartas de extradición para las sinagogas de Damasco.  Tenía la intención de encontrar y llevarse presos a Jerusalén a todos los que pertenecieran al Camino,  fueran hombres o mujeres.
Saulo toma la batuta en cuanto a la persecución de la iglesia y empieza su cruzada amenazando de muerte a todo aquel que se haga llamar discípulo de Cristo, así logra presentarse ante el sumo sacerdote para pedir cartas que le permitieran extraditar a creyentes de esta nueva fe a la que llaman “Camino”, sin importar sin son hombres o mujeres. De modo, que pudieran ser llevados presos y así mismo se controlara la propagación de estos personajes considerados herejes.
Act 9:3  En el viaje sucedió que,  al acercarse a Damasco,  una luz del cielo relampagueó de repente a su alrededor.
Durante el camino a Damasco sucede algo extraordinario, el escritor nos cuenta que una luz relampagueó de forma repentina a su alrededor, solo podemos imaginarnos lo sorprendido que quedo Saulo ante tal evento sobrenatural.
Act 9:4   Él cayó al suelo y oyó una voz que le decía:  --Saulo,  Saulo,  ¿por qué me persigues?
Pero mas sorprendente debe haber sido el que oyera una voz que mencionaba su propio nombre y le reclamara por perseguirle.
Act 9:5  --¿Quién eres,  Señor?  --preguntó.  --Yo soy Jesús,  a quien tú persigues --le contestó la voz--.
Saulo probablemente estupefacto ante tal evento, se pregunta quien es aquel quien le cuestiona, aunque ante tal evento lo hace con toda la reverencia llamándole Señor. Es entonces cuando escucha de nuevo la voz que responde a su pregunta diciendo que es Jesús a quien el persigue como abanderado judío.
Act 9:6  Levántate y entra en la ciudad,  que allí se te dirá lo que tienes que hacer.
Y luego recibe su primera ordenanza, entrar a la ciudad y esperar la siguiente orden.
Act 9:7  Los hombres que viajaban con Saulo se detuvieron atónitos,  porque oían la voz pero no veían a nadie.
Este suceso nos permite comprender en mayor medida el poder de Dios, pues aunque trata personalmente con Saulo, quienes le acompañan solo pueden oír la voz, sin ver a nadie. Parece ser que aunque no se nos menciona Saulo percibió a alguien junto a él hablándole.
Act 9:8  Saulo se levantó del suelo,  pero cuando abrió los ojos no podía ver,  así que lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco.
Sin lugar a dudas Saulo cae de su caballo y luego de este sobrenatural encuentro con Jesús, se nos menciona que abrió sus ojos, pero no podía ver, así que fue llevado a Damasco por sus secuaces.
Act 9:9  Estuvo ciego tres días,  sin comer ni beber nada.
Tal seria el aparente infortunio de Saulo al verse ciego, inútil, y habiendo conocido a quien perseguía, que se quedo en ayuno completo, seguramente esperando una respuesta subsiguiente a lo sucedido.
Act 9:10  Había en Damasco un discípulo llamado Ananías,  a quien el Señor llamó en una visión.  --¡Ananías!  --Aquí estoy,  Señor.
Aquí podemos ver como por medio de una visión el Señor llama a un servidor suyo llamado Ananías, quien le escucha claramente y responde Señor. Esto podría acallar las voces de aquellos que mencionan que Jesús solo hablo a Saulo y posteriormente a nadie más.
Act 9:11  --Anda,  ve a la casa de Judas,  en la calle llamada Derecha,  y pregunta por un tal Saulo de Tarso.  Está orando,
Act 9:12  y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías,  que entra y pone las manos sobre él para que recobre la vista.
Es interesante saber que lo que Dios estaba revelando a Ananías, también le estaba siendo revelado a Saulo, mientras a Ananías se le enviaba a Saulo se le advertía que vendría. Es tan especifica la revelación que recibe Ananías que es guiado claramente a donde debía ir y que hacer ante este hombre y lo que seguramente habría de ocurrir.
Act 9:13  Entonces Ananías respondió:  --Señor,  he oído hablar mucho de ese hombre y de todo el mal que ha causado a tus santos en Jerusalén.
Ananías en una clara conversación con el Señor, reconoce que ha oído hablar de Saulo y su persecución a la iglesia, motivo por el cual se había vuelto tristemente celebre para la iglesia.
Act 9:14  Y ahora lo tenemos aquí,  autorizado por los jefes de los sacerdotes,  para llevarse presos a todos los que invocan tu nombre.
Es muy probable que Ananías no quiera ir a donde este hombre, seguramente por el miedo que producía sobre la iglesia, y él le explica los motivos al Señor.
Act 9:15  --¡Ve!  --insistió el Señor--,  porque ese hombre es mi instrumento escogido para dar a conocer mi nombre tanto a las naciones y a sus reyes como al pueblo de Israel.
Pero el Señor tiene que insistir para que Ananías cumpla el propósito por el que lo envía. Además, allí se revela claramente el sentido que Dios tiene para la vida de Saulo, quien se convertiría en el instrumento de Dios para dar a conocer su nombre a las naciones, pues no hubo ningún apóstol que como Pablo fuera tan efectivo en la predicación y evangelización del mundo en aquella época.
Act 9:16  Yo le mostraré cuánto tendrá que padecer por mi nombre.
Además, el Señor le comenta a Ananías lo que habrá de padecer este hombre que antes perseguía a la iglesia, ahora se convertirá en perseguido por la causa de Cristo.
Act 9:17  Ananías se fue y,  cuando llegó a la casa,  le impuso las manos a Saulo y le dijo:  "Hermano Saulo,  el Señor Jesús,  que se te apareció en el camino,  me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo."
Ananías no tiene otra opción que ir y hacer cumplir la voluntad de Dios, quien por medio de la imposición de manos trae sanidad sobre su ceguera y además trae sobre él la llenura del Espíritu Santo.
Act 9:18  Al instante cayó de los ojos de Saulo algo como escamas,  y recobró la vista.  Se levantó y fue bautizado;
Saulo recobra la visión al caer de sus ojos algo que parecían escamas, y lo interesante del versículo es que inmediatamente se levanta y es bautizado. La obediencia al mandato del bautismo no tiene lugar a sombra de duda, Saulo seguramente experimenta el arrepentimiento, su conversión, la nueva fe, y es inmediatamente bautizado. Es muy probable que Pablo conociera el obrar o actuar de los nuevos creyentes y por eso fuera sometido al bautismo, aunque también era notorio entre los creyentes judíos que al seguir a un maestro este les bautizara para seguir sus enseñanzas.
Act 9:19  y habiendo comido,  recobró las fuerzas.  Saulo pasó varios días con los discípulos que estaban en Damasco,
Aquí termina su ayuno, come y se levanta para compartir con aquellos a quienes ahora considera hermanos. Es probable que allí descubriera mucho mas sobre esta nueva fe.
Act 9:20  y en seguida se dedicó a predicar en las sinagogas,  afirmando que Jesús es el Hijo de Dios.
No demora mucho su instrucción, pues Saulo es un hombre letrado en las escrituras y además el mismo nos revela en otros escritos que su doctrina la aprendió de Cristo, quien le instruyo personalmente. Es así como empieza a predicar afirmando aquello que antes tanto celo le producía, Jesús es el Hijo de Dios. Una declaración sencilla pero poderosa, que demostraba también el poder de esta nueva fe, al ver a quien les perseguía convertido.
Act 9:21  Todos los que le oían se quedaban asombrados,  y preguntaban:  "¿No es éste el que en Jerusalén perseguía a muerte a los que invocan ese nombre?  ¿Y no ha venido aquí para llevárselos presos y entregarlos a los jefes de los sacerdotes?"
Su testimonio era impresionante ante la iglesia y seguramente ante los mismos judíos quienes sabían que había ido para perseguir a los cristianos y ahora le oían predicar sobre Jesús. De modo, que las inquietudes rondaban a los cristianos y judíos de aquel lugar.
Act 9:22  Pero Saulo cobraba cada vez más fuerza y confundía a los judíos que vivían en Damasco,  demostrándoles que Jesús es el Mesías.
Era tal su fortalecimiento en la fe, que cada vez cobraba mayor fuerza y lograba confundir a los judíos damascenos, mostrándoles a través de las mismas escrituras que Jesús era el Mesías esperado.
Act 9:23  Después de muchos días,  los judíos se pusieron de acuerdo para hacerlo desaparecer,
Act 9:24  pero Saulo se enteró de sus maquinaciones.  Día y noche vigilaban de cerca las puertas de la ciudad con el fin de eliminarlo.
Fue tal el impacto de su conversión en Damasco que aquellos que seguían fieles al judaísmo procuraron eliminarlo, pues no querían lidiar con este hombre transformado y lleno del Espíritu Santo. Saulo se entera de sus planes y como le vigilaban para hacerle desaparecer.
Act 9:25  Pero sus discípulos se lo llevaron de noche y lo bajaron en un canasto por una abertura en la muralla.
Miremos ahora como Saulo ya había hecho discípulos en aquel lugar, y como estos procuraron salvarle sacándolo fuera de la ciudad.
Act 9:26  Cuando llegó a Jerusalén,  trataba de juntarse con los discípulos,  pero todos tenían miedo de él,  porque no creían que de veras fuera discípulo.
Luego de salir de Damasco llega a Jerusalén, lugar de origen de la nueva fe. Pero todos desconfiaban de él, pues aún no habían visto los frutos de su conversión. Es normal que hubiera tal desconfianza, pues no hubo alguien como Saulo que se levantara a perseguir a los cristianos con tal crudeza y seguramente muchos sufrieron encarcelamientos por su causa.
Act 9:27  Entonces Bernabé lo tomó a su cargo y lo llevó a los apóstoles.  Saulo les describió en detalle cómo en el camino había visto al Señor,  el cual le había hablado,  y cómo en Damasco había predicado con libertad en el nombre de Jesús.
Podemos ver como Bernabé seguramente se ofrece para tomarlo a su cargo ofreciéndole la confianza que seguramente nadie quería darle, fue así como es presentado ante los apóstoles (no se nos dice cuántos de ellos estaban) y este presenta su testimonio de conversión ante ellos, en donde se nos aclara que vio al Señor, quien le hablo y como termino predicando en su nombre en Damasco.
Act 9:28  Así que se quedó con ellos,  y andaba por todas partes en Jerusalén,  hablando abiertamente en el nombre del Señor.
Entonces es recibido y su testimonio verificado por los apóstoles, fue así como termino quedándose con ellos, y hablando sobre Jesucristo.
Act 9:29  Conversaba y discutía con los judíos de habla griega,* pero ellos se proponían eliminarlo.
Saulo no termina de salir de un lado por su confrontación a los judíos, cuando ya es nuevamente buscado para ser eliminado por los judíos que hablaban griego, con quien por su procedencia y lenguaje tenia una mayor fluidez para compartir el evangelio.
Act 9:30  Cuando se enteraron de ello los hermanos,  se lo llevaron a Cesarea y de allí lo mandaron a Tarso.
Nuevamente es sacado de Jerusalén para que fuera llevado a Cesarea y luego a Tarso, su ciudad de origen. Podemos ver que todos eran amados y cuidados por la iglesia, quienes les proveían salida y cuidado a donde iban.
Act 9:31  Mientras tanto,  la iglesia disfrutaba de paz a la vez que se consolidaba en toda Judea,  Galilea y Samaria,  pues vivía en el temor del Señor.  E iba creciendo en número,  fortalecida por el Espíritu Santo.
Con el término de la persecución liderada por Saulo, la iglesia disfruta de paz, mientras se consolida con una fe solida en toda Judea, Galilea y Samaria, lugares a donde los apóstoles se movían con frecuencia para predicar e impartir el Espíritu Santo. Pero se nos recuerda que la consolidación de la iglesia no depende del esfuerzo de sus líderes, sino que se produce como consecuencia de vivir en el temor del Señor. Cuando hay temor de Dios la iglesia crece en numero y se fortalece en el Espíritu Santo, una gran recomendación para las iglesias de hoy.
Act 9:32  Pedro,  que estaba recorriendo toda la región,  fue también a visitar a los santos que vivían en Lida.
El evangelio continua su expansión a los lugares contiguos a Israel, por lo que los apóstoles como Pedro iban a visitar a los nuevos convertidos, a quien la escritura llama “santos” (referencia clara a la obra santificadora del Espíritu Santo en la vida del creyente).
Act 9:33  Allí encontró a un paralítico llamado Eneas,  que llevaba ocho años en cama.
Act 9:34  "Eneas --le dijo Pedro--,  Jesucristo te sana.  Levántate y tiende tu cama."  Y al instante se levantó.
Y ahora se nos narra uno de los milagros que acompañaban la predicación del evangelio. Pedro se encuentra a un hombre postrado por su parálisis, a quien declara sanidad en el nombre de Jesucristo y este milagrosamente se levanta de inmediato.
Act 9:35  Todos los que vivían en Lida y en Sarón lo vieron,  y se convirtieron al Señor.
Fue tan impresionante tal milagro ante los ojos de estos pueblos que muchos se convirtieron al Señor. Los milagros también ayudan en la predicación y el avance del evangelio.
Act 9:36  Había en Jope una discípula llamada Tabita  (que traducido es Dorcas*).  Ésta se esmeraba en hacer buenas obras y en ayudar a los pobres.
Otro de los milagros que siguen la salida de Pedro hacia Lida fue el de esta mujer a quien se le nombra como discipula. Mostrándonos una participación activa de la mujer como discipula de Cristo.
Act 9:37  Sucedió que en esos días cayó enferma y murió.  Pusieron el cadáver,  después de lavarlo,  en un cuarto de la planta alta.
Esta mujer fiel a Dios cae enferma y muere, por lo que es preparada según la tradición lavando su cuerpo y dejándolo listo para su entierro.
Act 9:38  Y como Lida estaba cerca de Jope,  los discípulos,  al enterarse de que Pedro se encontraba en Lida,  enviaron a dos hombres a rogarle:  "¡Por favor,  venga usted a Jope en seguida!"
Pero este no era el plan de Dios para Dorcas, allí aparecen otros individuos que también son nombrados como discípulos quienes rogaron a Pedro que fuera a Jope donde vivía Dorcas.
Act 9:39  Sin demora,  Pedro se fue con ellos,  y cuando llegó lo llevaron al cuarto de arriba.  Todas las viudas se presentaron,  llorando y mostrándole las túnicas y otros vestidos que Dorcas había hecho cuando aún estaba con ellas.
Pedro sale con ellos y lo primero que se encuentra es que Dorcas brindaba un maravilloso servicio a las viudas de aquella ciudad, con quienes compartía y hasta seguramente enseñaba su arte, cuidando de ellas. De allí su gran tristeza por su perdida.
Act 9:40  Pedro hizo que todos salieran del cuarto;  luego se puso de rodillas y oró.  Volviéndose hacia la muerta,  dijo:  "Tabita,  levántate."  Ella abrió los ojos y,  al ver a Pedro,  se incorporó.
No hay ningún arte en la oración, ni ninguna mística rara diferente a un hombre lleno del Espíritu Santo quien en complicidad con la voluntad divina se une a esta para orar a Dios, entonces lleno de confianza en Dios le pide que se levante conforme a la voluntad divina y esta resucita.
Act 9:41  Él,  tomándola de la mano,  la levantó.  Luego llamó a los creyentes y a las viudas,  a quienes la presentó viva.
Pedro sin ningún alarde de su obrar, presenta ante los demás creyentes a la mujer resucitada.
Act 9:42  La noticia se difundió por todo Jope,  y muchos creyeron en el Señor.
Act 9:43  Pedro se quedó en Jope un buen tiempo,  en casa de un tal Simón,  que era curtidor.
Las obras del Señor por medio de los apóstoles fueron tan grandiosas que las noticias de su obrar se difundían por todos lados, y muchos llegaban a creer en el Señor, fue así como Pedro termina en aquel lugar enseñando y predicando el evangelio.