domingo, 1 de septiembre de 2019

PREDICA DOMINICAL - USTEDES SON TEMPLO DE DIOS



USTEDES SON TEMPLO DE DIOS

1Co 3:16 ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?

INTRODUCCION

En un mundo en el que cada día se le presta mayor cuidado y atención al cuerpo, no solo para su cuidado, sino más por vanidad. Buscamos que nuestros cuerpos muestren lo que somos, lo que creemos, lo que hacemos, lo que nos gusta, y somos una muestra ambulante de lo que somos en nuestro interior o de lo que vivimos.

En la época en la que fui metalero (gustaba de la música metal), vestía de jeans y buzos negros, quería tatuarme, llenarme de aretes y otras cosas más, mostrando la oscuridad que había en mí, y ahora tiendo a ver reflejado esto en la forma de vestir y de tener o tratar el cuerpo. Ahora ya no basta solo con lo exterior, el mundo ha hecho de su cuerpo un lienzo para pintarlo, exhibirlo y mostrarlo, sin importar lo que ello dice de cada uno.

Hay quien no cuida su cuerpo y lo trata de forma descuidada, pero también existe el que presta demasiado cuidado a todo para mostrar su esbelta figura. El cuerpo se ha convertido en un objeto de culto y un lienzo para hacer todo tipo de cosas.

Mientras le mundo hace todo esto, la iglesia está adaptando peligrosamente muchas de estas cosas para su propia vida, tildando a quien no lo hace de religioso, fanático y quien sabe que más apelativos, sin saber que degradan la maravillosa obra de Dios que ya son.

DESARROLLO

La escritura menciona que nuestro cuerpo es templo de Dios, pues el Espíritu Santo habita en nosotros ahora como creyentes, más adelante dice: 1Co 6:19 “¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios?  Ustedes no son sus propios dueños”, que ya no somos dueños de nuestros propios cuerpos, sino que vivimos en ellos para dar gloria a Dios, pero si conformamos nuestro cuerpo a la última moda del mundo, ¿será que estamos haciendo lo correcto?

No soy quien para juzgar a quien hace a su cuerpo lo que le plazca, pero vivimos en un mundo que se ufana de cuerpos trabajados y esbeltos, cuerpos tatuados hasta mas no poder, piercings y más que hablan de lo que son, lo que hacen. Pero, ¿qué mensaje da un creyente de su templo cuando le hace todas estas cosas?, creo que no da el mensaje correcto.

Una cosa es que hayas hecho con tu cuerpo lo que quisieras antes de conocerle, pero ahora que ya le conoces, seguirás haciendo lo de siempre?, lo que está de moda?, lo que muestra?, vanidad de vanidades diría el sabio proverbista Salomón, todo es por vanidad, aunque no lo reconozcamos. Si nos tatuamos es para que nos vean, si no ponemos algo en nuestro cuerpo es para llamar la atención, sea un implante o un piercing y es donde yo me pregunto, que estamos haciendo con el nuevo templo de Dios.

Seguramente si tuviéramos un templo físico, como con la iglesia, lo cuidaríamos, lo limpiaríamos, quitaríamos todo lo malo, lo feo, lo grotesco, lo ostentoso, no lo pintaríamos para que de aspecto de pureza y limpieza, pero con nuestro templo vivo, no hacemos lo mismo. Tendemos a descuidarlo y a comer descuidadamente, a no cuidarlo cuando está enfermo, a maltratarlo, a dejarlo, otros en cambio, quieren ostentar, mostrarlo con vanidad, exhibirlo para generar deseo, a pintarlo para llamar la atención.

Como estas tratando el templo del Espíritu?, reconoces que no eres dueño de el? Y que todo lo que le hagas tendrás que dar cuenta a Dios?.

Oremos, reflexionar sobre lo que como creyente le has hecho a tu cuerpo, y defiende tu virtud, mantente libre de toda moda que manipule el cuerpo y permite que este se mantenga libre de toda opresión, cuídalo, protégelo, ejercítalo, pero que sea con la intensión correcta, perdónanos Señor por no cuidar nuestros cuerpos como el templo que es, ayúdanos a reconocer que ya no somos dueños, y que a ti te pertenece, amen. 

PREDICA DOMINICAL
Por: Camilo Sastoque
Ministerio Unidad de la Fe


No hay comentarios:

Publicar un comentario