domingo, 11 de agosto de 2013

PREDICA DOMINICAL - EN EL TENEMOS REDENCIÓN


PREDICA DOMINICAL
Por: Camilo A. Sastoque M.

EN EL TENEMOS REDENCIÓN

PASAJE
Efesios 1:7  En él tenemos la redención mediante su sangre,  el perdón de nuestros pecados,  conforme a las riquezas de la gracia

INTRODUCCIÓN
En mateo encontramos esta parábola que nos ilustra la redención de una manera extraordinaria
Mat 18:23   "Por eso el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos.
Mat 18:24   Al comenzar a hacerlo,  se le presentó uno que le debía miles y miles de monedas de oro.*
Mat 18:25   Como él no tenía con qué pagar,  el señor mandó que lo vendieran a él,  a su esposa y a sus hijos,  y todo lo que tenía,  para así saldar la deuda.
Mat 18:26   El siervo se postró delante de él.  'Tenga paciencia conmigo --le rogó--,  y se lo pagaré todo.'
Mat 18:27   El señor se compadeció de su siervo,  le perdonó la deuda y lo dejó en libertad.

Aquel hombre experimento lo que significa ser redimido, el pudo sentir el peso de la deuda que tenía con el rey, como esta le asfixiaba y casi termina con su existencia y la de su familia. No se si has tenido alguna vez una deuda que no puedes pagar, es algo que muchos han experimentado por sus malas decisiones, lo cual es terrible porque una deuda te quita el sueño, no deja tus pensamientos tranquilos, te angustia, y no te permite vivir libre, es como si te hubiesen puesto una cadena que ata todo tu cuerpo, no te permite hacer lo que quieres, sino lo que la cadena te permite, así es la deuda, y hablo de ella, para poder comprender lo que significa la redención, si la has tenido entenderás lo que significa que alguien te la quiete, o la pague por ti que es lo que Dios ha hecho, podrás disfrutar de una paz indescriptible y de un gozo sin igual.
Como menciona la parábola el rey tuvo compasión, y le perdono su deuda, dejándole libre, paso de estar en esclavitud a estar libre por fin de aquello que destruiría su vida, eso es lo que sucede con la redención, Dios nos libera de la deuda del pecado que pesaba sobre nuestras vidas, que nos mantenía esclavos, que nos condice a la destrucción de nosotros y de nuestra familia, esta era una deuda imposible de pagar en nuestra condición, pero que Dios pago, para darnos libertad como ya veremos.
Por eso es importante que valoremos y contemplemos su valor y lo que ha hecho en nosotros para no malgastarla y desecharla.

DESARROLLO

Es muy importante revelar el misterio que encierra la redención en la vida del creyente para que este pueda conocer el poder que le ha liberado, que ha quitado el yugo de esclavitud que se cernía sobre nuestras vidas por el pecado, nos convertimos en sus sirvientes, y el, en nuestro amo, cuando?, cuando Adán peco, y luego cuando la humanidad continuo viviendo alejada de Dios, el pecado continuo saturando nuestro ser, tomo el control de nuestra voluntad y hacía con nosotros lo que quería, y de esto se aprovechó nuestro adversario para controlar nuestras mentes y emociones; lejos de Dios, vivimos bajo un yugo terrible de destrucción para nuestro ser, bajo una esclavitud abrumadora que destruye a quien la vive.
Y de ese estado Dios nos ha rescatado y nos ha dado libertad, así que para aquel que no puede salir del pecado, y no halla solución a sus problemas con el pecado y con esas actitudes destructivas de tu vida como el odio, y el rencor, Dios ha provisto de la solución y la libertad del yugo que antes te oprimía, solo tienes que rendirte y humillarte como lo hizo el hombre de la parábola, quien humillándose a sí mismo, pidió misericordia y la recibió. Dios ha hecho lo mismo con nosotros, siendo indignos de recibir el favor de Dios, él puso el precio y preciso del sacrificio por nuestra redención, para que ya no fuésemos más esclavos, para que reconociendo su gloria y majestad, nuestra imposibilidad de pagar la deuda, recibamos su misericordia, y ya no carguemos con el peso de nuestro pasado, de nuestro pecado y la iniquidad de nuestra familia, hemos sido perdonados y redimidos, ya no hay precio que pagar, ya no hay más sacrificios que entregar, solo creer con el corazón que Jesús es nuestro Señor y que el precio pactado por nuestra libertad ha sido pagado en él, si no recibes esta revelación en tu corazón y solo queda en tu mente, no habrán verdaderos cambios en tu vida.
Conocer y entender el sacrificio que fue llevado a cabo por Dios, nos lleva a valorar, a apreciar lo que Cristo hizo en la cruz, nos confronta con nuestra verdad como pecadores, y deja fuera todo pensamiento de vanagloria, pues tan solo podemos reconocer que su gracia es suficiente, que estábamos perdidos y ahora podemos ver y reconocer su poder, su soberanía y su majestad sobre nuestras vidas.


CONCLUSIÓN

Es probable que aun estés luchando con el pecado en tu vida, con la mentira, con la vanidad, con el egoísmo, los vicios, con el chisme, el engaño, la fornicación o el adulterio, la pornografía, la codicia, porque no sabes cómo ser libre de su influencia y su poder, pero ahora yo te doy la salida que Dios ha provisto, humíllate a ti mismo, y reconoce que no es por tus fuerzas, es Su poder y su gracia los que te pueden librar, reconoce que el precio ha sido pagado en Cristo, y que tú eres nueva criatura en Cristo (2Co 5:17), que su sangre ha sido derramada como el precio de tu libertad y que ahora eres libre, ahora sabes porque eres libre, sabes lo que Dios ha hecho en ti y por ti, alaba y da gracias reconociendo su soberanía sobre tu vida, allí hallaras el poder para salir de la situación en la que estés, medita en tu corazón esta verdad para que la revelación se abra ante ti puedas ser verdaderamente libre.
Solo quienes comprenden la redención como una revelación en su corazón pueden vivir bajo su poder en la libertad que les es otorgada en Cristo.
También valoraras cada día más el sacrificio de Cristo en la cruz, valoraras más el reino y su poder, que ahora habitan en ti para transformación de tu mente y para que recobres el control de tu voluntad, y así puedas mostrar la gracia de Dios que ha obrado en tu vida, como lo ha hecho también en la nuestra.

Oro para que todo yugo de pecado sobre tu vida sea roto en el nombre de Jesús, para que puedas comprender con tu corazón el precio por el cual has sido redimido y para viviendo en esta redención que Dios te ha dado, puedas mostrar a Cristo en tu vida diaria, como ejemplo y acción de gracias en todo lo que haces, amen.

1 comentario: