martes, 21 de febrero de 2012

ESTUDIO BIBLICO MATEO 8


ESTUDIO BIBLICO SEMANAL

Por: Camilo A. Sastoque M.

Mat 8:1  Cuando Jesús bajó de la ladera de la montaña,  lo siguieron grandes multitudes. Continua la referencia a multitudes que le seguían, y no a discípulos.

Mat 8:2  Un hombre que tenía lepra se le acercó y se arrodilló delante de él.  --Señor,  si quieres,  puedes limpiarme --le dijo. Este es el primer milagro mencionado por Mateo y empieza con un leproso, la lepra tiene un sentido de pecado, inmundicia según nos los muestra el antiguo testamento en  (Levítico caps. 13 y 14), hoy la ciencia médica ha encontrado tratamientos que curan la lepra, pero esto no deja de lado el importante significado que Jesús implica en este milagro pues revela la intención de limpiar al pueblo del pecado.

Mat 8:3  Jesús extendió la mano y tocó al hombre.  --Sí quiero --le dijo--.  ¡Queda limpio!  Y al instante quedó sano* de la lepra. ¡Qué fe más maravillosa fue ésta! No dice que creía que el Señor pudiera sanarlo, sino que, con una brevedad expresiva de una confianza que no conocía duda se entregó en adoración al postrarse ante El y reconoció su autoridad frente a la enfermedad, cosa que ninguno de los que estaba a Su alrededor sintió o realizó antes. Contrario a lo  que la ley descrita en Levítico describe, Jesús en vez de apartarse de la contaminación que representaba tocar un leproso, lo toca y declara ¡Queda limpio! Que declaración tan sencilla pero tan llena de poder y autoridad.

Mat 8:4  --Mira,  no se lo digas a nadie --le dijo Jesús--;  sólo ve,  preséntate al sacerdote,  y lleva la ofrenda que ordenó Moisés,  para que sirva de testimonio. Jesús le pide que no lo divulgue con el ánimo de no exitar la animosidad del pueblo, y aunque se lo advirtió, el hombre que recibió el milagro hizo caso omiso publicándolo a todos, esto creo un caos que llevo a Jesús a apartarse y a predicar en lugares apartados impidiéndole moverse con facilidad. El presentarse ante el sacerdote y llevar la ofrenda era para cumplir con lo establecido por la ley mosaica y dar testimonio de la Luz.

Mat 8:5  Al entrar Jesús en Capernaúm,  se le acercó un centurión pidiendo ayuda. Cuan abundante era la Gracia que acompañaba a nuestro Señor que todo aquel que requería ayuda buscaba en El refugio y consuelo, algo que ilustra lo que sucede con aquellos que reciben la Unción, sobre ellos se posa esta misma Gracia, que les hace ser buscados, consultados, pues sin que les conozcan en su ser interior les es revelado que estos siervos pueden ser de gran ayuda.

Mat 8:6  --Señor,  mi siervo está postrado en casa con parálisis,  y sufre terriblemente. Terrible condición la de este siervo, pero es mayor la entrega, humildad y valor con que su Jefe el centurión busca ayuda en aquellos a quien supuestamente, dominaba vigilaba y controlaba.

Mat 8:7  --Iré a sanarlo --respondió Jesús. Cuanta convicción en las palabras de Jesús que sin ninguna sombra de Duda, responde al llamado de la necesidad humana.

Mat 8:8  --Señor,  no merezco que entres bajo mi techo.  Pero basta con que digas una sola palabra,  y mi siervo quedará sano. Sabiendo que era mayor en rango sobre la tierra, reconoce con humildad de corazón su verdadera condición de pecado, y se levanta con una Fe que sorprende a Jesús mismo, pues entendiendo el Poder de la sujeción y devoción completa, se entrega a la voluntad de una palabra por la sanidad de su siervo.

Mat 8:9  Porque yo mismo soy un hombre sujeto a órdenes superiores,  y además tengo soldados bajo mi autoridad.  Le digo a uno:  'Ve',  y va,  y al otro:  'Ven',  y viene.  Le digo a mi siervo:  'Haz esto',  y lo hace. No se nos dice si este hombre practicaba o conocía las costumbres judías, pero lo que sí está claro es que la revelación que recibe muy seguramente por la humildad y honra demostradas, le permite entender que la sujeción, obediencia y palabra tienen un gran poder.

Mat 8:10  Al oír esto,  Jesús se asombró y dijo a quienes lo seguían:  --Les aseguro que no he encontrado en Israel a nadie que tenga tanta fe. Jesús se sorprende al ver la fe con que actúa, discierne y entiende este hombre no creyente. La cual nos revela el ciclo que debe sufrir la fe para aumentar de nivel, inicialmente la fe debe ser escuchada (Rom 10:13), luego la fe debe ser entendida, inmediatamente la fe debe ser revelada, para entonces ser probada con el fuego de la prueba, la cual la purifica (1Pedro 1:7) y así la fe es fortalecida y llevada a un nivel diferente en cada área de nuestras vidas.

Mat 8:11 Les digo que muchos vendrán del oriente y del occidente,  y participarán en el banquete con Abraham,  Isaac y Jacob en el reino de los cielos. Mostrándoles que muchos serian llamados de aquellas naciones a las cuales ellos consideraban impías para disfrutar de las bendiciones que Abraham, Isaac y Jacob.

Mat 8:12 Pero a los súbditos del reino se les echará afuera,  a la oscuridad,  donde habrá llanto y rechinar de dientes. Y a algunos que se dicen llamar súbditos y pertenecen al linaje del pueblo de Israel, se les echara afuera en donde encontraran un triste final.

Mat 8:13  Luego Jesús le dijo al centurión:  --¡Ve!  Todo se hará tal como creíste.  Y en esa misma hora aquel siervo quedó sanó. Termina hecho tal cual el centurión creyó que se haría, preciosas revelación de la fe puesta en acción, una fe que cree, entiende, se pone en acción  y genera resultados en la medida en que la disciplina, la obediencia, la humildad y el conocimiento de la palabra se hacen evidentes en nuestras vidas.

Mat 8:14  Cuando Jesús entró en casa de Pedro,  vio a la suegra de éste en cama,  con fiebre. Ver a Jesús entrando en la casa de pedro nos muestra la familiaridad en la relación con sus discípulos, y también  que Pedro no abandono su hogar, sino que seguía asistiendo a este. El tercer milagro que menciona Mateo es la sanidad de la fiebre de la suegra de Pedro.

Mat 8:15  Le tocó la mano y la fiebre se le quitó;  luego ella se levantó y comenzó a servirle. Luego de recibir la sanidad, la suegra de Pedro empieza a servir, mostrando la actitud correcta frente a la sanidad recibida como un milagro de parte del Señor.

Mat 8:16  Al atardecer,  le llevaron muchos endemoniados,  y con una sola palabra expulsó a los espíritus,  y sanó a todos los enfermos. Continua Jesús revelando el reino a aquellos que se acercan pues trae libertad a los oprimidos por demonios, y sanidad a los que sufren la enfermedad.

Mat 8:17  Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías:  "Él tomó sobre sí nuestras enfermedades y cargó con nuestras dolencias."* Continúa la profecía haciéndose realidad en la vida de Jesús, revelando la promesa de sanidad a su pueblo.

Mat 8:18  Cuando Jesús vio a la multitud que lo rodeaba,  dio orden de pasar al otro lado del lago.

Mat 8:19  Se le acercó un maestro de la ley y le dijo:  --Maestro,  te seguiré a dondequiera que vayas. Parece que este maestro de la ley, entusiasmado con la predicación de Jesús y movido por sus emociones cautivadas en el gozo de su corazón, es conmovido a decirle que le seguiría.

Mat 8:20  --Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos --le respondió Jesús--,  pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Pero Jesús conociendo la intención del corazón de los hombres responde mostrándole a este hombre que no encontraría en su decisión privilegios, ni descanso. ¿Sabes a quién te comprometes a seguir? y ¿sabes acaso a dónde te conducirá? No será a ningún hogar cómodo, ninguna almohada blanca tiene él para ti: él no tiene estas cosas para sí mismo. Sin embargo, Jesús no rechaza el ofrecimiento de este hombre, ni le niega la libertad de seguirle. Sólo quiere que sepa lo que está haciendo, y que calcule el costo. Jesús quiere que pese y discrimine la verdadera naturaleza de su afecto. Pero en este caso parece demasiado evidente que el hombre no había considerado el costo. Por esto a éste el Discípulo se le conoce como el Temerario y Precipitado.

Mat 8:21  Otro discípulo le pidió:  --Señor,  primero déjame ir a enterrar a mi padre. Parece aquí que Jesús fuera indolente ante la petición de este discípulo, pero lo que está claro que según la costumbre de la época, que el debería estar enterrando a su padre si eso fuese cierto y no debiera estar allí con Jesús, lo que en realidad ocurría era que el discípulo quería estar con su padre hasta que este muriera. Así nos revela el apego del corazón por las personas, de modo que aquí tenemos un discípulo genuino, más indeciso y comprometido en las cosas de este mundo que con el servido al cual fue llamado.

Mat 8:22  --Sígueme --le replicó Jesús--,  y deja que los muertos entierren a sus muertos. Su respuesta es aún más contundente pues revela que aquellos que ponen sus afectos en las cosas, sentimientos y personas de este mundo, están muertos a lo espiritual, pues siempre habrá una razón para dejar el deber.

Mat 8:23  Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. Nuevamente la diferencia entre las multitudes  que le seguían y sus discípulos.

Mat 8:24  De repente,  se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. Pero Jesús estaba dormido. Contrastan aquí la tranquilidad del sueño de Jesús en medio de la tormenta con severidad y gravedad de la situación que vivían en la barca. La barca representa nuestra vida y mentalidad sin Jesús, la cual ante cualquier tempestad que se levanta responde con confusión, incredulidad y desesperación.

Mat 8:25  Los discípulos fueron a despertarlo.  --¡Señor --gritaron--,  sálvanos,  que nos vamos a ahogar! Sus gritos muestran la gran ofuscación, y desesperación que vivían es ese momento aquellos que la palabra menciona como los discípulos.

Mat 8:26  --Hombres de poca fe --les contestó--,  ¿por qué tienen tanto miedo?  Entonces se levantó y reprendió a los vientos y a las olas,  y todo quedó completamente tranquilo. Porque tienen tan poca fe, les reprocha Jesús, no les dice por no tienen fe, pues es claro que ellos si la tenían y pudieron creer que Jesús podría ayudarlos, pero lo que a Jesús le preocupa es que luego de oír la palabra, dársela a entender, verla en acción, aun duden del poder sobrenatural que desata la fe. Esto evidencia que una fe sin pruebas para ser perfeccionada es poco probable que traiga fruto a quien la vive o la predica. Ellos habitaban en el nivel primario de la fe, pues tenían fe como bebes que dependen en todo de sus padres para realizar las más sencillas ocurrencias.

Mat 8:27  Los discípulos no salían de su asombro,  y decían:  "¿Qué clase de hombre es éste,  que hasta los vientos y las olas le obedecen?" esta conclusión y cuestionamiento dejan ver que su fe primaria les permitía creer en que Jesús los ayudaría posiblemente tomando el control de la barca, pero no que El reprendería la tormenta y esta calmaría. Mostrando que hasta la naturaleza espera la manifestación de los hijos de Dios (Rom 8:19).

Mat 8:28  Cuando Jesús llegó al otro lado,  a la región de los gadarenos,* dos endemoniados le salieron al encuentro de entre los sepulcros.  Eran tan violentos que nadie se atrevía a pasar por aquel camino. Este pasaje deja entrever algo más profundo, nos permite entender con claridad que la presencia de Dios atrae a aquellos que van a ser transformados por la palabra,  también que los espíritus demoniacos sienten y perciben a los hijos de Dios.

Mat 8:29  De pronto le gritaron:  --¿Por qué te entrometes,  Hijo de Dios?  ¿Has venido aquí a atormentarnos antes del tiempo señalado? Dando a conocer la verdadera naturaleza espiritual de Jesús como el Hijo de Dios, le gritan sabiendo de antemano que saldrán mal librados de su encuentro, pues entienden que serán atormentados en el tiempo señalado por Jesús el Hijo de Dios, pero no entendían porque estaba allí antes de tiempo.

Mat 8:30  A cierta distancia de ellos estaba paciendo una gran manada de cerdos.

Mat 8:31  Los demonios le rogaron a Jesús:  --Si nos expulsas,  mándanos a la manada de cerdos. El encuentro entre  las tinieblas y la luz no puede dar otro resultado diferente al que se encuentra en este versículo, los demonios terminan expulsados de los hombres a quienes atormentaban con violencia.

Mat 8:32  --Vayan --les dijo.  Así que salieron de los hombres y entraron en los cerdos,  y toda la manada se precipitó al lago por el despeñadero y murió en el agua. Los demonios pidiendo ser echados sobre los cerdos, salen de los hombres. Lo que sucede al entrar los demonios en los cerdos es que estos no los toleran y prefieren despeñarse y morir antes que permitir que estos seres permanezcan en ellos.

Mat 8:33  Los que cuidaban los cerdos salieron corriendo al pueblo y dieron aviso de todo,  incluso de lo que les había sucedido a los endemoniados. Ver echar fuera estos demonios y la transformación de los hombres trastornó el ambiente espiritual y físico, lo cual redundo en que la gente de aquel lugar fuese llena de un espíritu de temor y así le pidieran al mismo Salvador que se alejara de su población.

Mat 8:34  Entonces todos los del pueblo fueron al encuentro de Jesús.  Y cuando lo vieron,  le suplicaron que se alejara de esa región. Este capítulo muestra con gran entrega los milagros y poder que acompañaban el ministerio del Hijo de Dios, muestran una fe en palabra y en acción, nos descienden por el comienzo de la formación de la fe en sus discípulos y los obstáculos que detuvieron a algunos y que les permitió seguir creciendo a otros, que nosotros podamos servir con total, entrega, fe, y amor al servicio de Cristo.
Después de participar de primera mano en la expulsión de una legión de demonios de un hombre, y las consecuencias posteriores con los cerdos, los hombres de aquella región se llenaron de temor, por cuanto vieron el poder de Dios en acción. El hombre puede tomar dos decisiones ante él: le sigue y se trasforma o le pide al igual que esta población que se vaya, para huir de él.

14 comentarios:

  1. Por favor necesito una explicacion mas amplia del porque le suplicaron que se alejara de esa region.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Despues de participar de primera mano en la expulsion de una legion de demonios de un hombre, y las consecuencias posteriores con los cerdos, los hombres de aquella region se llenaron de temor, por cuanto vieron el poder de Dios en accion. El hombre puede tomar dos decisiones ante él: le sigue y se trasforma o le pide al igual que esta poblacion que se vaya, para huir de el.

      Eliminar
    2. Hay ocasiones en las cuales, a pesar de las ofertas que nos puedan hacer, preferimos quedarnos como estamos. ¿Por qué? Hay varias respuestas posibles, y frases hechas: «Más vale malo que conocido que bueno por conocer», «Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía», «Mejor solo que mal acompañado», «Buey solo bien se lame». Creo que la idea es clara: Cuando vienen y rompen nuestro espacio, nuestros modos, costumbres y rutinas, a veces, no gusta mucho y nos rebelamos, interior y/o exteriormente.
      Entonces, se me ocurría que hoy, Jesús, viene a ofrecer un nuevo orden, una nueva manera de vivir, que rompe con la forma de vida de los ciudadanos de esta historia, y eso, a pesar de que es bueno, como podemos deducir de lo que nos cuenta el evangelio, no es bien recibido. Y es que, para bien y para mal, muchas veces tenemos una existencia, a la cual estamos acostumbrados y nos encontramos cómodos así como estamos. Y, tal vez, propuestas nuevas ya no caben en nuestros esquemas.
      Poniéndonos del lado de los buenos, y teniendo en cuenta nuestra modo de ser cristianos, creo que a veces podemos estar muy cómodos en nuestra forma de seguir a Jesús y de ser miembros de su Iglesia. Vamos a misa, cumplimos con los preceptos, hacemos, puntualmente, nuestra obra de caridad, e incluso nos vestimos acorde a los buenas y sanas costumbres católicas. Y todo esto está muy bien. Pero viene Cristo, y nos interroga, nos mueve el piso y casi hasta nos abruma con su amor y la libertad que nos da. Nos pide más, nos ofrece la oportunidad de amar con mayor profundidad, nos empuja a ser más generosos, nos anima a detenernos y levantar al que está mal herido. Y, ante esto, tenemos dos caminos:
      1- Con un tono cordial, sereno y respetuoso, respondemos: Muchas gracias, Señor, por poner la mirada en mí. Sé perfectamente que cosechas donde nos siembras y recoges donde no esparces, pero estoy bien así como estoy. Ya ves que cumplo con todo lo que me mandas y hago mis buenos gestos de caridad. Para qué arriesgar más de la cuenta. No vaya a ser que al final tanto esfuerzo termine por agotarme y desista en el camino al cielo. Mejor sigo con lo que vengo haciendo hasta ahora, que ahí no fallo y ya sé bien qué tengo que hacer.
      En definitiva, le estamos diciendo a Dios: Por favor, te ruego que te vayas de este, mi territorio.
      2- Con incertidumbre, tal vez miedo a lo desconocido y con inseguridad en el siguiente paso que hay que dar, pero con la certeza de que esta liberación y empuje que nos llega de Dios nos llevará a un puerto seguro y mejor, me arremango y: ¡Manos a la obra!
      Es decirle a Jesús: ¡Sí! Quiero que te quedes, que rompas con mi comodidad, que eches fuera todos los demonios de la rutina y las prácticas, por inercia, de mi fe. Que se vayan por el acantilado y que empiece un nuevo camino a tu lado. Donde tenga tiempo, por ejemplo, para perderlo-invertirlo en las personas.
      ¿Qué respuesta damos? ¿Que se marche de nuestros territorios, o le hacemos un hueco entre, y en, nosotros? ¿Comodidad o incomodidad?

      Eliminar
  2. DE QUIENES SE HABLA Y PORQUE SE DICE: Mat 8:12 Pero a los súbditos del reino se les echará afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes. Y a algunos que se dicen llamar súbditos y pertenecen al linaje del pueblo de Israel, se les echara afuera en donde encontraran un triste final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pueblo de Israel fue considerado heredero del pacto con Dios, a quienes la escritura llama súbditos, porque se les dio el privilegio de servir, de conocer, de ser librados por el Rey, pero se desviaron de su propósito y abandonaron el pacto al cual fueron llamados, entonces la consecuencia de sus actos es que sean echados fuera para encontrar un final sin Dios, aquel Rey que un día les llamó sus súbditos. Puedes mirar en el Salmo 78:10 Dice: "No guardaron el pacto de Dios, Ni quisieron andar en su ley", el primer pacto fue para con Abraham y su descendencia por medio de la ley, en el segundo pacto, el nuevo pacto es por la fe en Cristo, miremos Heb 8:13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.
      Espero haya podido aclarar tu duda, aunque todavía quedaría mucho por decir.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por crear este blog, ¡es utilísimo! ^^

      Buenas noches y que Dios te bendiga :)

      Eliminar
    3. Lo mandaron a hirce porque habian perdido a los cerdos y pensaron mas en su perdida que la bendicion de cristo

      Eliminar
  3. Geraldine barbetti2 de febrero de 2017, 20:53

    Wow santo es jehova y grandioso trabajo que te dio Dios de interpretar bendiociones camilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada hermana Geraldine, gracias por tu comentario me anima a continuar, bendiciones

      Eliminar
  4. Si. Parece muy posible esa interpretación. Es mejor tratar de entenderla que pasarla por alto cuando en verdad no ha sido entendida. Sigamos escudrillando todas las escrituras. Animo hermano!!

    ResponderEliminar
  5. Si. Parece muy posible esa interpretación. Es mejor tratar de entenderla que pasarla por alto cuando en verdad no ha sido entendida. Sigamos escudrillando todas las escrituras. Animo hermano!!

    ResponderEliminar
  6. ministetio unidad de la fe son cstolicos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra enseñanza esta dispuesta para todas las denominaciones. Bendiciones

      Eliminar
  7. Me llama la atencion Como Jesus se asombro tanto de la Fe del Centurion,Jesus asombrado ?? Mateo 8:10

    ResponderEliminar